Legendhill "Un Secreto en la noche escondido"

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO XXXI "Uno Bebe Morir" (Sin Editar)

Kendra salió de la habitación a través de la ventana después de tomar algunas cosas que dejo en su bolso, sobre su velador dejo aquel cofre de su madre para guardar las gemas, sabía que Emriss de alguna forma la buscaría y entendería que con lo sucedido debían volver a Legendhill y que al dejar sus gemas en el instituto él tendría la posibilidad de encontrarla con un hechizo de localización, era hora de la nueva era, de sacar todo lo que Emriss y ella habían aprendido durante este tiempo, Kendra confiaba en el buen juicio de Emriss por lo que sin mediar palabras con el sabría que la buscaría y llevaría consigo lo más poderoso que él tendría, en este caso Avalon seria el que marcara la diferencia, al menos eso es lo que Kendra creía con todas sus fuerzas, corrió mirando a su alrededor y entró al callejón "doortoheaven" y sin dudar de frente atravesó la barrera para volver a la ciudad en la que le arrebataron la vida a su madre, entre lagrimas miro que todo ahí era diferente, el cielo gris y la tormenta acercándose daban escalofríos que cubrían gran parte de su espalda, mientras el viento corría levantado las hojas secas de los arboles envejecidos por el otoño, a lo lejos un gran lobo la miraba fijamente, sabia que no era cualquier lobo, Kendra en ese momento entendió que la manada de los Murphy lo había logrado y de una u otra forma se hicieron con el control de la ciudad. Kendra corrió por el bosque tratando de despistar al lobo que la seguía rapidamente entre los árboles, por suerte ella siempre fue una bruja aventajada y copiando aquel hechizo de invisibilidad que Safira le entrego a Emriss pudo despistarlo. Espero que aquel lobo se fuera y camino lentamente y en alerta en dirección a la casa Krein, casa que, por supuesto estaba vacía, ya que las hermanas debían seguir impartiendo clases en el instituto y no tenían permitido salir sin dar aviso. Kendra entro en la casa Krein por la puerta principal haciendo gala de sus habilidades mágicas con las cerraduras y encanto la casa para que nadie más pudiese entrar, estaba en peligro y si aquellas personas que entraron de mala manera al instituto tenían el colgante de Harry, debían recuperarlo, Kendra no sabia del pergamino y Emriss aún no había podido comunicarse con ella, pasaron la horas y Kendra seguía buscando la forma de contactarse con las brujas que irrumpieron en el instituto, mientras a lo lejos sentía que la tormenta se aproximaba a ella, el sonido de los relámpagos y los cientos de flash que se veían a trabes de las cortinas blancas que cubrían la sala.

A muchos kilómetros de hay Ian Taylor enamorado de Valentín preparaba la manera de encontrarlo y traerlo de vuelta, sabia del baile de graduación y esperaba tener la oportunidad de asistir, el problema radiaba específicamente en que Valentín debía volver y Ian Aún no lo sabía.

Katrina y Harris ya no estaba en la ciudad, su afición por encontrar a John Erikson había sido siempre más fuerte, siendo los cazadores más poderosos del mundo dejaron Legendhill en su misión de encontrar a los demonios que atormentaban las noches de los mortales y salieron en búsqueda de aquellos, incluido John Erikson quien dejo de ser una amenaza para la ciudad sin tener aquel cetro de poder y la última llave del grial.

En aquel campo de flores y pasado el callejón doortoheaven Valentín se encontró con un asustado Emriss, ¿Qué sucede?, le dijo sin dudar al ver la casa de susto de su amigo, mientras Emriss con lágrimas en los ojos le dijo, uno de ustedes debe morir, ninguno de los dos puede pisar esta tierra un tiempo más, en estos momentos hay una tormenta en Legendhill y podría matarlos a los dos, Valentín incrédulo miro a Emriss y pudo percatarse de que hablaba con la verdad.

— Si uno de los dos debe estar con vida, ¿Cómo es que lo sabes?

Emriss estirado la mano le mostro a Valentín aquel pergamino por lo que tanto habían luchado, todos sabían que aquel pergamino contenía el inicio y el fin del linaje Anderson, pero lo que nadie sabía hasta que Emriss logró descifrar el pergamino con su dragón, es que la muerte de uno de los dos hermanos debía hacerse de la propia mano de uno de ellos, por lo que matar a Darío debía ser una acción que hiciera Valentín y de la misma firma Darío podría matar a Valentín.

Valentín y Emriss entendieron que era hora de volver para afrontar el destino de todos, los tatuajes de Emriss cada dia cubrían mas su cuerpo, runas y símbolos que ni siquiera había estudiado en el instituto cubrían parte de su espalda y cuello, por lo que debía hacer que todo parara, fue en búsqueda del profesor Krein y sus hijas, pero, ellos no quisieron acompañarlo, estaban asustadas, aquella bruja poderosa solo miro a Elizabeth y la lanzo por los aires, esto es tare para alguien experto dijo Robert a Emriss con una mirada nerviosa, por lo que el y sus hijas no participarían en un suicidio masivo para darle en el gusto a un niño, Valentín miro a Emriss y le dijo que lo solucionarían, que Emriss debía quedarse en el instituto y que el mismo debía terminar con todo esto, Emriss miro a Valentín a los ojos y de dijo que no lo dejaría solo, por lo que tomo el tomen de su madre y dirigiéndolo hacia Avalon lo transporto al medallón, era una forma fácil de transportando y tendría sus poderes para cuando los necesitara, corrieron por el patio del gran salón en dirección al callejón para regresar a Legendhill con la esperanza de poder solucionar todo lo que estaba pasando, al cruzar el portal no podían creer lo que veían, el verde era café y amarillo, la lluvia caía torrencialmente y los relámpagos impactaban en los árboles generando incendios que cubrían hectáreas completas de cerros con árboles que nunca estuvieron secos, era raro y penoso ver a su ciudad en esas condiciones.



FJ Núñez

Editado: 27.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar