Las Luces el Sol y la Luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9. Soy buena en eso

En verdad te necesito, en verdad te quiero a mi lado.

Los tenía delante mío, Helios, Zafiro, Andree y Ebe. Aprieto mi mandíbulaval verlos de la mano, no puedo con tanta presión. Miro a Alex, como esperando su aprobación, cuando ella me da un leve sí, entre dientes.

Camino hasta unas rocas gigantes, y por debajo, es oía el paso del agua de arroyo, Helios aún no suelta a Amit, sólo queda mirándome fijo, con odio puro. Y la verdad es que yo también lo Odio.

—Nos volvemos a ver—Alex habla con mucha bronca, y se puede palpar su ira por completo. — Anda... sueltala de una buena vez.

—Soltarla, son ustedes la que en verdad la llevaron de prisionera, ¿Creo que no queremos recordar ese día? ¿O si Lior?—las palabras de Helios saben a Veneno puro, pero el imbécil tiene razón, no quiero detalles de ese día.

Pero finalmente suelta a Amit, ella sin titubear viene a mi, y no por lo que yo quisiera, más bien, por que me necesita.

De Igual manera cuando llega a mi la abrazo, claro para provocar más más a Helios, y al menos se que ella me a extrañado de verdad, y que a pesar que no es como yo quisiera ella en verdad me quiere.

—Bien, trato cumplido—Dice Helios cuando crea un sello alrededor de ello, y la verdad no es que quisiéramos atacar los ahora.

—No los vamos a atacar—Digo cuando miro a Amit, quien notoriamente comienza a tener de nuevo color en su piel, y se ve hermosa—Hugo nos contó que hay un enemigo más grande afuera, y como ahora, soy el nuevo líder de los nemosorum, quizás, debamos tomarnos una tarde para hablar de ello. ¿no lo crees Helios?

Él aprieta sus puños, al ver como Zafiro se cuelga en mis brazos, pero en verdad a ella esto la sana , la vuelve más fuerte, y eso me gusta. Ser la piedra en los Zapatos se Helios.

—Supongo que por hoy, hasta aquí llega nuestra tregua—Grita Alex a los que tenemos en frente.

—Eso supongo—contesta Helios con el alma destrozada, es imposible no darse cuenta de su sufrimiento, aprieta sus labios con frustración, para luego, patear una pequeña roca que tenía a sus pies, la rabia es gigante.

Que feliz me pone verlo así, tan frustrado, despidiéndose de la manera más insípida de su amada. Doy un beso en la frente de Amit, si bien es algo que hacía normalmente, y lo hago en señal de cariño, está vez lo hago para herir a Helios.  

—¿Vamos?—Susurro a Amit, y ella mueve la cabeza afirmando.

—¡Espera!—Grita Helios dando pasos hacia nosotros, cuando Alexandra se pone en medio de él y nuestro.

—Alto, guapo, hueles bien... eso explica muchas cosas—Responde ella, pero los ojos de Helios sólo están en Amit—Más vale que retrocedas...

—Sólo...—La frustración de nuevo le impide hablar— No creas que has ganado esto Lior—Amenaza, cuando Zafiro termina desvaneciendose, el enfermar y recuperar de golpe no debe ser fácil de soportar en ese cuerpo.

La sostengo, antes de que caiga al suelo y la alzo a mis hombros, cuando veo que Helios intenta pasar a Alex hasta mi.

—Sigue participando Helios, por el momento, la chica es mia— su rostro se llena de odio y preocupación, pero él entiende que debe volver, y que me debe dejar ir.

—Un día te mataré—Amenaza apuntandome con el dedo.

—Eso mismo me dijo Hugo, y quien está preso ahora es él... el odio no es bueno Helios, y lastimosamente, ni tu, ni yo... deberíamos morir asesinados, por el bien de Amit.

Dichas estas palabras Alex y yo saltamos, y en menos de lo que dura un segundo, los dos estábamos en la casa.

Comienzo a caminar con Amit en mi hombro, cuando ante mi, se encuentra el tío de Hugo, el señor me mira con algo de apremio.

—Necesito que hablemos—Me dice.

Paso a Alex el cuerpo de su hermana, ella la pone sobre sus hombros y se retira de la habitación dejándome con el señor.

—¿En qué le soy útil?—pregunto con enojo.

— Quiero pedirte piedad con Hugo...—Al oír eso no pude evitar reír a carcajadas, pero el rostro de señor seguía serio.

—Su «sobrino» tendrá lo que las sombras juzguen, pero le aseguro que no tendrá el mismo confinamiento de Ámbar, Hugo sigue siendo importante para los nemosorum, y tiene muchos adeptos, no soy idiota, no me voy a arriesgar a tener una rebelión en mi rebaño, pero señor Candy, Hugo será uno más, sin voz ni voto, y de castigo recibirá un tercer sello.

—¡No sobrevivirá!—Acusa.

—Sinceramente, espero que no lo haga, pero si sobrevive, será una gran herramienta a los propósitos nemosorum...

Comienzo a Caminar, cuando me sostiene del brazo y me observa como estudiando mis facciones, Mi actitud, mi ser.

—Eres igual de cruel que tus padres— acusa.

Oír eso erizo mi piel, y su bien los nemosorum nos caracterizamos por respetar a los mayores de nuestra organización, eso me superó, agarro el cuello de la camisa del señor Candy y con furia hablo.

—¿Mis padres eran crueles?—pregunto casi escupiendo—Apenas era un niño cuando murieron, y usted su su familia me rechazó por ser su hijo. Eligieron a Hugo por sobre mí, y no por que ellos eran dos, si no por que mi familia hizo "daño" a la familia de Hugo...



Bsar90

#784 en Fantasía
#511 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: muertes, guerra, amorydesamor

Editado: 21.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar