Libro de la tormenta | Garden of Guardians

Tamaño de fuente: - +

Un día poco ortodoxo

Hidan

 

   Llegué a mi casa temprano ya que se cancelaron las clases debido a la alteración gravitacional en el distrito donde se encontraba la escuela. Si se preguntan dónde vivo, les puedo decir que hace unos siglos se llamaba ciudad de México, actualmente se llama distrito 98, cuando subí a mi habitación me encontré con mis padres esperándome.

 

­   — ¿Quien murió?— les pregunté a forma de juego.


   —Tu perro— dijo mi padre.


   — ¿Qué? — le pregunté.


   —Estoy bromeando— dijo mi padre y se burló cruelmente —Tu madre y yo tendremos que salir del país por cuestiones de trabajo, queremos que nos digas si crees que te puedes cuidar sólo durante alrededor de 3 meses.

 

   No estaba seguro de poder hacerlo, pero nada se pierde intentándolo, además, parecía el inicio de una vida diferente, por poco tiempo, pero diferente después de todo.


   —Sí, yo me puedo cuidar sólo— le dije a mi padre con una voz firme, aunque yo sabía que me iba a ir muy mal, pero me serviría como una experiencia de vida, o eso creía.


   —Bueno, entonces nos vamos a empacar, charlamos en un momento— dijo mi madre con una sonrisa en el rostro.

 

   Mis padres salieron del cuarto y se fueron a la sala dejando el cuarto en silencio. Me había dado cuenta de que últimamente no había pasado mucho tiempo con ellos desde que consiguieron trabajo, ahora se lo tomaban demasiado enserio, ya que anteriormente habían estado cerca de 3 meses sin empleo y éramos una familia de muy bajos recursos, hace poco mis padres me habían dicho que mi tío Eder era quien nos mandaba dinero, yo no conocía a mi tío Eder pero recuerdo de pequeño mis padres me contaban de él y de sus aventuras en un mágico mundo, decían que él era un elfo, pero ahora que me dicen esto del dinero creo que se están pasando un poco, ellos creían que era un niño, ¿Por quién me tomaban?

 

   Unas horas después mis padres se despidieron de mi y me dejaron varios sobres con dinero distribuidos por la casa por si llegaban a querer robar o asaltar el lugar, creo que se preocupaban demasiado por cosas sin sentido.

 

   Poco después de que se fueran mis padres me sentí aburrido, así que fui a dormir para librarme de un poco de estrés, pero la paz no duró mucho, una fuerte alarma me despertó de mi profundo sueño y salí corriendo de la cama, al parecer era la alarma de anomalías gravitacionales, si no salía de ahí rápidamente podía morir, por lo que salí corriendo de mi casa aunque estuviera bien construida contra este tipo de accidentes, corrí por la calle principal como loco y de un momento a otro sentí como mis piernas y mi cuerpo pesaban al doble que antes, y después un poco más, pero eso no me detuvo, logre seguir de pie y continuar mi camino a la salida de la zona, cuando de repente vi como frente a mi colapsaba un enorme edificio de oficinas que estaba por caer sobre una chica que también escapaba, entonces en un acto de valentía, o estupidez, salté para tratar de salvarla y cuando la tomé de su hombro solo recuerdo una cosa, que todo se volvió de un fuerte color blanco, después de eso recuerdo un negro total, un gran vacío.
.
.
.
.
.
.
   La siguiente imagen que vi fue un techo blanco con la luz blanca muy fuerte, era un hospital.



Jean Abstraktion

Editado: 10.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar