Las luces, la piedra y el sol

Tamaño de fuente: - +

Te vas, me quedo

Tú te puedes perder en las malezas de mi corazón, yo me puedo ir, en las noches tristes del tuyo.

Lo primero que hizo Alex fue pedir un cigarrillo, claro, debió ser una tortura inmensa no tener acceso a su vicio.

Ahora estamos sentadas en la cornisa de un cerro, ella lleva el 5to cigarro, parece un tren a vapor, y cada calada es seguida por un sonido que denota placer absoluto.

Mientras pasa esto, yo juego con las sombras y hago que de una salga otra, por que sí, por que las quiero multiplicar y no por que las necesite. Está más que comprobado que puedo hacer todo lo que hago sin ellas, pero son mías finalmente.

Y ahora que Ader me puso más es indiscutible que puedo revolucionar al mundo entero.

-¡Mierda! Esto está muy bueno. Gracias por traer esta marca. -Alex suelta el humo.

-¿De verdad no te arrepientes Alex? -pregunto preocupada por mi hermana más que otra cosa.

-¿Por qué debería? -ella se encoge de hombros y sigue con su ritual-Al fin y al cabo Hugo nunca fue mío, ni lo será.

-Tampoco lo querías...-aseguro -Por que de ser así hubieras preferido ir con ellos y recibir un castigo... a desertar.

-Pasa, que en verdad... no, no puedo estar a su lado, me debilito.

-¡Uyyyy! ¡La gran Helios! Odio ese discurso-aseguro creando una sombra gigante.

-Ja! Olvidé que era la frase del siglo. ¡qué manera más estupida de perder un amor!

Reímos cuando suelto más sombras y Alex comienza a sacar otro cigarrillo, sin más chasqueo mis dedos y consigo encenderle de nuevo.

-Sabes qué es lo que más me gusto de este día.

-¿qué las chicas somos más fuertes que los chicos?-pregunto encogiendome de hombros.

-Eso es un hecho, pero no... lo que realmente más me gusto, es verte tan empoderada, segura, sin dudas y cómo estuviste fuerte ante el instinto de ir por tus hijas, cómo buscaste primero desestabilizar a Helios, antes de derretirte frente a su encanto.

>>Me inventaras lo que quieras... pero Amit, yo estoy segura que aún lo amas.

-Ni se te ocurra decirlo ante Lior-Suelto con una risa sonora-Aunque lo sabe más que nadie.

-Es sólo, que creo que si hacemos ese tipo de cosas... centrarnos y nos dejamos de estas tonterías, vamos a lograr nuestro objetivo, el plan seguirá limpio, y el camino asegurará la llegada a la meta.

-No hay dudas de ello.

Miro el horizonte para ver al sol esconderse tras las rocas, y aunque no quiera admitirlo, todo lo que dijo Alex es verdad.

Si bien no es fácil llevar el papel que tengo ahora, lo debo interpretar y debe ser sin excusas, sin fallos si un sólo hueco que Beatriz pueda usar a su favor, y estoy segura que hay varios, así que no hay nada mejor que sentar la cabeza y pensar en frío.

Me tiro sobre la Roca para mirar al cielo y admirar las estrellas que comienzan a salir. Alex hace lo mismo.

Pienso en ¿cómo serían las cosas si no hubiera aparecido Beatriz?  ¿Y si Ader no hubiera muerto? ¿Si yo no lo hubiera hecho? Si mis hijos hubieran permanecido a mi lado...

—Me imagino que tu cabeza debe estar hecho un lío —Alex sigue fumando y de verdad la veo más relajada.

—Es una maraña de pensamientos negativos—afirmo—cada día cuesta más mantener mi energía y la cordura, pero si no detengo lo que pasa aqui—señaló mi cabeza—Helios me encuentra y de verdad no quiero que lo haga.

Trago con fuerza y me dejo llevar por la  afirmación de Alex, es verdad, esto hace que mo cabeza solo gire en torno a cosas que me aseguren un resultado. Sin embargo... no siempre lo tengo.

Suelto el aire que mis pulmones guardaban, a pesar de que no los necesita. Se supone que no lo necesito finalmente.

—Pensé que Ebe batallaria un poco—vuelve a hablar Alex.

—Yo igual... pero de verdad Alex ¿se te ocurre otra forma? Por que lo he pensadonal derecho y al revés y no encuentro otro camino. Y ahora que tenemos casi todo, sólo nos falta esa balanza que me mencionó Raúl.

—No creo que haya otra forma... es por eso que te sigo a ciegas.

Las dos miramos nuestras manos al mismo tiempo, ya veo que el TIC es compartido.

—Sólo pienso, que no será nada sencillo  cuando nos toque hacer lo que debamos hacer.

—Lo haré...—miro mi mano y la cicatriz que se formo en mi mano luego del corte que hizo Ebe—Voy a conseguirlo...

—¿Y por qué escogiste el mal Amit?—Alex vuelve a darle una calada a su cigarro.

—Porque es el camino Alex... mira a todas esas almas sucias, mira las, todas sirviéndome  a mi. ¿Te imaginas lo mal que de e estar basando Beatriz?

Alex ríe conmigo y me dejo llevar por este momento de hermanas que estamos viviendo.

—Te voy a extrañar...—dice de forma impersonal, causando que un poco de humanidad se me filtre en las tripas.

—No sabemos si podemos extrañarnos Alex... no tenemos idea, de lo que pase después.

—Puta, suenas a Helios Anta dando si discurso de bienvenida.

—¿Siempre en bueno con eso verdad?

—El puto amo... de verdad lo sabe hacer. Y para ser honesta, yo creo que si no estuviera tan idiotizado por ti, nos hubiera ganado esa batalla.

—Sí —Aseguro mientras me siento de golpe. —Pero el amor los hace frágiles.

—Ahhh quieres que te cuente algo...—Alex vuelve a tirar la colilla de su cigarrillo y también se sienta. —Julia muereee  de celos... tanto que me ofreció la mirada más fría posible hoy...

—MMM eso es interesante... y creo que es una información que podría usar s mi favor.

—Ah, no, ella no es ninguna loca hermana, no es Dara.

—Pero está enamorada... sólo necesito...

—Estás loca ¿de verdad vas a jugar esa carta Amit? Y si no lo puedes controlar finalmente.

—¡vamos Alex! En el riesgo está la ganancia, y creo que me acabas de dar una idea.

—¡mierda! Ya me imagino el caos que vas  a armar Amit, ¡Dios para qué hable!

—Tranquilaaa... sólo voy a jugar un ratito... y de paso vamos a ir por esa balanza que la necesito.



Bsar90

Editado: 20.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar