Las luces, la piedra y el sol

Tamaño de fuente: - +

Enamorada... o manipuladora

Nada se compara con el sabor de la Victoria encarnada en la eterna paz. 
 


La música de la disco estaba a tope, y luego de la visita de ni hermana estoy más animada a hacer mis rondas, pero iré primero, a lo que considero más  sencillo... o a lo que quiero hacer primero.

A decir verdad siempre quise una excusa, para tirarme sobre el lobo sin miedos o remordimientos, y creo que el día es hoy.

The white stripes, suena con ritmo a disco, y ufff  como me hace hervir la sangre y me llena de ganas para portarme mal, seductora y fuera de mi estructura hoy.

La disco mantiene su esencia, porque la idea es recurrir a la añoranza de los grandes y corromper a los jóvenes con lo clásico.

El olor a cuerpo, invade mis fauces, licor, cerveza, mariguana, cigarrillos, todos juntos llegan a mi, y me enciende, me prende para portarme mal, para ser más que una simple espectadora esta noche.

Tomo un vaso de Jagger, y al son de la música muevo mi cuerpo cuando doy el trago que necesito. Mis ojos recorren la mista, y mis manos recorren mi cuerpo, mi víctima está justo al frente, siendo acosado de nuevo por Paulina, tantos años y esa mujer no se ha dado por vencida, su vestido ceñido deja ver piel de más, y creo que ese es su problema, no sabe que es lo justo, y a partir de donde se convierte en vulgar.

Hugo está tomado una raya de whisky y en la otra mano lleva el cigarrillo encendido, tanto busco dejarlo, y al final está en su mano, como vieja amiga.

¡Dios! No lo voy a negar, fue hace tanto tiempo atrás y aún así lo recuerdo, recuerdo el sabor de su piel sobre mi piel, de su cuerpo contra el mío, de su gran, gran, gran... ahhh habilidad.

Lastimosamente, se convirtió en un niño insoportable luego de perder a Zafiro, pero en los últimos años lo vi salir de nuevo del cascarón, si bien, se nota haría lo que fuera por mi hermana, ya no veo amor, porque por años no se enredó con nadie, hasta hace poco, dónde volvió a ser el chico atrevido que era antes.

Si bien, volvió al campo de juego, conmigo ha sido cauteloso, y sé que me mira, y sé que me quiere tener en sus manos, pero lo veo temeroso, y no lo entiendo, capaz, porque soy la hermana de su gran amor, pero a mi esas cosas me pintan igual, de verdad, me pintan igual.

Un tiempo odié a Amit por haberme sacado del primer puesto, antes de ella, yo podía jugar con él cuando se me antojaba, pero ella vino y lo convirtió en un hombre fiel y bien portado. No tengo problemas con eso, bueno, quizás los tuve luego de un tiempo.

Dana viene junto a su hermano y le entrega un pequeño sobre, y maldita mierda que reconozco los recados de Helios, ¡Puta! Debo apresurarse, si tienen misión podría llegar a retrasar mis planes.

Llego junto a ellos al son de la música, varios niños ya me han tirado caña, con sus miradas seductoras. Hugo lee la nota, y se la vuelve a pasar a su Hermana.

—Manda a Ross, que estre de refuerzo al colegio para cuidar a las niñas—Da la orden  a Dana quien toma el papel, lo dobla y se retira, últimamente no se hablan demasiado, y es por que Dana anda de novia con un Dominis, cosa que no es de Hugo, pero  vamos es el menos indicado.

—Buenas noches—Saludo mientras le Quito el vaso de whisky y le doy un sorbo, él se extraña, pero termina riendo. ¡mierda! ¿Necesito tanto alcohol para esto? No sabía cuánto me afectaba. —Paulina... me dejas hablar a solas con Hugo por fa—la chica hace un gesto de fastidio pero sin decir nada se retira. —Tantos años y aún lo intenta contigo...

—Es increíble la verdad. Si bien, he vuelto a <<Activa>> no lo haría con ella, me ha fastidiado demasiado.

—<<Activar>>—digo riendo y él me acompaña en eso.

—Es una forma elegante de decirlo...—el tatuaje bajo su ojo se ve más elegante cuando sonríe a decir verdad, gran chico, una pena que le haya tocado la vida que le tocó.

—¿Helios avisó algo nuevo?—pregunto mientras le devuelvo su vaso vacío y el camina hasta la barra dónde Arami le sirve otra raya de whisky.

—Sí, al parecer las niñas Anta cayeron en una trampa de Beatriz, y ella ya las ubicó, aunque no sabe quienes son los otros dominis domo, ahora que sabe que las niñas están junto a Iriel les será más fácil amenazarlas.

—Eso si es un problema—digo pensando en si mi hermana ya sabe de este nuevo hecho, ¡mierda!

—Lo es, así que mando a Ross de encubierto para cuidar a las chicas.

—Creo que mis sobrinas están en aprietos de verdad esta vuelta.

—Muy serios, y lo último que sabemos de la madre es que anda por aquí ¿se ha puesto en contacto contigo?—pregunta bebiendo de su vaso, mientras, como buena mentirosa que soy lo miro a los ojos y sonrío.

—No me ha llamado al móvil... así que...

—Eres un caso serio mujer...

—Lo soy...—digo animandome un poco más y poniéndome delante de él—Pero la verdad, yo venía por otra cosa...

Hugo arruga la nariz y lo veo gratamente sorprendido por mi cercanía, vaya que sensación genial es esta. Coloco una mano sobre su pecho mientras el sonríe y da un trago de su bebida.

—¿quieres revivir viejos tiempos entonces? —pregunta mordiéndose el labio inferior.

Los niños son tan fáciles de tenerlos en las manos cuando los seduces un poco, claro, siempre y cuando no estén enamorados, allí es más que difícil, es imposible, pero supongo que 15 años fueron suficientes para Hugo.

—No, —Susurro a su oído—Tal vez... sí, te tengo un poco de ganas, pero mi pedido es otro...

—Escucho...

—Necesito que vayamos por Ámbar.

El rie y se lleva de nuevo el vaso a la boca mientras el hielo tintinea  en el, se ve genial el chico, y claro, claro que quiero seducirlo un poco, jugar con él, pero primero necesito conseguir un sí, ayudar a Amit. Ya tendré tiempo de pasar el rato con el muñeco.

—Sabes que no está en mi lista de prioridades. Conoces la lista, La orden de las Rosas, perfugas, Zafiro, nuestra misión. No la voy a saltear...



Bsar90

Editado: 20.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar