Las luces, la piedra y el sol

Tamaño de fuente: - +

Sus malditos planes

Sangre, sudor, voy a romper mis huesos
Hasta que todas mis cicatrices sangren oro
Mi nombre será por siempre conocido.
 


 

Legen, The score
 


Amit estaba parada ante mi, se veía imponente, y su voz sonaba a orden, es tan diferente a la niña malcriada a la que solía torturar, aún que entiendo que está haciendo un esfuerzo enorme por no dejarse arrastrar a la locura por las voces y sentimientos humanos. Y quiero entender por qué tanto cuidado con eso, al fin y al cabo, es parte de ser Astram, sentirlo todo, vivirlo todo.

Lo que me pareció extraño es que me metió en una bifurcación para contarme su plan, mientras del otro lado me hablaba de destruir al mundo, de cumplir mis planes originales, pero del otro narraba un hilo tenebroso, muy bien pensado, casi, casi imposible, cuando acabó de explicar, rompió la bifurcación y quedamos una frente a otra.

Luego de haber escuchado atentamente, y ver que se lo ha pensado por estos 15 años, puedo decir que la admiro, es decir, se ha pasado investigando un montón de cosas, que tal vez yo había ignorado, y ahora entiendo por que me preocupaba que alguien entre a ojo de mar sin que sea tiempo.

Me paso la mano sobre la mecha de cabello que caía sobre mi cara, para finalmente analizar la locura que quiere provocar.

—Tres Astram, Tres piedra, la llave... el guardián...—muerdo mi labio para volver a pensar—Piensas... hacer eso...es una locura, pero la parte que no entiendo, es porque quieres sembrar caos ¿por qué?

—Porque es lo que...—dice mirando a los animarums— Purificara a este mundo, de todo mal. Viajaremos entre universos... liberando a los demás ¿a caso madre te es tan difícil ver? Rodeadas del mal estamos, incluso, metido entre quienes creemos confiar, qué mejor que hacer eso, y cuando podamos, destruir a la orden de las rosas. Apropiarnos de sus conocimientos, deshacernos de sus líderes... mientras más almas sucias mejor.

Respiro, y no lo puedo creer, no hace falta más, ya sospechaba que alguien nos escuchaba, por eso lo de la bifurcación, pero... temer de los mismos animarums... esto está horrible, entonces Beatriz está enterada de lo que acabamos de ver con Helios y Aldebaran ¡Puta!

Amit quiere hacerle creer que tiene el control sobre nosotros, que estamos atrás, y por sobretodo, que nadie más importa, que ella misma.

—Sería traicionar a los Dominis si me uno a ti, y sabes que yo no puedo romper una promesa— aseguro—Di un tiempo a Helios, y lo hago cada vez que está por caducar nuestro contrato... y eso será hasta que tenga la cabeza de Beatriz en mis manos.

—¡Madre!—habla riendo, cuando veo Alex se muerde las uñas, es evidente que está también del lado de su hermana. —No te pido que lo hagan ustedes...

—¿Entonces?

—Sólo dame las malditas sombras... no pido más que eso, y que el día que te llame, para abrir la estúpida bóveda me ayudes, te juro, te juro Ader, qué voy a borrar todas las tristezas y Dolores de tu corazón, sólo dame más sellos.

—Tenes más sombras... más sellos... ok, ok confiare  en tu locura ¿cuántos quieres?

—Tres más...—mis ojos se abren tanto que no pude evitar la sorpresa, si bien es una Astram, tener tres sellos más es una Locura, hasta para la emperatriz del mal.

—No te entiendo la verdad Zafiro... ¿cuál es el motivo?

—Tú solo dame las malditas sombras, déjame crear el caos, y te prometo que voy a lograrlo madre, te voy a liberar de tu prisión, al igual que de todos aquellos que han pagado las injusticias de este mundo.

—Creo que Rozas las locura hija—lo digo de verdad, por que cada palabra suya cada vez confirmas más  mi teoría, lo que Zafiro quiere hacer puede comprometer la vida entera del universo, y de cómo está constituido ahora. —Pero lo haré —respondo cuando me acerco a ella, la tomo de la mano mientras Alex se acerca a nosotras, supongo que el trato es que ella la lleve a un lugar seguro.—¿La llevarás junto a Lior luego?—pregunto alzando una ceja.

—Sabes madre que mi hermana es bastante lista, y que si veo a Lior... ahora, probablemente lo mate por traición... mi hermana me hace llevarla a otro lugar, lo sabré cuando sea el momento.

—No soy ninguna tonta—repite mi hija cuando con el dedo índice me dice que quiere los tres sellos uno debajo de otro sobre la muñeca.

—¿en algún punto de allí está tu hilo de vínculo? —pregunto por simple curiosidad.

—Por supuesto que lo está...

—¿Aún no la encontraste?

—No...—susurra—Si lo hubiera hecho, no tendríamos esta conversación madre.

Afirmo, y sin más comienzo con el trabajo, preparo el primer sello, no hay resistencia en su cuerpo, por el contrario, ni un cosquilleo tan siquiera. Mientras lo hago, por primera vez veo destellos azules que vuelan en todos los sentidos, cual luciérnagas esparciendose en el aire, sentía como si aquellas cosas en verdad estuvieran purificando todo a su alrededor. El viento que movía las hojas sonaba a manzo, a protector.

Podía sentir como si los árboles que estaban muriendo comenzaran a vivir, el verde del pasto se intensificó, y el sonido del agua llegaba a mis oídos con mayor intensidad.

En ese preciso instante lo recordé, en mi vida pasada, antes de ser un Astram, había prometido a Moles... le había prometido cuidar los bosques, animales y todo ser indefenso que necesitara de mi.

El rostro de mi hija me reflejaba una verdadera felicidad, por que era justo eso lo que esperaba que me de cuenta, que vea, que ella va a cumplir una promesa, aunque eso implique... <<te juro Ader, qué voy a borrar todas las tristezas y Dolores de tu corazón, sólo dame más sellos.>> en ese preciso momento la solté, el segundo sello estaba listo, pero no, no era capaz de hacerlo.

El tercer sello, si lo hacía, estaba dando luz verde a la locura que se planteaba, y no, no quiero que se borre nada.



Bsar90

Editado: 18.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar