Las luces, la piedra y el sol

Tamaño de fuente: - +

Más Lío

Mis manos, las volvía a mirar, es como si ellas fueran mis anclas a la realidad, examino mis uñas, las que están pintadas de negro oscuro, como me gusta. Tiene pequeños destellos, que simulan estrellas de una galaxia.

Aparto la vista de mis manos para ver al conejo que está saltando de un lugar a otro, comiendo alguna que otra hoja de pasto. El viento sopla tan fuerte que hace volar su pelaje, y al son mi cabello.

He intentado comunicarme con Alex, pero ya veo que el sello es muy eficaz, no debería dudar, al fin y al cabo estamos hablando de mi hija y la de Helios. Y tal como lo planee de encerraron a entrenar, por suerte eso también implica que mi hermana estará allí por un buen tiempo, lo cual me encanta, estará tan dentro de los dominis que podrá juntar toda la información que necesito.

Lior me mira, como si lo que yo estuviera haciendo fuera una locura, y la verdad es que lo es, sin embargo, no dejaría ni nunca de intentarlo.

Me arrodillo sobre la arena y coloco mis manos sobre ella, para finalmente soltar mis sombras. Cuando estas tocaron el suelo, usé una técnica que amo, de cada sombra cree más, una salía de otra, como si de bacterias se tratara.

Finalmente se fusionaron con la arena, y de ella salió una figura de barro, como las que usa Beatriz para atacarnos, sin embargo mi energia es tan poderosa que puedo hacer más, e incluso lo impensable.

Mis sombras terminan de construir la figura de barro, y para culminar el trabajo acerco mi mano a ella, y de la joya que tengo en mi cuerpo Quito la energia de la piedra, para de esa forma darle un toque. Cuando esto pasó, en el cielo se hizo el juego de luces más extraño que nunca haya visto.

Parecían luces corriendo de la oscuridad, de aquí para allá, hasta que finalmente lo conseguimos. Una de ellas cae sobre la figura y está se comienza a trasformar. Hasta que finalmente el hombre cobró forma.

Por un segundo su expresión es inanimada, y como olvidar esos rasgos generosos en él, de la nada se me hace que veo a Andree en él, y quizás es porque justamente, ahora que han pasado los años, se asemejan cada vez más.

Cuando sus ojos se posan el Lior, la ira inunda el rostro de Raúl, y está por atacarlo, pero levanto la mano a la altura de su pecho y este se detiene de golpe.

—Zafiro...—me mira extrañado, hasta que parece que los recuerdos llegan a su cabeza—¿ Y Aracy? ¿Vicky? ¿Mara? —sus ojos buscan un lugar, un hecho  algo que lo haga entrar en razón, hasta que parece que finalmente recuerda cómo fue que murió.

Lleva sus manos hasta donde se encuentra el hueso occipital, lo palpa un rato y finalmente parece que la claridad lo invadió.

—Estoy muerto...—afirma.

—Lo estas...—me pongo erguida, porque su altura me supera.

— Tú también lo estabas.

—Sigo estando—doy unos pasos y miro a mi alrededor para finalmente volver a mirarlo a él —Lastimosamente, no puedo mantenerte mucho tiempo tío Raúl, tu energía debe volver de dónde vino, y la verdad es que... no tengo idea de dónde estabas.

—¿cómo es que te volviste tan poderosa?—pregunta con miedo—nunca nadie despertó a nadie sin su cuerpo, y mucho menos si es alguien que no tiene el tipo de energía que encripta almas. Y yo me siento libre.

—Por que lo eres... no te necesito más que el tiempo que me permite este artilugio matemático...

—¿Qué quieres?—pregunta juntando sus manos, finalmente, se dio cuenta que no importa nada más que mis intereses.

—Resulta que, Beatriz...

—Nos manipuló desde un inicio... lo sé.

—Genial... qué sabes Tío.

—No más de lo que tú, creo...—Suspira y camina unos pasos, y pareciera que ese acto le daba felicidad y le llenará de libertad.—Cuando Lior fue a secuestrar a Ander de casa...junto con Judith...al segundo que desaparecieran...—aprieta sus labios y habla con rabia—Beatriz apareció furiosa en casa.

>>Habló de...que no entendía por qué vicky decidió matarte, en un comienzo no comprendía o no quería creer que ella fuera capaz de eso.

>>Discutieron un rato  hasta que Vicky confesó que Aracy era la llave, y sabía que si tu vivías, Beatriz la iba a usar, para abrir la bóveda y ella no quería eso para su hija. Matarte era su mejor opción. Yo no lo sabía.

Raúl estaba llorando de rabia, y me pongo en su lugar, un hombre trabajador que siempre dio lo mejor a sus hijos y familia, para que finalmente haya terminado bajo tierra, lejos de todo, perdiendo la vida de sus hijas y su futuro con una familia de verdad.

—En esa discusión, Beatriz dijo que le costaría el triple volver a manejar las cosas, por que tu muerte no estaba contemplada. Al contrario, lo agravaba, por que ponía en riesgo a su Hijo, Dorot. Ella estaba segura que había manipulado tan bien las cosas, como para que ninguna de ustedes tres sean riesgo para él, sin embargo ahora navegaria a ciegas.

>>Ella estuvo tratando de convertirte en una Astram, así que, cuando supo que Helios tenía la fórmula mando a Judith buscar a Lior, y gracias a eso, había llegado a saber que fue Vicky tu asesina...

>>Nos opusimos a que llevaran a nuestra hija, pero las cosas se fueron de las manos, Beatriz no batalló, no lo hizo, simplemente, con ayuda de un inmortal, tomo a Mara y no hizo falta más, nos tuvo arrodillados.

>>pero Vicky debía pagar, su traición con sangre, allí, ella me arrojó energía a la cabeza... y el resto se hizo nada para mi.

—Genial—Aseguro cuando miro a Lior, y él me hace un gesto de afirmación. —  Ahora, Raúl... necesito que me digas...como dominis domo ¿qué hecho crees que hizo que se perdiera el norte en esta guerra?

—¿Disculpa?—pregunta confundido así que camino hasta él y le ofrezco una sonrisa.

—¿Para que entrenaban los dominis domo?

—Para cuidar la bóveda, purificar almas, detener a los nemosorum y ganar la batalla entre el bie  y el mal.

—¿Qué hecho hizo que eso no sea así?



Bsar90

Editado: 20.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar