Lima Y Limón

Tamaño de fuente: - +

Protegerla

LIMÓN

Protegerla.

Eso es lo que debo hacer con Lima cuando conozca a mi madre.

La idea no me hace gracia, ya que mi madre es conocida como la mujer de hierro. No suelo hablar de ella, porque sé como es y lo cruel que puede llegar a hacer muchas veces. Casi nunca está en casa, pero sé que cuando descubrió que tengo novia, lo primero que me dijo fue; "Quiero conocerla lo antes posible".

Solo espero que todo vaya bien y que solo sean tonterías mías lo que estoy pensando. Pero igualmente, protegeré a mi novia de cualquier peligro.

Observo la ventana.

Su ventana.

Hoy es martes y quedamos para que se conocieran el viernes de esta semana. Ya solo quedan tres días... Tres días. Se dice pronto. Pero no es así. Observo a mi chica, que en estos momentos está haciendo los ejercicios que marcó el de tesorería para hacerlos. Yo ya los hice, pero verla a ella con esas gafas de empollona que no le gusta ponerse frente a los demás y escribiendo... Joder, es tan hermoso.

Pero el miedo se apodera de mí cada vez que pienso en la cita del viernes con mi madre.

Mi madre no es cualquier madre. Y sé que intentará destruir la autoestima de mi novia.

La idea de que tenga novia a mis diecisiete años no le agrada. Y más una chica que tiene una familia humilde, con una madre en paro y un padre camarero...

Pero a mí no me importa. Porque son unas increíbles personas.

Pero mi madre, no piensa lo mismo... Nunca hemos ido en el mismo barco.



Patri García

#590 en Otros
#164 en Relatos cortos
#442 en Joven Adulto

En el texto hay: juvenil, amor, instituto

Editado: 11.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar