Letra & Música

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 27. Nervios.

JungKook.

–¡Hobi Oppa, basta! ¡Estas mojándome mucho! –exclamaba Anya, mientras reía sentada a la orilla de la alberca.

–Esa es la idea, Any –le dijo mi compañero, lanzándole más agua.

Me había quedado en un camastro cercano, riendo acerca de las ocurrencias de Hobi y admirando la belleza natural de Anya que parecía transformarse ante cada situación.

Al verla en ese traje de baño sencillo y completo, no pude evitar babear al ver lo hermosa y sensual que se veía. A pesar de que dejaba al descubierto poca piel en sus costados y se vislumbraban algunas curvas, estas me llamaban poderosamente la atención, al igual que a otros chicos, lo que me hacía gruñir de vez en cuando de lo celoso que estaba.

–¿No crees que lo mejor para tu humor es ir con ella a pasar un rato agradable y dejar de gruñirle a todo aquel que la está mirando? –preguntó Taehyung, subiendo los lentes de sol a su cabeza para verme.

–Me gusta verla divertirse –fue todo lo que le dije.

–¿Y no crees que sería más divertido divertirte con ella? –sugirió.

–Eso no me lo tienes que decir dos veces –mencioné, levantándome de mi asiento y caminando hacia ella, sentándome a su lado –. ¿Te estas divirtiendo? –le pregunté, viendo como Hobi nos dejaba solos.

–Mucho, son las mejores vacaciones que he tenido en la vida –contestó, mientras acomodaba su cabello.

–Y espera, porque aún falta lo mejor –le susurre al oído, entrando al agua y quedando frente a Anya –. Ven, nada conmigo.

–Te tengo malas noticias, yo no sé nadar, solo se mantenerme a flote.

–No te preocupes, yo te cuidaré –prometí mientras la tomaba de la cintura y la bajaba al agua, quedando frente a frente.

–Pues ten cuidado de cómo me cuidas, porque hay muchos tomando fotos.

–Lo tendré en cuenta –aseguré, guiñándole un ojo y ayudándola a nadar.

Estuvimos nadando juntos un rato, hasta que vi que ya seguía mis pasos. No era tan difícil enseñarle, creo que sólo quería tener la seguridad de alguien que la cuidara, y al verla tan cómoda nadando, me sentí orgulloso de haberle brindado esa seguridad.

Dejé que diera unas cuantas vueltas sola, mientras la observaba con una cámara para agua en la mano, esperándola en una de las orillas más apartadas de la piscina, para hacer algo que estaba rodando en mi cabeza desde hace un rato.

–¡Vaya! ¡Eso sí que es un buen ejercicio que requiere esfuerzo! –dijo ella, llegando hacia mí.

–Es muy bueno para los músculos, pero ahora quiero que hagamos algo.

–¿Qué cosa?

–Cierra los ojos y sumérgete.

–¿Por qué?

–Es una sorpresa, confía en mí –enarcó una ceja ante mi petición, pero me hizo caso, sumergiéndose en el agua.

Casi al momento en que ella se sumergiera, yo igual lo hice. Me acerqué a ella, tomé con delicadeza su cuello y junté nuestros labios en un beso muy corto, lo suficiente para poder tomarle una foto. Al acabar, tomé su mano y regresamos a la superficie, tomando una bocanada de aire debido al tiempo que estuvimos ahí abajo.

» ¿Quieres ver lo que hice? –pregunté, acomodando un poco el cabello que me caía en la frente.

–Por supuesto –dijo tomando la cámara. Un leve jadeo salió de sus labios, haciéndome sonreír –. No puedo creer lo que hiciste.

–Tómalo como un regalo. Vamos con los demás, parece que van a jugar un partido de voleibol y nos necesitan para los equipos –ella asintió emocionada, nadando hacia ellos mientras yo rogaba en silencio, para que la siguiente sorpresa la emocionará demasiado y la recordará toda su vida.

♫♫♫♫♫

–¿Estás listo para esto, JungKook? –preguntó Namjoon.

–Sí, pero estoy muy nervioso –confesé.

–Quédate tranquilo, sé que podrás hacerlo, sólo déjate llevar por tus sentimientos – me aconsejo, dándome una palmada en el brazo.

–Gracias Hyung, agradezco mucho tu apoyo.

–Somos una familia, y la familia se apoya siempre.

–Suga dice que llegan en dos minutos –dijo Jimin acercándose a nosotros –. Creo que lo mejor será estar ya en nuestros lugares –ambos asentimos, para ir al pequeño escenario que ese cine tenía, mientras estaban las luces apagadas.

–¡Yoongi! ¡Hoseok! ¡SeokJin! ¿Dónde carajos están? No veo nada y ya me golpeé varias veces por su culpa –decía Anya enojada, haciéndome reír un poco.

Cuando llegó casi al frente, le hice una seña a Tae para que encendiera la pantalla y proyectará la pequeña película que hice para ella. A veces los chicos solían grabarnos o yo a ella cuando creía que no se daba cuenta, todo eso lo uní, junto con algunas fotos que tenía de Anya o nosotros juntos, como una pequeña muestra de lo mucho que la apreciaba.



Danna M Muñoz

Editado: 29.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar