Las Luces el Sol y la Luna

Tamaño de fuente: - +

capítulo 44. Monstruo

Y si el cielo se cae, no esperes a que me levanté, corre, y salvate, de esa manera, me salvas también.

Me levanté de la cama con ayuda de Hugo, de la nada mi panza se ha hecho más grande, es como si hubieran decidido crecer. Esto es terrible para mi, porque implica que no podré hacer ningún trabajo de campo pesado, seguro que simplemente seré apoyo, y para ser honestos, la estrategia no es lo mío. Aunque puedo aprender. He visto a Helios y a Hugo lo suficiente, pero realmente es de Ader de quien quiero aprender. Esa mujer es cruel, fría, despiadada, pero vaya que es inteligente.

Hugo se detiene en la punta de la escalera y me mira como inspeccionando la situación, luego de unos segundos, al fin decide hablar.

—Te cargaré y hagamos un salto al final de la escalera...

Lo miro pensando en que no es mala idea, pero no sé si quiera gastar energía en una teleportacion tan pequeña. Cuando estoy por contestar la voz de Helios se hace escuchar.

—Tú no la vas a cargar Hugo—Dice llegando a los escalones—Ya llegue, así que yo me encargo, gracias por cuidarla.

Hugo mira de mala gana a Helios, para no decir que tiene ganas de hacerlo cenizas, cuando llega junto a nosotros Hugo me suelta delicadamente y se aparta de Helios quien se queda un escalón más bajo y me invade los ojos con los suyos.

—¿Cómo estás Yeru?,—Pregunta mientras Hugo se cruza de Brazos y ahora no sólo mira a Helios, si no que también a Lior.

¡Ay por Dios! está situación no es tan cómoda que digamos, en un tiempo atrás estoy segura que quizás me hubiera puesto como tomate, pero ahora sólo se que no tengo fuerzas suficientes para mantenerme de pie sola.

—Sólo quiero ir a la sala, salir de mi cuarto— Respondo apenas.

—Ok, ven—Dice estirando se mano hacia mí.

—¿Ok, ven?—La voz de Lior interrumpe a Helios quien ahora lo mira con ganas de quemarlo—Se nota que no sabes lo que haces.

—Nunca cargaste a una embarazada—Remata Hugo quién sigue con los brazos cruzados.

—¿Ah, y ustedes sí señores?—Helios sigue abrazandome, pero aún no me ha cargado, supongo que tiene que ver con que ya le metieron miedo y tiene miedo de lastimarme, pero estar parada aquí no es  que se me de muy bien ahora mismo.

—¿Qué pasa aquí?—la voz de Ander me llena de Alivio y verlo acompañado de Gizah me da más tranquilidad aún, no sé porqué—¡Ay, no cuñado!—Grita mientras aparta a Lior con amabilidad y sube rápidamente las escaleras para apartar a Helios, está vez sin nada de amabilidad y tomarme de una en sus brazos—No se duda cuando se rescata a una dama Helios, pensé que lo aprendí de ti, pero creo que te olvidas cuando estás frente a mi hermana.

No pude evitar reír, y notar el rostro de felicidad de Lior y Hugo, mientras que Helios se llenaba de frustración.

Al llegar al final de las escaleras Ander me llevó hasta el sofá en donde me bajo, mientras Gizah comenzaba a abrir las ventanas del lugar para que la luz y el viento entre a la casa.

—¿Cómo estás hermanita?—Pregunta Ander mientras se sienta a mi lado de propósito para que Helios esté bien lejos de mi. ¿Mi hermano es celoso? o simplemente quiere joder a Helios por alguna extraña razón, quizás, así se divierte.

—Bien Ander... hoy ha sido un día muy revelador, y me alegra que los referentes de los Dominis y los nemosorum estén aquí, hay algo que debo decirles...

El silencio se hizo, la mayoría se sentó, menos Hugo, quien está en frente con los brazos cruzados.

—Nuria estuvo por aquí... quiere que hoy hagamos una cena, con todos los nemosorum y dominis que están en esta casa—El rostro de Helios y Hugo sólo refleja negativa, aspereza absoluta, pero la voz de Lior y Gizah me llenan de Alivio.

—¡Claro!—Dicen al unisono

—Al fin y al cabo estaremos aquí por un buen tiempo ¿No?—pregunta Gizah a Helios.

—Una cena, luego de ir a un entierro...—Comenta a lo que me apresuro en hablar, pues creo que se dio cuenta que en teoría yo no sé que ha ocurrido.

—Ya sé lo de Bruno y Nadir—mi voz suena rota, y Helios se congenla—Pero más allá de una cena, es un pacto, Nuria dice que hoy nos visitan los Naims.

La sorpresa los tomó a todos, hasta Lior no pudo esconder su impresión.

— Eso es imposible—Gizah mira a Ander quien sonríe.—Los naims no pueden meterse en nada.

—Pero, pueden buscar formas de ayudar, no lo olvides—Digo con entusiasmo. —Por favor, fíjense que es la primera vez que soy Yo quien pide algo, por lo general no quiero ayudar, y me da igual sus planes, pero... en verdad, hagamos esto, confio en Nuria, confio en que esto será para bien.

Toco mi vientre, y por primera vez los siento moverse, la emoción me llena el pecho de alegría, no podía creerlo, los estaba sintiendo. Con premura llamo a Helios quien se levanta y corre a mi lado, le agarro de la mano y hago que toque.

Como si hubiera pedido que corrieran adentro, se mueven más al sentir la mano de su padre. Nada podría describir el rostro de Helios. El resto dejó de existir para mi, ahora sólo somos nosotros, nuestra familia, aunque no dure mucho el estar juntos, me alegro de poder compartir esto con Helios.

—¿Se movieron?—pregunta Ander, también suena feliz.

Me apresuro a afirmar con la cabeza, mientras me emociono más y más. Jamás creí que algo podría hacerme sentir bien en estos momentos tan oscuros.

—Bien—Dice Gizah alzando la voz—Ire por Berenice, y Etiel, Lior, creo que tu deberías ver quien de los nemosorum nos ayuda a montar la cena, hagamos que valga la pena nuestra tregua, que mejor que con comida ¿No?

—No puedo creerlo, pero estoy de acuerdo con un Anta—Lior se levanta y estira a Hugo para sacarlo de la habitación, él lo sigue de mala gana, pero se retiran.

—Ander—Llama Gizah y mi hermano también salta del sofá y va junto a mi amiga—Nosotros organizamos todo. Helios, luego la llevas a su habitación para que descanse ¿ok?

—Cuando ella quiera—Responde mientras me invade con sus ojos.



Bsar90

#6233 en Fantasía
#2767 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: muertes, guerra, amorydesamor

Editado: 21.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar