Listón azul

Tamaño de fuente: - +

XXIX

Afrodita nos pidió que la acompañáramos al vagón restaurante así que me cambié de ropa y ahora vamos por los pasillos hasta llegar al vagón más bonito de todo el tren, la vez pasada que estuve aquí no vi ese vagón,  los movers solo ocupan los primeros 3 vagones y ese es de los penúltimos antes de llegar a los de carga; el tren es mucho más largo de lo que me imagine. Demian camina con mucha tranquilidad, lo veo de reojo desde la altura de mi silla, tiene una sonrisa, me mira de reojo y le desvío la mirada.  

Llegamos al vagón restaurante, Demian abre la puerta y es un vagón sencillo pero muy bonito, tiene un pequeño candelabro en medio y las mesas son de madera  con copas y cubiertos de plata, está completamente vacío salvo por una mesa de en medio; hay un hombre dándonos la espalda y Afrodita viéndonos llegar; la joven nos mira y exageradamente nos saluda con entusiasmo, “por aquí” la veo mover la boca sin emitir sonido; como si hubiera mucha gente. Yo le sonrío cortésmente pero puedo ver como Demian se tensa un poco. ¿Es por Afrodita o por Telanius? Una pizca de celos me invade nuevamente ¿Acaso estos dos habrán tenido algo? ¿Cómo no lo pensé antes? Aunque ella se ve mucho más chica que inclusive yo… pero ¿eso qué? No creo que eso sea un factor que detenga a Demian Bull en su época de mujeriego… “en su época” me repito, como si estuviera completamente segura de que ese tiempo se hubiera acabado. Avanzamos a la mesa, Demian extiende la mano al hombre – tiburón, y yo lo miro por primera vez.

Telanius Striker; el tiburón del nivel 1, como lo llama Demian. Es un hombre maduro, de apariencia cansada, su cara es redonda y su cabello corto, no se ve tan extravagante como Lionel ni Demian, su traje es gris y pensándolo bien hace juego con el cabello y los ojos de su hija. Afrodita es algo completamente diferente su ropa parece sacada de las tiendas más caras del nivel 2 pero al mismo tiempo logra verse sencilla… inocente.

-Señor Bull-  acompáñennos por favor, Telanius invita a sentarse a Demian, me voltea a ver y me sonríe –señorita una disculpa, no tengo el gusto, soy Telanius Striker nivel 1- me extiende la mano

–Allisson Glass- le respondo, el hombre se me queda mirando sin soltarme la mano –Soy la asistente del señor Bull- Telanius me suelta la mano y ve a su hija.

-Un placer señorita Glass-

-No solo eso- Demian interviene –Allisson es mi pareja, estamos juntos-

Striker nos ve y asiente –Eso es bueno Bull, no importa que tan poderoso creas ser o llegues a ser, una pareja amada siempre nos hace mejores… nos complementa- Las palabras de Striker me hacen sentir importante, Demian me voltea a ver con una sonrisa.  -¿Mi complemento? Mi hija- Striker toma la mano de su hija y ella le sonríe.

-Gracias papi- les responde Afrodita dándole un beso en la mejilla a su padre.

-Pero bueno te pedí que vinieras por negocios-  Telanius hace una señal para que se siente Demian y este lo hace, yo me acerco a la mesa. –Tú y tú amiguito Lionel fuera del nivel 1 están haciendo que la gente dude de sus líderes empresariales.- Escuchar el nombre de Lionel hace que me de escalofríos. -¿Sabes algo de él?-

-Tuvimos una discusión hace poco- Demian me voltea a ver –Presiento que nuestras alianzas empresariales terminaran definitivamente-

-Y eso señor Bull es lo que nos distingue a ustedes dos y a mí-  Afrodita pone su mano en el hombro de su padre. –Se dejan llevar demasiado por sus emociones y combinan negocios con sus sentimientos- Striker  suena alterado.

Demian arquea las cejas y su cuerpo luce tenso.

-Sabía que no debía relacionarme con sus empresas y…-Afrodita aprieta el hombro de su padre interrumpiéndolo.

-Lo que mi padre quiere decir, es que estamos preocupados, sobre todo porque Lionel no ha dado señal de vida y ha habido bastantes problemas en el nivel 1- Afrodita es mucho más cautelosa.

-Señor Striker, jamás he fallado en ninguno de los acuerdos y creo con todo respeto que usted está viendo la partida de Lionel como una desventaja cuando, claramente no lo es- Demian no retira la mirada del tiburón de los negocios.

Striker comienza a reírse estridentemente. Afrodita me voltea a ver y sonríe, yo le respondo confundida.

-Demian Bull ¡qué bueno que coincidimos! Porque hablamos de lo mismo ¿no es así?- Striker se emociona y lo refleja enseñando esos dientes filosos que por primera vez si logro ver a ese tiburón.

-La cláusula 76-  responde Demian.

-En ese caso, pidamos una buena champaña. ¡Mesero!- Striker se encuentra contento.

-Creo que en este tren debemos ir a la barra papi, no te preocupes yo voy- contesta Afrodita.



Karlman Arroba

Editado: 02.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar