Licantropía

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 27: Misery Business/ Paramore

     Vamos dentro del carro en silencio, Dieter viene concentrado en el camino o eso parece, aunque me siento muy dichosa de estar a su lado siento que él está distante, no le agradaron las palabras de Armand y creo entenderlo o lo intento lo mejor que puedo. Volteo a verlo y él no se inmuta, no dice ni una sola palabra. A mi solo me queda suspirar y permanecer en silencio viendo el camino esperando alguna palabra de él. Llegamos a la calle que nos lleva a la casa de Tila y me quedo pensando, nunca necesité ésto, jamás quise alguien a quién amar y jamás me importó que alguien me amara, solo vivía para el trabajo que realizaba y me molesta que Armand esté generando empatía en mí y me esté metiendo ruido en la cabeza, me molesta emocionarme por éste hombre y hablo de Dieter, verlo y perder mí juicio, cada vez me siento más lejos de quién era, en verdad era feliz siendo así, siendo solo yo y ahora mí corazón se a vuelto el blanco para todas mis emociones y el no está capacitado para guiarme.

     Dieter apaga el carro frente a la calle y sin siquiera voltear a verlo decido abrir la puerta y hacer lo que tengo que hacer, intento regresar a lo que era, pensar un poco más egoísta y concentrarme en el trabajo, no en los demás y mucho menos en las emociones que ellos afloran en mí. Cuando me siento fuerte, empoderada, cuando siento que puedo tocar con la yema de los dedos esa Brooke que algún día fuí, la mano de Dieter me sujeta de la muñeca y me hace regresar. No solo vuelvo al asiento y cierro la puerta si no que siento que me hunde, me aleja de ese fantasma que representaba mí anterior y fuerte yo. Cuando volteo hacía él y veo sus ojos entonces me siento tan distante de regresar a lo que fuí, me dejo cautivar con su mirada, por ese aire tan salvaje y de predador que siempre provoca en mí escalofríos y placer, emoción y mariposas en el estómago. Su mirada es confusa, parece que el también tiene su propia lucha interna.

-Brooke... tenemos que hablar... (sus ojos siguen verdes turquesa, no veo ni de lejos ese tono dorado que siempre envuelve su mirada cuando está conmigo)

-¿De lo que pasó en el restaurante? (le pregunto tomando un poco de distancia)

-¿Qué pasa entre tú y Armand? (aprieta la mandíbula, se muere por saber y es claro que la idea de que pueda estar con Armand le molesta de sobremanera, pero está haciendo su mejor esfuerzo para no salir de control, lo cual admiro y agradezco mucho)

-Nada... él se me declaró... tal cual lo viste en el restaurante, pero sabe que mí corazón y mí cabeza están contigo... que no lo pienso aceptar... él tiene fé en que tú me alejes de tí... que bueno... sería la única forma en la que yo me iría de tú lado, que tú me corrieras... y él cree que al hacer eso yo me refugiaré en sus brazos.. lo que no sabe es que ya las mujeres no somos como las de antes... (le sonrío a Dieter y me siento molesta, abro la puerta del carro y salgo, escucho que Dieter me dice algo, pero no lo alcanzo a escuchar)

     Camino por la calle con paso lento, Dieter sale del carro y me alcanza, escucho como acciona el control para ponerle la alarma al vehículo y sus pasos cada vez se escuchan más cercanos, vuelve a tomarme de la muñeca y busca encontrarse con mí mirada.

-Brooke... yo jamás te alejaría de mi lado... (sus ojos me muestran una mirada profunda y comprometida)

-Pues... yo confiaré siempre en tí... y siempre seré fiel a tí... hasta el día en que decidas que esto no funciona... (le sonrío amargamente) solo espero que busques retenerme a tú lado por que me amas y no para que Armand no se quede conmigo, que es algo tonto por que no necesito buscar la felicidad en un hombre... si las cosas no funcionaran entre tú y yo no iría a buscar amor en sus brazos... (sonrío amargamente y muevo la cabeza de un lado a otro) tal vez robaría algún banco o una joyería, incendiaría tú carro o incluso el edificio donde trabajamos... pero... no buscaría felicidad en los brazos de un hombre... (lo veo directamente a los ojos) no lo necesito... quiero creer que para ser feliz soy autosuficiente... (le guiño un ojo y sigo caminando por la calle hacía la casa de Tila)

-Lo sé... se que no me necesitas... supongo que en parte eso siempre fue lo que me llamó la atención, lo que me cautivó... (me detengo y volteo hacía él) no necesitas a un héroe o a un principe azul... lo sé... (camina hacía mí lentamente hasta alcanzarme, levanta mí barbilla con su mano y veo esos ojos dorados que tanto amo) y no quiero serlo... me encanta verte pelear, amo ver tú fuerza y por que no... jajaja tú agresividad... (me sonríe con ternura) solo quiero ser tú compañero... no quiero ser tú héroe, quiero ser tú aliado... tú socio en cada aspecto... (toma mi rostro con ambas manos y me besa la frente con cariño) te amo Brooke (levanta mí rostro hacía él) y si me duele todo esto es por que sé que te necesito más de lo que tú a mí... ¿entiendes mí desesperación? ¿mí miedo?... se que lejos de mí tú serías feliz, encontrarías la forma y me superarías, en brazos de Armand o sola, no importaría... pero lo harías... yo no... yo estoy amarrado a tus huesos, eres mi impronta y proximamente deseo en verdad formalizarlo y que seas mi mate oficialmente... por que en verdad para mí el mundo se acaba si te vas... (sus ojos muestran dolor y miedo, me rompe el corazón verlo así)

     Después de sus palabras tan dulces y sinceras de nuevo siento como me alejo de ese fantasma que representaba para mí independencia a nivel amoroso, no puedo negar que si mi corazón ahora late es por él. Tal vez tenga razón, tal vez sea tan fuerte como para algún día superarlo, pero eso ni siquiera yo lo sé, así como lo veo, sufriría de la misma forma que él. Me pongo de puntitas y paso mis brazos por su cuello abrazandolo con fuerza, el se inclina hacía mi tomandome por la cintura y abrazandome también con cariño, me pega a su cuerpo y siento su calor, como su tórax se distiende al respirar, su corazón latiendo junto con el mío, sincronizandose. Su cabeza se encaja en mi hombro, respirando el aroma de mi cabello, en verdad no encuentro otro lugar donde me sienta más feliz y completa. Cuando nos separamos un poco acaricio su rostro y pego mi frente a la suya.



Sathara

#268 en Otros
#44 en Acción
#210 en Fantasía
#162 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, brujas, hombres lobo y mates

Editado: 21.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar