Letra & Música

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18. Confusión.

–¿Más de un millón de visitas en menos de cinco horas? Vaya, ARMY sí que se toma en serio su trabajo –dijo Anya al ver la cantidad de visitas y me gusta del video.

–Tú mejor que nadie debería saberlo, eres parte del Fandom –dijo Yoongi acostado desde un sillón, sin abrir los ojos siquiera.

–Si siguen así superaran los dos millones e incluso los tres en menos de doce horas, sería un nuevo récord.

–Creo que solo están impactadas de verte con nosotros cantando y bailando –dijo Jin viendo los comentarios.

–En eso tienes razón, sobre todo las L- ARMYS, ellas están entre sorprendidas, impactadas y orgullosas de ver a una latina con ustedes –dijo Anya con una sonrisa al leer los comentarios tan entusiastas.

–Es por eso que estoy tan orgulloso de ARMY, siempre nos han apoyado con dedicación –dijo Jimin con orgullo –, por eso decidimos hacer este video especial para ellas.

–¿Y si hacemos un Vlive para aclarar todo? Muchas deben de estar algo confundidas aun con la emoción –dijo Hoseok.

–Pero quería ir a comprar dulces, ya se nos acabaron los que teníamos –dijo Taehyung con una mueca triste.

–Yo puedo ir por ellos –dijo JungKook levantándose del sillón donde estaba.

–Te acompaño, no queremos que te pierdas –dijo Anya yendo hacia él.

–Lo que quieres es pasar tiempo a solas con JungKook –dijo Namjoon burlón.

–Algo de verdad hay en tus palabras –respondió ella, tomando la mano de JungKook y saliendo del cuarto.

–¿Y ese arrebato de atrevimiento? –preguntó él curioso.

–Quería pasar tiempo a solas contigo, ¿qué no se puede?

–Claro que se puede, solo que me tomaste por sorpresa –dijo abrazándola por detrás y recargando su barbilla de su hombro–, de hecho, puedo pasar todo mi tiempo contigo.

–No seas exagerado –dijo Anya rodando los ojos, entrando al elevador aun en esa posición.

–No lo soy cuando se trata de ti –Anya alzó la mirada, girando dentro sus brazos y abrazándolo por el cuello.

–¿Cómo es que puedes decir ese tipo de cosas y hacer que las sienta tan reales?

–Es que son reales... – dijo él en un suspiro, besando su frente y causando un suspiro de ella.

–Me gustaría que este momento jamás acabará... –susurró ella.

–No acabará si es lo que quieres... – ella sonrió y le dio un beso en la mejilla.

–Mejor vamos por esos dulces y a hacer ese Vlive –dijo tomando su mano y saliendo del elevador.

JungKook sonrió caminando con ella a la salida del Hotel. A punto estaba de pedirle que fuera su novia, de decirle todo lo que sentía por ella, pero no era el lugar ni el momento adecuados.

Dejó de enfocarse en eso, caminando de la mano con Anya mientras se colocaba los lentes de sol y planeaba en secreto como hacer semejante proposición.

♫♫♫♫♫

–Estos bombones cubiertos de chocolate están muy ricos –dijo JungKook tomando otro puñado.

–Lo sé, cada vez que puedo compró algunas bolsas.

–¿Cómo que cada vez que puedes?

–Bueno, mi mesada no alcanza para tanto, a veces tengo que pagar algunas cosas.

–¿Qué tipo de cosas?

–Material para las clases y eso.

–Eres muy responsable.

–Lo sé, me gusta mi carrera y haré todo lo posible para poder graduarme, aun cuando me privé de algunas cosas por no tener el dinero suficiente.

–También eres rara.

–Si, pero aun así te gusto –le dijo ella con una sonrisa.

–Como no tienes idea... –le mencionó JungKook acercándose a su rostro con claras intenciones de besarla.

–¡Anya! –la llamó una voz masculina que la hizo girar rápido.

JungKook igual giró y vio a un hombre de cuarenta y tantos años, cabello negro, piel clara y ojos claros observar a Anya con una sonrisa, pero ella se encontraba demasiado seria, una de las facetas que JungKook jamás había visto en ella.

›› ¡Anya! ¡No sabes que gusto me da encontrarte! –dijo el hombre en español acercándose.

–¿Qué es lo que quieres? –le respondió ella en el mismo idioma, pero con voz extrañamente dura.

–¿Qué no puedo saludar a mi querida hija?

–Lo siento, pero ahora no tengo tiempo para ti –dijo ella dando un paso atrás, chocando con el pecho de JungKook.

–Anya, ¿estás bien? –le preguntó tomándola delicadamente del brazo.

–Sácame de aquí, por favor –suplicó ella con voz temblorosa.

–¿Quién es él? –le preguntó el hombre a Anya.

–Eso no te interesa –contestó Anya en un siseó, tomando la mano de JungKook y alejándose del lugar con rapidez.

El hombre la llamó algunas veces, pero ella no volteó en ningún momento mientras seguía caminando con un JungKook totalmente confundido. A pesar de que Anya intentaba enseñarles español aun le costaba identificar algunas palabras, por lo que no entendió mucho de la conversación.



Danna M Muñoz

Editado: 29.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar