Las luces, la piedra y el sol

Tamaño de fuente: - +

El silencio en las sombras

Y llovía en tus ojos, cuando en mi caian las sombras.

El teléfono sonó, sin pensar dos veces lo tomo, a pesar de que prometí a Julia estar sólo para ella, por un momento me amenaza con la mirada, pero al ver que era Elena, se lo muestro, y sabe que no hay Dios que me impida contestar la llamada de mi hija, así que sigue comiendo, cuando me levanto y atiendo la llamada.

—¿Elena?

—Papi...—La voz de mi niña sonaba a preocupación, y a desconcierto, de inmediato me preparó para conectarme con ella, pero cuando sus palabras salieron de sus labios me detuve.

—Hirieron a Sonnia... Nuriel creyó ver a un compañero... y... ¡Dios! Esto está mal, ya llamaron a sus padres, al igual que a la tía Gizah, en un rato los llamarán a ustedes...y... pa... esto está terrible.

—Espera, necesito que respires, y me digas tranquilamente ¿qué pasó hija?

Ella sobre tras el móvil y me encantaría saltar en este preciso momento junto a ella para tenerla en mi brazos y decirle que todo irá bien, pero, con un demonio que respiro para centrarme y evitar salir corriendo junto a ella.

¡Carajo!

—Bien, intentaré ser breve—El celular de Julia comenzó a Sonar, y deben ser los del internado, ella atiende y se aleja un poco para tomar la llamada—Salos, estaba con Sonnia, pero de repente ella se desvaneció, traía una cortadura en el brazo y raspones en el rostro, como nos prohibiste  usar energía, Salos fue por los enfermeros, en eso, Nuriel, prepara una compresa el punto, es que luego de todo eso... el quedó en shock, según él, vio a un compañero atacarla, o sea tuvo como una visión... y ahora, está con sus padres y su hermana, lo están interrogando, luego, estoy segura, pasará lo mismo con nosotros.

Respiro profundo y con premura me Quito la pulsera de cuero, y comienzo a explorar mi mapa, no hay nada, ningún rastro de energía utilizado en esa zona, no veo rastros de quibits, ni patrones de energía que indiquen ataque a alguien. ¿QUÉ MIERDA?

—Ele... es imposible —Mis palabras salen mientras sigo a Julia quien ya tomó las llaves del auto, simplemente la sigo, ya sé que vamos por las niñas.—No veo energía alguna... No hay rastros de energía...

—¿Entonces? ¿Sugieres que Nuriel entró simplemente en psicosis?

—¡Ha! Ya quisieras princesa, pero no...—me subo al auto, del lado del acompañante y me coloco el cinturón—Lo que tu hermano vio  es una trampa, para ti, hiciste bien en quedar callada y llamarme primero a mi... sea quien sea, te quiere provocar y ver como usas energia. Quizás sea algún ladrón de patrones de energía.

—¿Crees que si? Es decir  sólo los perfugas hacen eso...—El silencio se hizo del otro lado, hasta que suelta el aire de sus pulmones. — Ohhh, estamos en medio de la boca del lobo entonces...

—Más que seguro Elena, de seguro iremos todos los adultos hasta allí, intentaré buscar rastros, pero es muy probable sea una trampa para ustedes...

—¡No!—responde exaltada como si acabara de encontrar la respuesta a un gran acertijo—¡Es para confundir a Nuriel! La trampa no es para nosotros  lo que quieren es que Nuriel... ¡mierda!

Están jugando al gato y al ratón, claro, como si fueran a casarnos, distrayendonos, Beatriz en verdad es una verdadera genio de planes, estoy seguro que lo que dice Elena es 100% verdad, está jugando con Nuriel, en nuestras narices.

—¿Crees que nos ganen? —pregunto mirando mi mano, recordando las veces que en mi cabeza recorría la miseria, rememorando la sensación que me causaba ser manipulado, toda la vida pensaba que era asco a sentir amor por Yeru, pero luego supe que era la fibra que Lucia tocaba en mí para alejarme de ella.

—¡Nunca! Hablamos luego papi, ahora voy a hablar con la directora, nos vemos luego, te espero.

—Te quiero, cuidar, refuerza tus sellos hija.

—Sí papi. 
 

Cuelgo la llamada, para luego carraspear, mientras Julia acelera  de verdad veo en ella la furia, y me molesta un poco que me lo demuestre de esa manera, es decir  son mis hijas, es obvio que iba a dejarlo todo e ir por ellas.

—Sonnia está bien— el tono de Julia era duro, ella sólo miraba al frente, mientras sus manos estaban en el volante.

—¿Qué te dijo la directora? —pregunto intentando no hacer caso a su indiferencia. 

—Qué Elena está bien, pero que su miedo era que haya quedado expuesta, ahora van a pedir a los médicos que l examinen, porque tuvo contacto directo con la sangre de Sonnia.

—Bien...

—Dijo que podríamos entrevistar nos por la mañana...

sabe que no esperaría toda una noche...

—Y es por eso que estamos en el auto—Responde con el tono seco. —Entiendo que son importantes, pero de verdad crees que fueron atacados? René tiene vigilado el lugar, no seria tan fácil.

—Definitivamente a Sonnia no la atacaron—Contesto tocando mi nariz—Pero alguien manipuló los hechos, para aparentar un ataque, ver quien usa energía, y descartar hipótesis.

>>Elena me dijo que Nuriel tuvo una visión... veía a un compañero usar energía... quizás es justo lo que buscan, que reaccionen, y allí saber a quién atacar.

Julia queda en silencio por un buen rato hasta que finalmente suelta el aire que tenía retenido en los pulmones, intentando controlar su ira.

—Crees que Dara  lo planificó... es decir te puso todo esto al frente para que tus hijas caigan ante la carnada.

—No, esto es sobre se los perfugas, estoy seguro, y también, sé que es la razón por la que aún Dará o Beatriz no nos atacaron, los perfugas están atajando nos.

—Supongo que estamos condenados a caer en trampas todo el tiempo.

—Supongo...

De nuevo el silencio se hizo entre los dos, podía ver como la tensión invadía el cuerpo de Julia, sus manos apretaban con fuerza el volante, y Dios que reconozco cuando algo está mal, en serio, lo sé, y estoy seguro que ahora, viene la  catástrofe para mi.



Bsar90

Editado: 20.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar