Las luces, la piedra y el sol

Tamaño de fuente: - +

Sin Palabras

Miro la puerta de la biblioteca, con los brazos cruzados, preguntándome qué pude hacer hace años para cambiar lo que tenemos hoy, quisiera en verdad ir atrás, segundo a segundo y recordar cada paso dado, para saber como puedo tener un mejor futuro, pero las respuestas se hacen crudas. 

Intento ponerme en la piel de Zafiro, y me doy cuenta cuánto dolor se me escapó, desde pequeños, y me doy cuenta que no importa cuanto retroceda, cuanto cambie, es sólo mi cabeza, y no hay nada que hoy por hoy pueda hacer, más que arrepentirme por cada acto estupido que cometí.

Los restos del ayer me llegan como gotas, como navajas que rompen mi piel, y me doy cuenta que fue el amor que se nos escapó, que se nos escapó, y no hay mayor culpable de todo esto  más que yo.

Quisiera  en verdad hacerle saber cuanto la quise, cuanto la quiero, y cuanto la querré, pero no vale la pena en ningún sentido, ella ahora es una Roca.

—¡Oye!—La voz de Tamira me quita de transe, miro abajo, para ver a la chica que está sentada en la baranda del cuarto piso mirándome con la cabeza estirada, sus rulos van para atrás y sus mechas rosas se hacen más visibles desde este ángulo. —¿Puedo hablar contigo?

—¿Es alguna estrategia a favor de Amit?—pregunto levantando las cejas, la verdad es que ya no confío en mi amiga.

—Ya quisieras....—Asegura con una risa—No, es sobre Julia, sólo quería reportarte que llegó bien a destino.

—Ya lo hiciste—le respondo seco y cortante—De verdad, puedo leerte Helios, por favor, deja de desconfiar...

—¿y estoy equivocado?—pregunto enojado—Quieres subir ¿no?

—Ashh—se les escapa el suspiro de enojo.—,Debería llamarte Helios el gruñón, pero bueno  supongo que tienes razón, sí, quería subir, pero sólo para advertirte...

—¿De? —pregunto con desconfianza— Yo no sé si tomar tus palabras Tamirá... ve al grano de una vez...

—Al parecer pasó tu efecto...

—¿perdón?—fruzo mi ceño

Ella suelta aire y sacude la cabez con enojo, hasta que finalmente lo entiendo, las sombras de Zafiro se reconstruyen, eso quiere decir que mi bloque se está deshaciendo.

—¿Me lo advierte por ella o por mi?—mi pregunta dela con rabia.

—Por el mejor futuro...vamos muñeco, no insistas en hacerme quedar como la traidora. Aún que suene raro... te quiero idiota, no quiero que pierdas mal esta jugada, y créeme, lo que haga, es por ti.

Tamirá se deja de colgar por la baranda y desaparece, dejándome con la duda, ¡mierda! No sé que hago, porque por un lado está la duda, y por el otro la firmeza de que Zafiro esté recuperando sus poderes, y si, es muy probable que de ser así, esté buscando la forma de desaparecer de aquí. Puta, no hay sello que yo haga que termine atajandola de eso estoy seguro. 

Me paso la mano en la nariz y recuerdo los días de insomnios que sufrí a causa de Zafiro, y no, si hoy no duermo quiero que sea porque la estoy vigilando, no porque haya escapado.

Sin pensar más me levanto y camino hasta la puerta, la abro bruscamente, y veo a Amit mirando atrás vez del ventanal. Sí, sus sombras están volviendo, así que, no dudo, camino hasta ella, coloco mi mano sobre su hombro derecho, eso hace que ella siga quieta, no se inmuta en absolutamente nada, más que en mirarme con suavidad, no voy a negar quebeso hace que mi corazón se achique.

—Pensando en escapar.

—Sólo  en volver con los míos, no en escapar.

— Una pena ¿no es verdad? Que me tengas de interferencia.

—O suerte, depende de como lo veamos. 
 

— Deja de jugar con mi mente Amit, te lo pido por favor, estoy cansado de esto, estoy harto de ser un simple peon en tus planes. Dime de una vez que quieres, y juro que si es como dicen todos, me arrodillaré ante tí, y podré a todo Dominis bajo tu poder. 

Ni bien terminé de decir mi declaración ella se mata de la risa, me mira con algo de sorpresa, y se cruza los brazos como si acabara de ganarse el premio más grande, pero al levantar sus cejas me doy cuenta que no lo piensa reclamar. ¿Que mierda es lo que quiere esta mujer al final?

—No tienes puta idea de como funciona este juego Helios, aquí no es quién tiene más soldados, armas, o incluso energía, este juego es a pienso, es a paso, es a pieza, y resulta que no me servirá que tú, especificamente tú sepas que es lo que estoy planeando. 

>>No me mires como si yo fuera una loca Helios, no hace falta, de verdad, no importa cuánto me ofrezcas, incluso si me pones tu corazón en una bandeja, lo rechazaría, porque no es lo que espero al final. ¿Lo entiendes?

—No—respondo soltando aire de mis pulmones y cansado de ser manipulado, me volteo como para retirarme de la habitación, y ahora sé que debo volver de tanto en tanto para sellar las sombras de Zafiro. 

Comienzo a Caminar cuando me detiene del ante brazo, no voy a negar que ese simple gesto hace que mi corazón se dispare a mil por segundo. quisiera que no tuviera ese efecto en mi, quisiera en verdad odiarla, pero no como cuando fingía, odiarla de verdad, cansarme de verdad. 



Bsar90

Editado: 20.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar