Linaje

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22

Bolt.

─ ¿Por qué siempre haces que las cosas sean tan complicadas?

─ ¿Por qué soy mujer?

No se hace esperar la carcajada de Lewis, quien este se mantiene con su vista en los obreros que se mueven de allá para acá, pero escucha todo lo que estamos hablando. Mi mirada puesta en él lo incomoda a tal punto que su carcajada disminuye, haciéndola sonar una risa nerviosa e incómoda.

Sé que no debería de mirarlo de esta manera, él lo que hizo, lo hizo inconscientemente y tampoco es algo por la cual no debería de actuar así, pero mi cuerpo y mente actúan de esta manera. Es inmaduro mi comportamiento hacía mi primo, pero me es inevitable sentirme molesto por lo que paso con Christina, ese día fuera de su casa.

Su incomodidad es tanta se que retira del lugar dejando a cargo a Katherine de las personas que muevan los muebles para la fiesta.

─ Si estas así con tu propia familia, es porque el problema es serio. ¿Qué paso?

─ Tú ya muy bien sabes que paso – cambio de hoja para comprobar de que los bocadillos que están en la lista, no sean tan exagerados – ¿Por qué pediste 3 tipos de pastel? – arrugo el entrecejo.

─ Lewis solo trataba de defender a su amada.

─ Te pregunte algo – miro a mi hermana, para verla observándome detenidamente – ¿Qué?

─ ¿Por qué te sigues negando? Eso no te llevara a ningún lado, Bolt. Eres mi hermano y te conozco lo suficiente como para saber que esa chica te importa más de lo que quieras admitir, o lo que tu cerebro quiere procesar.

─ Soy el novio de su hermana.

─ ¿Eso es lo que te bloquea? ¿Lo que te impide que avances? – niego – ¿Entonces qué es?

─ No es lo que tú piensas, no yo soy para ella…

─ Lo eres. – desvío mi mirada de la de mi hermana, apretando mi mandíbula – Eso es clara señal.

─ Es complicado.

─ Ahora dices que es complicado, – Katherine ríe – tú eres el complicado. – pongo mala cara – Hay algo mas, ¿Verdad? – asiento dudoso de responder.

─ Me impacto la manera como es capaz de soportar dolor, más sabiendo cómo es su cuerpo de delicado.

─ Te da miedo eso – vuelvo a asentir – ¿Por qué crees que ella no dijo nada sobre lo de su muñeca? – me encojo de hombros – Porque ella no le importa recibir daño físico, no sin con eso puedo proteger a las personas que ella realmente le importa.

─ Es ridículo – hablo con honestidad, sin ocultar la molestia en mi voz.

Todo eso me recuerda la historia que una vez me conto papá, en donde la protagonista sufrió… sufría en manos de personas malvadas que lo único que querían era su poder, su sangre. Y todo lo hacía para salvar a su amado, a ese amor que poco a poco le fue enseñando que era malo, dañino, que lo único que hacía era provocarle dolor y pena. Al final de la historia la chica muere con odio, porque su amor jamás fue correspondido, porque su amado fue el mismo que acabo con su sufrimiento. Él mismo fue quien la mato.

─ Sé que piensas en papá.

La mirada de Katherine ahora es lejana, tiene sufrimiento en sus ojos. Ella también sabe de la historia y por algún motivo, ella siempre que recuerda eso tiene esa mirada.

Tal vez ella… tal vez Katherine tiene un amor no correspondido.

─ Katherine…

─ Tu mismo ya has visto la tristeza que hay dentro de esa chica, la soledad que hay en los ojos de Natalie.

¿Soledad en los ojos de Natalie? Natalie…

No es por nada, pero le queda mejor su nombre de pila, que el de Christina.

─ No entiendo.

─ ¿El qué?

─ Sus tres hermanos también perdieron a sus padres, no solo ella. ¿Por qué solo Christina fue la que cambio… es la única que al parecer le afecto?

─ Todos lo hicieron, pero ella no solo perdió a sus padres. ¿Has escuchado de una tal Lola?

¿Lola? Creo que es escuchado ese nombre en algún lado, creo…

Días atrás.

Siempre te guardas las cosas, a pesar de que no sean tuyas.

Dora mantiene su expresión calmada, pero sé que le cuesta mantener este estado, lo veo en sus ojos.

Por eso lo hago – responde simple.

¿También aplica eso a Lola?

¿Qué? – mi cuñada no cree que Natasha le haya hecho esa pregunta.

Lo que oíste. Vámonos Bolt, se está haciendo tarde. Al parecer mi hermana como siempre, me oculta cosas.

Bien.

El color de la cara de Christina cambia radicalmente, como si le diera coraje las palabras de su hermana, de hecho como si más nada a la mención de esa tal Lola fuera sido un interruptor de emociones.

Antes de arrancar, la mire con recelo, esperando que mi novia no haya provocado algo malo.

Siempre fue así, – dejo que Natasha saque su enojo – por eso término como término.

¿De qué hablas? – sus palabras me confunden. Natasha al ver que hablo en voz alta deja de mirar sus manos en su regazo, para enfocar su vista en la ventana.



CRIF

Editado: 09.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar