Leyendas de cristal: Los dos mundos

Tamaño de fuente: - +

EPÍGRAFE

 

¡En esta vida nada tiene sentido!

¡Todo es una ilusión!

Realmente, en esta vida nada ganamos con tanto trabajar.

 

Unos nacemos, y otros morimos, pero la tierra jamás cambia.

El sol sale por la mañana, y por la tarde se oculta,

y vuelve corriendo a su lugar para salir al día siguiente.

El viento gira y gira, y no deja de girar;

a veces sopla hacia el norte, y a veces sopla hacia el sur.

Los ríos corren hacia el mar, y luego vuelven a sus fuentes

para volver a vaciarse en el mar, pero el mar jamás se llena.

 

¡Qué difícil me resulta explicar lo aburrido que es todo esto!

¡Nadie se cansa de ver!

¡Nadie se cansa de oír!

 

Lo que antes sucedió, vuelve a suceder;

lo que antes se hizo, vuelve a hacerse.

¡En esta vida no hay nada nuevo!

Cuando alguien llega a decir: “¡Aquí tengo algo nuevo!”,

resulta que eso ya existía antes de que naciéramos.

Nosotros no nos acordamos de lo que otros hicieron,

ni los que vengan después se acordarán de lo que hicimos.

¡Los que vengan después creerán empezar de nuevo!

 

Eclesiastés 1:1-11



Jeninffer B. G.

Editado: 22.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar