Las Luces el Sol y la Luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 65. Siempre

A veces te encierras tanto en tus sentimientos  que olvidas el verdadero propósito  de tu lucha. 
 


La energía que se desprendía del cuerpo de Julia generaba el sonido similar a las cuerdas  del violín al ser ejecutado, no puedo evitar mover mis dedos como si estuviera siendo yo el que provocara las notas.

Por más  tonto que sea, ese sonido me llevó  de inmediato  a mis clases de violín, las horas incansables de prácticas, mis dedos encajados, mi cuello adolorido, cuando la vida no era más  que manejar de un extremo a otro y mi única preocupación  era que  los policías no me cachen  manejando.

Luego la vida se empezó  a complicar, y ese era el  único lugar en el que podía  escapar de mis problemas... y ahora, ahora no hay nada que sirva de escape, ni una cuerda, ninguna tecla, ninguna canción, solo, solo, es como  me siento, pero ahora, no es el momento  de pensar en ello.

Me he distraído bastante y estoy perdiendo la batalla contra estos piedra Rojas, es hora de que Julia haga lo que mejor sabe hacer y la razón por la que es un miembro  importante  de los  dominis.

Su cuerpo Expedia luces de aquí  para allá, cual constelación  escondida en su cuerpo, los haces de luz se escapaba de ella, y estas iban directo al pecho de los piedras Rojas, estos automáticamente quedaban inmóviles, como si hubieran sido desconectados, y a decir verdad, es eso exactamente  lo que ocurre,

Julia tiene la capacidad  de reconfigurar  la energía  de quien ataca, lo cual en este caso es esencial, desvincular a Ambar de los piedras Rojas es lo mejor que hemos podido hacer, pues  así  si ejército se ve reducido.

El problema, es que Julia no puede hacerlo por mucho tiempo, lo mismo  que Saskia, su cuerpo se debilita y se hace débil. Así  que aprovecho, cuando veo que  las piedras Rojas, literalmente  salen de lo cuerpos de estas personas.

Mis atacantes quedan congelados, y al fin puedo moverme entre la gente, mientras Nuria me sigue en silencio, si bien he conseguido sorprenderla ella sigue a la defensiva, al igual que Tamirá, quien realmente  está  mirando más  a Ambar, quien no parece ni asustada, mucho menos sorprendida por mi jugada.

Y no tardo en entender porque ella no se inmuta, los padres de Zafiro, ¡mierda! Si las luces le llegan, será  su final, y yo habré  sido el causante de la muerte de los mismos.

—Julia basta...—Ordene mediante  una bifurcación, la chica obedece y su cuerpo desciende rodeado de mil  chispas que giran alrededor de ella como si de un átomo  rodeado de electrones  se tratara.

Miro a Ambar que quedó  con las manos sobre su tambor mientras el sonido de las ambulancias  sonaban de fondo. Esto será  un verdadero  desastre, y no tengo idea a que culparan tantas muertes.

—Ahora, que Franco y EBE comiencen a purificar alma—pide Nuria con desesperación  y de verdad la entiendo, pues debe ser antes de que las almas vayan al tambor de Ámbar.

No hizo falta que lo ordenara, EBE y Franco comenzaron a lo suyo, y vaya que la joya ayuda a la chica, toda su energía se canalizó en ella y pudo de esa manera purificar  más  cantidades de las normales, mientras Franco las convertía en piedras.

—Andree, Tamirá, Gizah y Saskia, vamos por ella, el resto a colocar energía  para desviar a las ambulancias  por un rato más, ocultennos del mundo... ya.

Mi voz sonaba terriblemente  aburrida, esto se debía a que de verdad me estaba hartando ser el juguete de todos, yo soy un Dominis, yo soy un Anta, soy líder de mi bando, el mejor estratega, el más  inteligente de todos, toda mi vida creí  que mis horas de estudio eran un castigo, pero no, era un regalo un regalo que no debo desaprovechar.

—Julia —Llamo a mi aprendiz— Quiero que lo hagas... en mi, cambia el patrón de mi energía.

Al escucharme mis soldados y Ámbar  quedaron quietos, como si acabaran de escuchar alguna blasfemia, horrorizados, excepto Julia, quien con ayuda de Sofía se puso  de pie.

A lo lejos veo a Liza soltar su hilo de energía, para crear el domo que nos ocultaria siendo  rápidamente  sustituida por Fer. Mi hermana  viene en mi dirección, y cuando  está  por llegar, es Atacada por unas cuantas sombras, gigantes, oscuras, parecían hambrientas, y de verdad cada vez me sorprende más  cómo  evolucionan. Pero mi hermana es un Anta, no se va a dejar ganar por esas cosas.

—¡vas a cometer una locura!—grita ella mientras lucha y es asistida por Fran quien vino comienza a arrojar energía.

—Lo que sea necesario —digo cuando Julia  ya levanta las manos—para derrotar a Ámbar.

Julia me arroja la energía  al cuerpo, y Ámbar  no mueve un solo dedo ante este hecho. Sólo toma a la niña en brazos y comienza a susurrarle algo en el oído.

Mi cuerpo siente mil agujas atravesarlo, y en medio de ello, mis fauces se inundan del olor al ozono, como  si estuviera avisandome que lloverá.

Mis ojos apena van hacia la dirección  de la chica quien cada vez acurruca más  al bebé  en sus pechos, ahora parece que ella le cantara  algo en oído, pero tonto  no soy.

Julia acabó  con el proceso y era momento  de probarlo, hice una pequeña bola de energia en mi dedo índice  y ni una partícula  de grafeno vino a mí. No hace falta mencionar que me sentía  orgulloso por ello, pero también  que mi preocupación  creció.

—Saskia retrocede  5 segundos—Ordeno mientras el cuerpo de Julia  cae en los brazos de Sofía por sobre esfuerzo.

Mi soldado obedece, mientras Andree, Gizah y Tamirá  se sujetan de ella, y el tiempo se detiene y retrocede, pero las risas de Ámbar  se hicieron  sonoras, y no... no soy estúpido, yo sé  muy bien que al ser un Astram, eso no la afecta, pero su afecta a lo que estaba haciendo.



Bsar90

#791 en Fantasía
#507 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: muertes, guerra, amorydesamor

Editado: 21.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar