Legendhill "Un Secreto en la noche escondido"

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO XXIX "El Impostor" (Sin Editar)

Legendhill, actualidad.

Un dia después de la batalla.

Emriss escribió en su diario...

"Hoy no es un dia normal, por fin me he levantado sin odiarlo antes de que comience, quizás este feliz, porque hoy la veré nuevamente, es raro, creí que esto nunca me pasaría a mí, día a día miraba como mi vida se destruía, han pasado tantas cosas en tan poco tiempo, que abecés pienso que es solo un sueño que se convierte en pesadilla y que se acaba en cualquier momento, al cerrar mis ojos todas las noches logro pedir lo mismo, sé que mi madre no volverá y que el destino de la ciudad y de mis amigos está en mis manos, yo no elegí la magia, no elegí la herencia familiar de personas que no conozco, pero, creo que de algo sí que estoy seguro, la elegí a ella y no descansare hasta que ella me elija a mí."

Muy lejos de Emriss, en la cueva de Evander los chicos estaban reunidos a la espera de establecer un plan de acción, Safira, Andrew, Robert, Elizabeth, Ian, Harris y Katrina esperaban que Esther y Evander dieran alguna pista de sus intenciones, mas, los único que pudieron decir era que se irían a solucionar algunos temas en algunas líneas de tiempo y debían irse, los chicos se organizaron para lograr sobrevivir y continuar con todo el plan de parar a los Clutterbuck, por lo que decidieron separarse y buscar en dos grupos lo que necesitaban, de esta forma obtuvieron alimentación y un cuerpo de una bruja que había sido llevada a la morgue, la cual serviría para traer de vuelta a Annia, la hermana de Elizabeth e hija de Robert. Llegaron de vuelta todos a la cueva, el segundo grupo con sorpresa se percató de que Valentín había vuelto un tanto desorientado y frio, incluso, la mayoría notaba algo distinto, ellos no sabían que aquel joven no era Valentín y era nada más y nada menos que el mismísimo Darío, y lo peor de todo es que ahora él tendría el control de todo lo que pudiese pasar, sin la ayuda de Emriss.

Robert convoco a una reunión, en uno de los grandes salones que tenía la cueva, en el centro una gran mesa redonda con 12 sillas que estaban en perfecto estado, y con evidentes terminaciones realizadas a mano, Robert, Elizabeth, Ian, Safira, Harris, Andrew, Katrina y el impostor de Valentín se juntaron a planear el ataque que derrotaría a Darío de una manera definitiva, Esther antes de partir entregó a Safira el libro con todos los secretos de la Orden de la Flama y por supuesto un gran manual para desbaratar los planes de Darío, Safira ya había utilizado aquel libro para desarrollar algunas habilidades especiales que puso en práctica individualmente dias antes y sabía que funcionaban por lo que confiaba ciegamente en lo que el libro reflejaba.

En ese momento un gran movimiento de tierra comenzó a remecer las rocas y techo de la cueva. 

— ¡Temblor! ¡temblor! — gritó Andrew debemos salir.

Gran parte de la cueva se derrumbó, por lo que aquella reunión fracasó y debieron salir de la cueva en dirección a una de las casas de los chicos, claro está, que después de lo sucedido el dia antes en la casa Anderson no dejo lugar a dudas en que no ocuparían aquella propiedad, nadie sabía de Kendra y Emriss, aunque Ian aún no estaba convencido de todo en cuanto a Valentín, él estaba algo raro y prefería no acercarse, no era el mismo después del secuestro y su pelo había cambiado algo, fue cuando Elizabeth le pidió a todos que la ceremonia la realizaran en ese lugar, ya tenía el cuerpo de la bruja que necesitaba para traer a su hermana de vuelta y todo lo necesario para el ritual, todos se tomaron de las manos y cerraron el circulo mágico, era raro por que el único que no quiso ayudar era uno de los más interesados, pero, todos lo dejaron pasar debido a lo que le había pasado a él los dias anteriores, nadie se repondría muy rápido de un secuestro con peligro de vida, por lo que para todos la reacción del falso Valentín era normal, tomados de las manos comenzaron a recitar el conjuro, "Revistie Potentiate levantium espiritum" repetidas veces, el viento comenzó a levantar polvo desde le suelo, los chicos debieron cerrar los ojos para mantenerse erguidos, mientras el cuerpo sin vida de la mestiza bruja comenzaba a moverse, Elizabeth saco el medallón desde su cuello y con el viento y con gran rapidez voló hasta el cuerpo de la poderosa bruja, en un momento aquella piedra se fusionó en el pecho de la mujer y como un alma que vuelve a su cuerpo se incorporó y aquel cuerpo después de un largo momento en silencio abrió los ojos en señal de vida y con una inspiración profunda sus pulmones se llenaron de aire, las velas alrededor del circulo se apagaron de una sola vez, por fin estaba de vuelta la regente y estaba lista a luchar, Elizabeth y Robert corrieron hasta la atolondrada Annia, quien aún no entendía que estaba pasando y se fundieron en un abrazo que duro unos instantes antes de que Ian los interrumpiera, fue entonces cuando decidieron volver a la casa Krein en búsqueda de uno de los cuadros en la habitación de Annia y obviamente dar una sepultura al cuerpo real que aún estaba en la habitación de Annia con un hechizo de preservación.



FJ Núñez

Editado: 27.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar