Las Luces el Sol y la Luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15. Sangre.

No te olvides de mirar bajo la cama, que los inmortales vienen por ti.

La música que ellos cantaban era realmente hipnótica. Los veía moverse, y como un montón de puntos negros flotaban de un lugar a otro quebrando el sello de los dominis, lastimosamente, el sello de los nuevos soldados de Helios no son tan fuertes como los suyos, o los míos, se requiere de un tipo de energía muy bien trabajada para hacer un sello del tamaño y las características que hace Helios. Él cubre kilómetros enteros, y eso, no cualquiera lo hace.

Las personas que estaban cantando de la nada comienzan a Dar pequeños aplausos rítmicos, cuando el domo se derrumba por completo.

En ese instante Ader me aprieta el hombro, en señal de que los nemosorum y dominis han llegado al fin, lo que me da ánimos, pues no deberé presenciar una terrible masacre.

Comienza el paso dos del pla. de Hugo, Suelto hilos de energía, los arrastró por el suelo, y los conectó a todos los dominis u nemosorum, ahora la comunicación entre nosotros es directa, y recibirán cómo alimentación parte de mi energía ilimitada.

Lior se acerca a mi oído y me susurra la pregunta de siempre cuando se preocupa por mi. Yo simplemente muevo mi cabeza para darle a entender que puedo con esto.

-Nosotros vamos a esa cueva-Anuncia Lior a mi madre y a Alex, que ahora deben ir a otra.

-Bien, Amit-mi madre queda mirándome por un momento para luego hablar- Debes vincularte con los dominis que están bajo el domo en cuanto salgan de la casa...

-Si, lo sé...

-Y luego refuerza el vínculo que tienes con las sombras de Hugo...

-Ader... lo tengo bajo control.

-Y no olvides pasar la energía suficiente a Helios...

-¡Mamá!-grité agobiada por tantas pautas-Ya lo sé, sé lo debo hacer, deja de preocuparte. ¿ok? No pasa nada, Yo puedo con esto.

Mi madre se acerca a mi y no sé por qué podría llegar a sorprenderme, esa mujer después de todo se ha metido en mi piel mil veces, me conoce mejor de lo que me conozco yo, a pesar de haber estado ausente tanto tiempo.

-Sólo cuidate-su voz es un hilo en mi oído-No hagas nada arriesgado.

-¿Lo sabes?-Pregunto con algo de vergüenza más que otra cosa.

Ader sólo sonríe y se va, dejándome con la pregunta colgada en el aire, en verdad esa mujer es un misterio, pero vamos que sabe cómo hacerse entender cuando quiere.

Finalmente los sonidos de la energía dispersada en el campo de batalla comenzó a sonar en mi.

Lior me toma del brazo para que vayamos a nuestro posición, pues, desde allí continuaré a los Dominis y a los Nemosorum.

Los miembros de la Orden de las Rosas no se dieron ni cuenta de lo que les acaba de pasar, claro, ellas creían que nosotros seríamos sus víctimas, y la historia dio vuelta.

Cuando estamos en nuestra posición, procedo a las instrucciones que me habia dejado Hugo.

Energía, debía esparcir energía, como aquella vez lo hice para los dominis, en forma de pétalos. consigo generar los primeros 100 en un suspiro, y los envío a cada miembro aliado a esta batalla. 

Desde donde estamos, puedo ver como la pelea no sólo es cuerpo a cuerpo, si no que las energías de los bandos estallaban por lo alto, los gritos de los heridos, y de las personas furiosas inundaron el lugar, creando una especie temor en mí.

La siguiente partida de pétalos fue enviada, cuando visualizo a Helios, Tamirá y Bruno, luchando contra la tía Judith, eso es realmente impactante, pues aún no puedo digerir como es que su madre se atrevió a traicionar a sus hijos.

-Amit-llama Lior al poner una mano sobre mi hombro.-Da la Orden ahora-Me pide con algo de ansias, está parte del plan es la que más me ha gustado, por que tal como lo predijo Hugo, los perfugas comenzaron a aparecer, y Lior tenía claro que acaban de pisar el terreno.

Mi parte del trabajo con esos pétalos que están sobre las cabezas de cada soldado dominis y nemosorum es darles el poder suficiente para que lo usen en forma de «bomba» contra nuestras visitas, desorientarlos, y así tomar a Dara.

Mientras esto ocurre, Lior se encargará de colocar una trampa a los perfugas, recién llegados, y capturara aunque sea a uno, y a ese uno lo llevaremos nosotros.

Hugo realmente lo planeó muy bien. Así que es hora de ejecutar las indicaciones.

A través del hilo que me conecta a todos doy el aviso, y cuál melodía de violín comienza a viajar esa información en esos paquetes de energía.

-Ahora...-susurro.

Todos los dominis y los nemosorum quedaron quietos en el campo de batalla, sorprendiendo a así a sus contrincantes.

Alzaron sus manos y colocaron sobre los pétalos de energía, causando así una terrible confusión. Parecían haberse congelado en medio de la pelea, y cuando los perfugas pidan el área, los gritos de guerra de los mismos fueron apagados por el acto de los soldados.

Arrojaron los pétalos al suelo, causando un terrible temblor, los contrincantes, perfugas y la orden de las Rosas cayeron al suelo, mientras nuestros soldados estaban de pie gracias al hilo que los conectan a mi.

Dominis y nemosorum comenzaron a recorrer el campo de batalla en cuanto los enemigos estaban tumbados.



Bsar90

#809 en Fantasía
#520 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: muertes, guerra, amorydesamor

Editado: 21.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar