Linaje

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 20

Volvió a pasar, volví a fallar, volvió a morir otra persona que no debía, ¿Cómo me siento ahora? Devastada, arruinada… me siento como la peor porquería. Todo está cuesta abajo, todo se vino abajo.

¿Por qué no luchaste?

¿Por qué dejaste que te venciera?

Dejaste que ese desgraciado te ganara.

─ ¿Qué dices? – Sharon intenta acercarse, pero Valak se lo impide.

─ Señorita Pearl, Ackerman – Lewis le da un asentimiento de cabeza, como modo de saludo – Christina, ya sabes lo que tienes que hacer, no hagas las cosas más difíciles.

─ Como si ese fuera ahora el mayor de los problemas, Amelia.

─ Sophia… ¿Qué? – la incredulidad en el rostro de Sharon es palpable.

─ ¿La chica murió? – Lewis pregunta con asombro. Amelia y yo intercambiamos miradas no sutiles.

─ Se hizo todo lo que pudo con Abas.

¿Se hizo todo lo que pudo?

Sophia no aguanto lo suficiente.

Esas serian las palabras correctas, pero tú no estás aquí para atestiguarlo, no hay base para decir que no luchaste por tu vida esta vez.

─ ¿Es cierto eso, Christina? – Sharon me toma de las manos. En sus ojos hay un abismo de lágrimas, en donde refleja la simpatía por la muerte de Sophia. Asiento a su pregunta. Sharon rompe en llanto delante de nosotros.

Si pudiera hacer eso, lo haría, en verdad que sí.

El abrazo de Sharon es acogedor, protector, hay ganas de querer defender lo que hay en sus brazos. Es así como ciento este sentimiento en contacto, en este abrazo que por más que dijera que no, es algo que las dos necesitamos, de hace mucho tiempo.

Sus sollozos son más fuertes, haciendo que todo su cuerpo se estremezca, haciendo que el mío también lo haga. Lewis, los ojos marrones de Lewis reflejan compasión, tristeza ante la noticia de la muerte de Sophia, ante el mal tiempo que hay dentro de nuestras mentes y corazones.

Sophia Abas, te detesto por lo que has provocado.

Ese sería mi yo de hace unos días atrás, cuando supe en el lio que estaba, pero ahora no es así. Ahora es:

Sophia Abas, no se cuales eran tus razones por las cuales lo hacías, pero dejadme decirte algo. No estabas sola, pero decirte esto ya no cambiara nada, ya no cambiara el simple hecho de que estas muerta.

Por eso, Sophia Abas, te admiro.

Algunas veces le decía eso a Lola, después comprendí que no importaba cuantas veces hablaba enfrente de una lapida, ya no iba a escucharme. Ella no se iba a levantar para enfrentar el problema… que íbamos a enfrentar el problema juntas; o con Ron y Tony.

Le doy ánimos a Sharon en este abrazo, mientras que Lewis solo mantiene su mano en su espalda, bajando y subiendo con un suave vaivén. Miro al segundo piso de la casa, en donde esta Anik en la ventana, manteniendo sus ojos fijos en los míos. Luego se desplaza a Amelia, para terminar en Lewis y Sharon. Niego con la cabeza dándole a entender que no estoy bien, porque sé que mentirle va hacer una pérdida de tiempo, ella sabría de inmediato.

Asiente en modo de que entiende mi negación, lo sé por la forma como se abraza a sí misma, como sus ojos se caen, como esa metra negra se vuelve opaca… sombría. Detrás suya esta Natasha, mirándome con el ceño fruncido, sin entender la situación.

¡Tú nunca entiendes nada!

Esas mismas palabras me las dijiste cuando estábamos por abordar el avión que nos traería a Francia, aquí a Reims. Sabía que ibas a dejar todo en Sevilla, pero sabias que ese todo iba a estar bien y aún si me lo recriminaste. Ahora es mi momento de decirte.

Te entiendo, te entiendo más de lo que crees, hermana.

Deje un muerto en casa, deje que una vida se apagara delante de mis narices, deje a un padre sin hija, deje a unos amigos sin amiga.

Deshago el abrazo, sosteniéndole la cara a Sharon para decirle lo que debí decirle hace un tiempo.

─ Sharon – la llamo, pero ella lo que hace es negar – Sharon.

─ ¿Es que acaso no sientes nada? – sus crudas palabras me golpean con fuerza – No estás…

─ Llorar no va a resolver nada – mi honestidad ante todo.

Mis palabras para Sharon es como si fuera acido para su cuerpo, porque se aparta tan brusco que hace que me tuerza la muñeca, de la fuerza que hace a quitármela de su mejilla. Oculto la recién molestia en mi muñeca izquierda, bajando la manga del abrigo, como evitar que vean un golpe que no pueden ver.

─ Como… ¿Cómo puedes decir eso? – sus ojos están rojos, no es por la rabia, si no por el llanto. Sus manos tiemblan a sus costados.

¡Diablos! Está pasando por un ataque de nervios. Se tiene que tranquilizar o si no su presión bajara y no creo poder controlar esto. Le doy una mirada de advertencia a Lewis, avisándole que intercepte.

─ Sharon…

─ Esto era lo que querías – sus manos las estruja con fuerza. El cuerpo de Valak se tensa, porque puede ser que sepa que pasa – Desde un principio, ¡No es cierto! – su grito resuena en todo el lugar, dejando pasmado a Lewis.

Él no se esperaba eso.



CRIF

Editado: 17.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar