Licantropía Vol. 2

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 21: Shadow Moses / Bring Me The Horizon

Desde los ojos de Claire.

     Me quedo en el asiento trasero del carro, me cambio el vestido por la ropa que me dió Imelda, todos vamos en silencio, tengo miedo, no solo por Luis, tengo miedo por Armand, lo vi muy mal, no quería dejarlo solo, en verdad quería quedarme con él, pero supongo que no tenía opción. Dejamos el carro a una distancia considerable de la casa, bajamos y empezamos a caminar.

-De seguro la fiesta ya terminó... (dice Germán caminando con pesades)

-Pues ya que horas son... ya todos se fueron... (dice Marco con pesar)

-¿Mis padres me habrán buscado?  (¿Ya sabrán que no estoy en casa? no puedo esperar a que me regañen)

-Lo mejor será darnos prisa...(dice Marco sujetandonos tanto a Germán como a mí, se transforma en lobo y empieza a correr a gran velocidad)

     Cuando llegamos a la casa de un solo salto brinca la barda y sigue corriendo con nosotros en brazos, llega hasta mi ventana y deja en le piso a Germán quien ya está mareado, se recarga en la pared mientras nos ve fijamente. 

-Yo ya me voy a mi cuarto... con permiso... (nos dice antes de caminar como borracho hacia el frente de la casa, Marco voltea a verme y vuelve a tomarme con cuidado en brazos, de un solo salto brinca hasta la ventana)

     Entramos a mi habitación y noto que ha permanecido cerrada, veo todo intentando descubrir si alguien ha estado aquí, pero parece que no es el caso. Volteo hacia Marco quien solo me ve fijamente. Me siento en la cama y doy unos pequeños golpecitos para que se siente a mi lado, pero como buen perro brinca encima de mi cama y se echa acaparandola por completo.

-Gracias Marco... por toda la ayuda que me has brindado... (le digo sinceramente mientras lo veo acomodandose a mis espaldas)

-«No tienes nada que agradecerme» (lo escucho en mi cabeza, al parecer ya aprendió a hablar el lobo)

-Claro que sí... aunque no entiendo como por que te has vuelto tan apegado a nosotros... (volteo un poco y lo veo de reojo)

-«¿A ustedes? querrás decir a tí... » (se levanta un poco, se apoya sobre sus antebrazos y me ve fijamente, me acomodo mejor para verlo de frente) «Ya te dije que estoy agradecido por lo que hiciste por mí, me ayudaste, evitaste que tu hermano y tu padre me mataran ese día en la graduación y no solo eso... ahora tengo una familia de verdad... » (noto un brillo en sus ojos que no sé como interpretar) «lo hiciste a pesar de todas mis amenazas, de mis golpes... y eso lo valoro más de lo que crees»

-Bueno... supongo que nunca creí que fueras tan malo como aparentabas ser... (suspiro y pongo mi mano en su hombro) pero... ¿por qué me buscaste a mí desde un principio? ¿por qué no a Monique o a alguno de tus amigos? (noto como baja la mirada, se da vuelta acostandose sobre su estómago y acomoda el hocico en el borde de la cama)

-«Por que no son mis amigos... jamás lo fueron... llenaban un vacío de cierta forma... pero... siempre supe que ellos jamás meterían las manos al fuego por mí, nunca harían nada por mí así me estuviera muriendo...» (siento feo cuando dice eso, siempre que hablo con él de esos momentos en la escuela siento como si siempre hubiera estado solo)

-¿Cómo supiste que yo te ayudaría?... pude haberte abandonado como esperabas que ellos lo hicieran, salir corriendo y dejarte en ese callejón oscuro... no sabías el secreto de mi familia, no había forma en que supieras que te iba a apoyar... (voltea mientras se lo digo, se levanta de la cama y se para frente a mí, me ve fijamente y después se hinca, apoyando sus manos en mis rodillas)

-«Lo ibas a hacer... vi como defendiste a Germán de mí... no tenías la necesidad y aún así lo hiciste, vi como defendiste a tu hermano también sin necesidad... estás cuando alguien indefenso lo necesita... confié en que harías lo mismo por mí... pese a todo el daño que te hice, por que tu corazón es muy noble...» (cuando termina veo como empieza a perder su pelo y su cuerpo se vuelve humano y claro, desnudo, de inmediato cierro los ojos y los cubro con mis manos mientras escucho una ligera risita)

-Creo que deberías acostumbrarte a verme desnudo... (que tonto, lo hocicón no se le quita, me levanto y tomo a tientas una sábana y se la extiendo)

-¿Ya puedo abrir los ojos? (le pregunto esperando pacientemente)

-Si, ya... (cuando abro los ojos lo veo frente a mí con la sábana a la altura de su cintura, noto que su cuerpo está más musculoso, es más alto que antes, más atlético, me sorprendo y él lo nota)

-Controla tus hormonas mujer, de por si me veré muy sospechoso saliendo de tu cuarto así... solo espero que nadie lo note... (se cruza de brazos mientras me aguanto la risa, es un tonto)



Sathara

Editado: 17.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar