Licantropía Vol. 2

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 28: Do I Wanna Know? / Arctic / Monkeys

     En cuanto termino de vestirme volteo y la noto caminando por la habitación, agarra mis cosas y las ve con curiosidad para después ponerlas de nuevo en su lugar. 

-Bien... Supongo que ya escuchaste a grandes rasgos lo que está pasando... (noto como voltea hacia mí y sus ojos relumbran en la oscuridad) 

-Te lo dije... (es lo único que alcanza a decir mientras se cruza de brazos) 

-Lo sé... Y te agradezco que lo hicieras, pero... ¿Cómo lo sabías? ¿Quién te lo dijo? (la veo bajar la mirada con algo de tristeza) 

-No... Puedo decírtelo... (cierra los ojos) 

-¿Por qué no? (camino hacia ella enfrentandome a su mirada) 

-Por qué les temo... (su miedo es palpable) me siento tan estúpida... (suspira y camina hacia mi cama y se sienta en ella) yo creí que esto sería genial... Yo... Fui egoísta... Vanidosa... Y lo perdí todo... (pone sus manos en su rostro cubriendolo) 

-Sinceramente no sé que hacer contigo... No sé si me vas a traicionar... Si debo de temerte... (la veo fijamente y por un momento ambas nos vemos directo a los ojos) 

     De repente la puerta es golpeada sutilmente y antes de poder acercarme a ella, esta se abre y entra Marco agitado y nervioso junto con Germán. Cuando notan a Monique los dos se alertan, de inmediato Marco me toma de la muñeca y me jala hacia atrás de él, cubriendome con su cuerpo y poniéndose a la defensiva. 

-Tranquilo Marco... (le intento decir, pero parece que no me escucha) 

-¿Qué haces aquí Monique? (le pregunta sin dejar de verla fijamente) 

-Me invitó Claire... (se levanta de la cama y retrocede intimidada por Marco) no te recordaba tan alto Marco, tampoco tan salamero con Claire... Aún recuerdo cuando la odiabas a muerte... 

-Eso fue antes... Ahora todo a cambiado... Y pienso protegerla a costa de mi vida si es necesario (dice con seguridad, como si estuviera dispuesto a combatir a muerte con Monique) 

-¡No! ¡Tranquilos los dos! (intento sobreponerme a Marco y este solo voltea a verme desconcertado) ella no está aquí como enemiga... O eso quiero creer... (veo fijamente a los ojos a Monique, intentando descifrar sus verdaderas intenciones) 

-No puedo creer que hayas metido a esta loca a la casa (dice Germán preocupado) 

-No se puede quedar aquí, en cuanto lleguen tu papá o tus hermanos la olerán, no será difícil que la reconozcan, después de todo estuvo en el ataque de la otra vez... Todos ya detectamos su olor con más facilidad... (dice Marco mientras el cabello de su nuca se eriza) 

-Sabía que esto sería mala idea... (voltea a verme con reproche) 

-Monique... ¿Qué esperabas? No pretendas que eres víctima cuando has sido tu quien nos ha lastimado (me pongo frente a ella y noto algo de recelo en su mirada)

-Bien, si soy lo peor de sus vidas..  ¿Por qué me dijiste que viniera? (el odio empieza a salir por sus poros) 

-Por qué al parecer tu sabes quien está detrás de todo este problema en la ciudad, tu sabes quien atentó contra la vida de mi mamá... (esquiva mi mirada y clava sus ojos en el suelo) 

-No puedo decirte nada... No quiero que cuando acaben contigo vengan por mí... Por traidora... (lo dice con una voz apenas audible) 

-¿Se te olvida que ya me advertiste sobre el ataque a mi madre? 

-No es lo mismo... Puedo regresar y adjudicar todo a la simple coincidencia... (me dice molesta y camina hacia mí) 

-Pero seamos sinceras, tu no quieres regresar con ellos... (me cruzo de brazos) 

-No, pero tampoco quiero terminar muerta... Nadie me asegura que tu y tu familia sobrevivirán... Nada me asegura que yo no corro peligro... (entre cierra los ojos) 

-¿Entonces? ¿Por qué accediste venir? Si no es por esa pizca de esperanza 

-Mira, Iron.... Solo te recomiendo que no te confíes de Aldebarán, no es bueno... Creeme... 

-Justo a tiempo... Lamentablemente querida ya están comprometidos... (dice Germán mientras toma mi mano por la muñeca y la levanta mostrándole la sortija en mi dedo) 

     Arrebato mi mano y la escondo, busco entre mis cosas un par de guantes y me encuentro el collar que me dio Armand, tomo ambos anillos, el de él y el de Freya y los anexo junto con el dije de rubí, me lo cuelgo en el cuello y de inmediato pienso en Armand, tal vez el me pueda ayudar con ella. 

-Estás jodida si terminas casandote con él... (su expresión es de desagrado y sorpresa, mueve la cabeza en negación mientras camina hacia atrás alejándose de mí) 



Sathara

Editado: 27.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar