Letra & Música

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22. Encuentro cercano con una ARMY.

–¿Sabes que es lo más raro de esta situación? –me preguntó Yazmin mientras estábamos esperando que pasará su transporte.

–¿Qué cosa?

–Que conozcas en persona a tu grupo favorito. además de ese hombre fornido que parece seguirte a todas partes –contestó.

Me reí un poco, escuchando cómo me tomaban una foto, cosa que ha pasado los últimos dos días, desde que se dio a conocer mi identidad y todo eso. Ha sido algo loco tener que dar autógrafos, fotos y sonrisas, pero es uno de los precios de la aparente fama que me ha perseguido desde que decidí entrar en este proyecto.

–Locuras de la vida Yaz, locuras de la vida –contesté.

–Ahora estas volviéndote famosa, y no sé si quieras meterte a ese mundo cuando parece que no hay privacidad y tú odias que se metan en tu vida.

–Lo sé muy bien Yaz, pero tengo muy buenas razones para arriesgarme esta vez.

–Ya me imagino cuáles son tus razones, yo solo quiero decirte que estoy orgullosa de que recapacitaras.

–Gracias, le daré tus felicitaciones.

–Está bien. Ya me voy, ya viene mi transporte te veré el viernes.

–Claro, cuídate entonces –le dije viéndola subir al transporte.

–¿Lista para irnos, señorita Anya? –me preguntó el guardaespaldas que me ha estado cuidando.

–Claro, podemos irnos –le contesté, caminando con él frente a mí hacia la camioneta que los chicos amablemente me han prestado para movilizarme.

Algunas ARMYS me saludaron y pidieron fotos, cosa que cumplí aun cuando estaba muy cansada, pero es parte de lo que viviré cada día, así que supongo que me tengo que acostumbrar. Al llegar al Hotel noté que igual había ARMYS, así que las saludé de manera amable, antes de entrar y subir al cuarto de los chicos.

›› ¡Hola! ¡Ya llegué! –grité mientras dejaba mis cosas en el recibidor.

–¡Anya! ¡Qué bueno que llegas! ¡Ya estábamos a punto de llamarte! –me dijo Taehyung antes de darme un abrazo.

–¿Qué sucede? ¿Por qué soy tan requerida hoy?

–Debido a las muchas reproducciones que hemos tenido, queremos ir a algún lugar a bailar y festejar –me dijo Hoseok, que estaba comiendo algo de ramen.

–Oh, aquí hay demasiados lugares, pero conozco uno bueno, solía ir de vez en cuando.

–¿Podemos ir hoy? –preguntó Jimin, haciendo un puchero con sus bonitos labios.

–Bueno, mañana no tengo que ir al servicio ni a la escuela, supongo que puedo desvelarme.

–¡Sí! ¡Vamos a hablar con tu mamá ahora mismo! –dijo Jin, levantándose del sofá.

–Llámala a su celular, ahora no está en casa –dije sacando el mío y dándoselo –. ¿Dónde está JungKook?

–En su habitación –me dijo Hoseok distraído.

Asentí caminando hacia su habitación. En el camino escuché algunas voces que supongo eran Namjoon y Yoongi, pero las ignoré para llegar a la habitación de JungKook, no sin antes tocar.

–¡Esta abierto! –gritó. Fue de ese modo que decidí entrar y encontrarlo en pijama, descalzo y con una laptop encima de sus piernas.

–¿Qué estás haciendo? –pregunté mientras pasaba y cerraba la puerta.

–Veía los comentarios de las ARMYS –contestó, cerrando la laptop y dejándola en una mesa de noche.

–¿Y qué tal?

–Son excelentes, nunca las vi tan emocionadas.

–Compréndelas, no es común que una chica latina este con ustedes colaborando –dije al intentar sentarme a un lado de la cama, pero él fue más rápido, tomándome de la cintura y ocasionando que quedará casi encima de él.

›› ¿Y eso? –pregunté, colocando mis manos en su pecho.

–Me gusta tenerte cerca –dijo en voz baja, mientras inclinaba un poco su cabeza.

–¿Qué tan cerca?

–Lo más cerca que pueda... –dijo en un susurro antes de besarme.

Sus manos rodearon mejor mi cintura y me acercaron a él mientras seguía besándome de manera lenta, pero esa lentitud no quitaba ni un poco de intensidad a sus movimientos. Mis manos subieron a su nuca, jugueteando con su cabello, sintiendo como mordía de manera juguetona y suave mi labio, tomándome por sorpresa. La mordida no dolía, solo hacía que se encendiera un deseo dentro de mi bastante intenso, quería pedirle que jamás se detuviera y que fuera incluso más intenso.

No me pregunten cómo, no sé porque o cómo sucedió, pero mis manos bajaron al abdomen de JungKook, y no, no estaban encima de su camiseta, yo estaba tocándolo debajo de ella, y si creen que se veía bueno en fotos y videos, déjenme decirles que sentirlos es la puta gloria. Su abdomen estaba bien marcado por esas duras tabletas que no podía dejar de acariciar, incluso arañe las líneas de estas, ocasionando que se tensará y me hiciera girar, quedando debajo de él.



Danna M Muñoz

#1385 en Fanfic
#11205 en Novela romántica

En el texto hay: amoraprimeravista, malasdecisiones, btsfanfic

Editado: 29.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar