Las rosas saben a sangre.

Tamaño de fuente: - +

Quinto pétalo.

Marcela Vallés, la difunta madre de Catalina, fue una mujer llena de belleza y refinamiento, con una presencia que destellaba delicadeza. Era el deseo de todos los hombres y la envidia de las mujeres. Cuando se casó con Juan Gonzales todo el mundo hablaba de la bella pareja que eran, de como aquel hombre viril y con presencia imponente había caído ante los encantos de Marcela Valles. Tiempo después de casarse Catalina llego a su vida.

Vivían en una casa hecha de concreto, ladrillo y madera, bastante grande para una familia de tres. Con cerámica brillante en el suelo, ventanas de vidrio y una chimenea en el centro de la casa, Catalina vivió en aquella enorme casa. Para cuando ella había llegado a la primavera de sus trece años su padre murió de una fuerte enfermedad, quedando ella y su madre en lo que antes había sido su hogar.

Marcela Gonzales paso a ser Marcela Valles, no volvió a casarse pero los pretendientes jamás faltaron, pues a pesar de su edad, aquella belleza con la que Dios disidió enviarla no se desvanecía o cambiaba. Marcela Valles seguía siendo igual de hermosa e inalcanzable.

Pero aun así, al igual que estas rosas, poco a poco se fue marchitando.



Keita-chan

#8316 en Otros
#3224 en Relatos cortos
#3389 en Thriller
#1924 en Misterio

En el texto hay: rosas

Editado: 25.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar