Linaje

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 14

Hay momentos en la vida donde solo tienes una oportunidad de tomar una decisión, donde solo se presentan una sola vez. Viendo la cara de la persona que tengo ante mi, juraría y si no es así, me cambio el nombre, otra vez, que lo que me va a decir y proponer, no lo puedo rechazar porque como lo dije antes, son decisiones que se presentar una sola vez en la vida.

─ Te propongo un trato. Tú haces que Sharon regrese conmigo y no le cuento nada de nada a nadie sobre ti, al menos no le abro mi boca a Shep.

─ Y según tu, ¿Qué es yo quiero que no le cuentes a nadie sobre mi?

─ No juegues conmigo…

─ Ahórrate las estupideces y di lo que tengas que decirme, Fiquet. No tengo el todo el día, tengo clases a las cuales asistir.

─ Antes no te importaba el estudio, ahora si.

─ Tu no sabes nada de mi – me doy la vuelva, porque se que esto no va para ningún lado.

─ Tu reputación te precede, en casa. ¿A cual eras, o eres mas adicta?, ¿Kraft? ¿Heroína? ¿Éxtasis? – me paro, mas no me doy la vuelta – Veo que ya tengo tu atención, mi amiga.

─ ¿Qué es lo que realmente quieres? – mis dientes rechinan de lo misma fuerza que estoy empleando al apretarlos – No me cabe en la cabeza que te estas molestando con todo esto, solo porque quieres volver con Sharon.

─ Tienes razón. Yo no quiere volver con ella, yo lo que quiero es que tu, dejes a mi amigo Shep.

─ Tanto me odias para que me amenaces de esa manera.

─ Si – en su tono hay burla – si te odio.

─ No era pregunta. Pero lo que no entiendo es, ¿Por qué? No te he dado motivos.

Sabía que él sabía algo, lo vi en sus ojos cuando cruce miradas en el comedor. Valak tuvo que haber revelado información para sacar más información sobre Sophia. Eso se le llama dar y recibir, un truco sucio, pero muy efectivo.

Al parecer las cosas por aquí se van a poner un poco turbias, si esto sigue así y presiento que esto no va hacer agradable para Natasha. Puede ser el momento de Sharon de saber la verdad, al menos no toda, pero es lo más probable que se entere por otras bocas y no de la mía.

─ ¿Qué dices entonces? – vuelve a insistir – Terminas con él y te doy la oportunidad de estar conmigo – este si es un completo idiota. Mi risa inunda la cancha de baloncesto al aire libre, unos cuantos estudiantes que pasen presencia la escena.

─ Eres alguien muy chistoso – digo como puedo entre risas. El entrecejo de Arthur se arruga – No me mires así, tu te buscas que te digan cosas como estas.

─ Yo no estoy jugando – su tono de voz es alto y amenazador.

─ Yo tampoco y si crees que voy a caer en tus amenazas de pacotilla, estas equivocado. He escuchado cosas peores y mas insinuantes que esas, no vengas y me jodas con tus juegos ridículos de niño consentido y mimado – la vena del cuello de Arthur sobresale de la piel. ¡Usp! Lo hice molestar de verdad. – Así que si no tienes nada más que agregar, me voy.

Me giro dejando un muy molesto Arthur, pero me vale un maldito rábano lo que él este pasando. Tengo cosas mas importantes de que preocuparme. Se que lo que paso el sábado en la noche, con el oficial Valak, no se va a quedar hasta ahí. Cuando se quede sin con que culparme, buscara hasta el mas mínimo error en mi para acusarme ante la ley.

─ Te vas arrepentir. Tu historial lo sabrá toda la escuela – le saco el dedo del medio y eso al parecer, lo saca mas de sus casillas – ¡Te vas a arrepentir, Christina!

─ Como digas, niño consentido.

_______________

Fuck you, junkie!

Esta es la ofensa más patética que me han hecho, ¿Es en serio? ¿Aún siguen haciendo esta clase de burlas en las escuelas? ¡Por favor! Lo mas probable es que lo que lo hayan escritos sean ya mayores de edad. Pero como quien dice, “La edad no define la madurez”. Hoy reafirmo eso con toda seguridad del mundo.

─ Veo que ya todos saben lo que hiciste.

─ Así es. ¿Qué haces aquí?

─ Vine a hacer una entrega a la escuela.

─ Es cierto. Tu trabajo es transportar la comida que produce tus tierras.

─ ¿Piensas reportarlo? Sabes que esto es considerado acoso y es un crimen muy grave dentro de una institución.

─ Eso es estúpido. Hay cosas más importantes que un casillero manchado de pintura, con una “ofensa” escrita, ¿No lo crees así?

─ Cada quien tiene sus problemas y sabe cual es su limite a los suyos. ¿Cuál es tu límite? No creo que sea hasta aquí, viendo como estas de tranquila ante lo que ves.



CRIF

Editado: 17.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar