Las luces, la piedra y el sol

Tamaño de fuente: - +

Aurora

Déjame romper la cadena de esto, y vayamos juntos al único lugar dónde no nos podrán separar. 
 


Mis hermanas y yo nos turnamos por las noches para montar guardia, en el bloque de los hombres Salos mantiene seguro a los dominis, aunque Beatriz no los haya visto a ellos, no debemos bajar la guardia.

Aila a creado una especie de contención temporal, al que estamos unidos, pero lo hemos hecho con mi energía para no levantar sospechas sobre ellos.

Papá quería que salgamos del internado, pero si lo hacemos, sólo facilitaremos el trabajo a Beatriz y la llevaremos junto a todos los dominis, ella ya tiene la conexión con nosotras y uso a Nuriel para ello.

Hablando de él, se ha tenido que retirar, entró como en un estado de shock por lo que vio, si bien todos creen que le dio un ataque de ansiedad, realmente el pobre vivió cosas horribles del otro lado de la bifurcación. 

Antes de irse, lo visité, y me describió que vio a niños morir, que la sangre de estos hacían un río que corría todo el horizonte, mil ángeles y mil demonios degollado gente en medio de una batalla, él también se cree el cuento que entró en pánico, pero yo sé la verdad.

Para ser sincera no me gusta lo que están haciendo con él y se lo dije a papá, creo que le están lavando el cerebro, y que recurrirán a más de esas visiones, para hacerle creer quien sabe que.

<<Conjeturas no son respuestas>>, dijo papá cuando se lo comenté, y aunque tiene razón, estoy segura que yo también lo tengo.

Fue difícil convencer al primer anillo que nos dejen en el internado, tanto, que la única forma que conseguimos quedarnos fue gracias a la entrada de tres vigilantes dominis y uno nemosorum. Pero la verdad es que considero que no es momento de retiradas.

Me siento en la ventana para mirar al rededor, son las 4:35 de la mañana, y gracias al entrenamiento de papá, estoy para aguantar todo el día despierta. Miro al cielo, para apreciar las estrellas,  cuando en mi interior parece avecinarse una gran intriga.

Veo algo demasiado brillante para ser una estrella, demasiado pequeño para estar cerca, entre cierro los ojos, y pareciera como si de él brotará energía, como si... ¡mierda! Es...

—Un hilo trasdimensional—La voz me sobre Salta, giro como para despertar a mis hermanas, pero finalmente me doy cuenta que la chica cabe en una descripción conocida, rizos, cabellos rosa, MMM ya no parece una niña de 9 años, al contrario, se ve, adolescente.

—¿Tú eres Nuria?—pregunto susurrando.

—Tal cual, pero no es momento de presentaciones niña, la verdad que, me alegra que hayas sido tú la que vea esa belleza.

—¿Qué quieres decir?

—Que vamos a presenciar... el milagro, de una abertura tridimensional, alguien se está teleportando de otro universo a este.

Miro al cielo, y veo como el punto titila, de repente brilla con fuerza, luego parece atenuarse, es una locura. Nuria también se acerca a la ventana, para finalmente soltar un suspiro.

—Estamos en medio de un lío querida—me dice finalmente—Sea quien sea que esta llegando a este universo, no son buenas noticias.

>>En todas partes la bóveda as ha roto, la batalla ha terminado, en algunos ganó la luz, en otros la oscuridad, pero la verdad es que ninguno ha sido tan problemático como el nuestro.

—Dime... ¿Son naims?

La niña me mira arrugado la nariz y negando, como si me juzgara por la pregunta, es decir, Leo en su expresión que me está regañando por no saber la respuesta.

—Tu padre ha fallado como maestro, hazlo saber de mi parte, No Elena, no son Naims, los Naims, son seres transdimensionales, ellos son seres que viven en diferentes tiempos y universos  en el mismo instante, pero eso que ves ahí, eso Elena, es alguien, alguien que viene aquí, y es muy probable que venga en manos de la Orden de las rosas.

—¡Mierda! ¿Y qué sugieres que hagamos?

—Yo no puedo darte sugerencias— responde la chica apoyándose contra el Marco de la ventana a mi lado—Pero sí te puedo decir que no pinta nada bien.  En fin tenemos decisiones que tomar... decisiones importantes la verdad.

—¿crees que alguien más  lo sepa? —mi voz suena a preocupación absoluta.

—Tu madre, en definitiva, ella lo sabe.

El punto desapareció abruptamente, al parecer el plan falló, y en los ojos de Nuria se notaba la tranquilidad.

—No lo han logrado—Asegura mirándome fijamente —Supongo que esto seguirá así. Les falta Amit para lograrlo.

—Pero ella no se prestará a eso—Aseguro.

—Ella es una caja de sorpresas ahora, créeme, no me fiaría al 100% de sus planes ahora, sin embargo, creo que concuerdo contigo.

Nuria y yo quedamos mirando el cielo por un rato, mientras el viento traía nubes, tapando las estrellas lentamente, entonces miro a la chica cuyo cabellos rosas cuelgan hasta sus codos, para finalmente formular una teoría en mi cabeza.

—Estas del lado de mi madre, ¿no es verdad?— ella sólo sonríe mientras se sonroja.

—Es bien evidente ¿no es verdad?—pregunta divertida —Pero  por más que le deba lealtad a tu madre... la respuesta es no, yo estoy del lado de Helios, aunque no lo creas.

>>Es verdad que debo a Amit mi Alma, por que ella ahora es la señora de todo iluminado e inmoratal que exista en la nada, y voy a hincar mi rodilla ante ella cada vez que sea necesario, pero no estoy de acuerdo con su plan, y se lo he dicho, la única razón por la que no estoy muerta, es porque me conoce de hace tiempo.

—Entonces... de verdad planea cosas malas...

—Terribles Elena... terribles, este universo verá pesares, si ella toma el control de todo, sin embargo, si Helios no puede buscar una solución, evidentemente ayudare  a Amit. No hay dudas.

Guardo silencio, mientras intento digerir las palabras de Nuria, mi madre anda por ahí, planeando quien sabe qué, tengo al alcance de  mis manos todas esas respuestas, pero estoy segura que esta chica no me dirá absolutamente nada. Pero debo intentar igual saber lo siguiente.



Bsar90

Editado: 18.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar