Libros malditos lll

Tamaño de fuente: - +

Capitulo: 2 La Biblia Políglota Complutense

La Biblia Políglota Complutense o Biblia Sacra Polyglota, nunc primum impressa fue una obra realizada en la Universidad de Alcalá gracias al mecenazgo del cardenal Cisneros. Aunque sus trabajos se iniciaron en 1502 se imprimió entre 1514 y 1517. Fue la primera obra que se imprimió en la historia de libro en varios idiomas. El director de la obra fue Benito Arias Montano políglota que según sus biógrafos llegó a dominar hasta 13 idiomas y además, humanista formado en el Estudio General de Alcalá de Henares donde había estudiado Artes, Teología y Gramática latina.

En ella participaron los maestros más eminentes de su época, entre otros, los conversos Alfonso de Alcalá, Pablo Coronel y Alfonso de Zamora, que se encargarían de la parte hebrea y aramea. La parte griega la trabajaron Demetrio Ducas "el Cretense", Fernando de Valladolid, Diego López de Zúñiga y Hernán Núñez, el pinciano, El texto latino se le encargó a Elio Antonio de Nebrija. Con él colaboraron Juan de Vergara que era el secretario y amigo personal de Cisneros y algún otro de los maestros mencionados como es el caso de Zúñiga. Antonio de Nebrija fue el autor de la primera Gramática y del primer Diccionario en lengua castellana. El texto de Nebrija dio lugar a su versión de la Vulgata, que a su vez sirvió de base para la realización de las restantes biblias políglotas que fueron apareciendo en el resto del continente europeo.

 

 

 

Como ya hemos dicho fue impresa por Arnao Guillén de Brocar, que fue traído expresamente para esta obra por el cardenal desde Logroño el año 1510, quizás aconsejado por Antonio de Nebrija. Como no existían por esa época caracteres griegos ni hebreos ni caldeos hubieron de ser éstos fundidos ex profeso y por primera vez. Arnao se instaló en el Convento de las Clarisas de Alcalá de Henares. En 1502 se empezaron a fundir los tipos en el taller de Arnao de Brocar situado en Alcalá de Henares. Esta enorme tarea retrasó la publicación del primer tomo hasta el año 1514. En realidad este primer volumen corresponde al quinto libro de los seis que componen la obra. El sexsto y último, estuvo terminado en 1517. En total, para la preparación e impresión de la obra se tardaron 15 años.

El prólogo de la obra dice:

"...ninguna versión puede trasladar fielmente toda la fuerza y propiedad del original, principalmente cuando se trata de la lengua de Dios mismo ha hablado, cuyas palabras están, por decirslo así, preñadas de sentido y llenas de misterio..."

Su contenido

Esta maravillosa obra consta de seis tomos en folio.. Los distintos tomos contienen: T.I: Pentateuco . T.II: Josué, jueces, Rut, Reyes, Paralipomenos . T.III: Esdras, Nehemias, Tobias, Judit, Ester, Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría, Eclesiástico . T.IV: Profetas, Macabeos . T.V: Nuevo Testamento . T.VI: Vocabularium . Interpretationes artis grammatice hebraice.

 

 

 

Los tomos I al IV corresponden al Antiguo Testamento y comprenden: texto hebreo, el Tárgum de Onkelos en versión de los Setenta (ambos con traducción latina interlineal) y la Vulgata. El tomo V contiene el Nuevo Testamento griego, en versión latina literal y la Vulgata. El tomo VI, es un apéndice con vocabulario hebreo y arameo y una gramática hebrea. El texto de la Vulgata está en gótica. El griego del Antiguo Testamento está en cursiva, y el del Nuevo en minúscula. El diseño tipográfico es de una gran complejidad ya que aparecen en una misma página distintos alfabetos a distintos cuerpos.

La edición complutense del Nuevo Testamento era una obra sin precedentes; era la primera vez que se imprimía todo el Nuevo Testamento griego. Dos años después lo haría Erasmo de Rotterdam . El texto griego del Antiguo Testamento aparecía como edición príncipe de la Biblia Griega o Biblia Septuaginta, uno o dos años antes de que se publicara en Venecia la edición Aldina (1518) de la Biblia Griega. Su autor Andreas Asolanus se contentó, al parecer, con utilizar la colección de códices de Besarión que se conserva aún en la Biblioteca Marciana de Venecia, sin hacer una búsqueda tan extensa como Cisneros en la selección de manuscritos.

Los caracteres griegos de extrema elegancia fundidos por Brocar fueron, al parecer, los primeros que se conocieron en España y en consecuencia el Nuevo Testamento Complutense representa también el comienzo de la tipografía griega en nuestra patria y, a juicio de los historiadores de la imprenta, es la única contribución original de España a la tipografía griega. Por lo que toca al Antiguo Testamento Griego el Cardenal Cisneros advierte en el Prólogo al lector, que los editores se sirvieron de manuscritos antiquisimos de la Biblioteca Vaticana que le había enviado el Papa León X, y de una copia de un códice del Cardenal Besarión que le envió el Senado de Venecia. Alude además a otros códices que buscó por todas partes sin reparar en esfuerzos y en gastos. En el Prólogo al Nuevo Testamento, habla también de manuscritos muy antiguos y corregidos que le envió el mismo León X desde la Biblioteca Vaticana. Es más, en el Prólogo dedicado al Papa León X, col. 2 da las gracias a su Santidad expresamente por los códices griegos que amablemente le envió la Biblioteca Vaticana tanto para el Antiguo como para el Nuevo Testamento.



MAVCufat

#7341 en Otros
#478 en Novela histórica
#5422 en Fantasía

En el texto hay: libros, maldiciones y profecías, hechizos

Editado: 21.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar