Listón azul

Tamaño de fuente: - +

II

La estación “Aleph” es la única vía que existe entre el nivel 3 y 2, antes había carreteras y caminos pero las guerras civiles los destruyeron, ahora están llenos de árboles y se corren rumores de que los niveles 1 y 2 colocaron animales mutantes cerca de las fronteras para evitar los migrantes, igual todo puede ser una mentira, tiene años que nadie intenta tomar esos caminos, después de todo ¿de que serviría? Para pasar de nivel tienes que cumplir ciertos requisitos, se tardarías más en llegar que en lo que te regresaran.

La estación es el edificio más grande del nivel 3, fue construida una vez que se lograron los acuerdos de la segunda gran guerra, dicen que su interior tiene similitud con un antiguo edificio llamado torre Eiffel, no veo para que invertir tanto en replicar un lugar que casi nadie recuerda o si quiera conoció. Usualmente el tren que de Aleph solo lleva vagones de carga con minerales y alimentos, sin embargo el primer vagón es para pasajeros, es extraño que alguien lo utilice, he visto dos o tres veces a representantes del nivel 2 venir para verificar cosas, no les gusta mucho quedarse en este nivel, siempre miran con desprecio todo y se cubren la nariz como si apestáramos. De verdad espero nunca convertirme en alguien como ellos. Nunca he visto a nadie subir de nivel… quizá yo sea la primera en muchos años.

-Bien hija ¿Qué te dijeron?- mi madre me mira nerviosa, a ella no le gusta la estación Aleph siente que es un lugar importante y no encaja.

-Me dijeron que los del corporativo me verían aquí a las doce en punto- 

-¿Los ves por algún lado?- mi mamá insiste desesperada, escaneo rápidamente, hay un grupo varias personas en trajes largos negros casi al final de la estación; son las únicas personas en la estación de modo que supongo son ellos. Nadie visita Aleph ¿para qué?  Los vagones de carga se llenan en otro lugar, no hay razón para venir. Nos acercamos a las personas y puedo ver  a Beth; una de las secretarias del corporativo donde trabajo.

-Sí, son las de allá ¡Beth!- agito mi mano mientras la hablo a mi compañera del trabajo. Beth me busca nerviosa, siempre fue una chica muy desesperada en la oficina, cuando me ve sonríe y comienza a saltar para que me apure, no conozco a las personas que están con ella; visten completamente de negro con pantalones entallados que son poco vistos en el nivel 3… aquí usamos pantalones holgados con grandes bolsas… son mejores para guardar cosas y más cómodos para largos periodos.

Nos acercamos a Beth, mi mamá se pone más nerviosa cada paso que da, mi papá sonríe en dirección a Beth; una sonrisa de orgullo quizá, volteó para ver a Dylan y él esta serio ¿Qué pasara por su mente? Hasta hoy la verdad es que nunca me había abierto tanto en emociones con mi mejor amigo.

-Son del nivel 2-  Dylan arquea las cejas, se ve molesto, no entiendo, él sabe que iré al nivel 2,

-Allisson, que bueno que llegas- Beth se me acerca agachándose mientras camina hacia mí, está es la clase de cosas que no me gustan, la gente se agacha a mi silla como si no pudiera entenderla si me habla de su posición o como si sintiera que soy tan débil que debe estar junto a mí.

-Hola Beth ¿Cómo estás?- intento ignorar que este a mi nivel.

-Muy bien Allisson, ellos son los movers; ellos tu sabes…- Beth señala a sus tres acompañantes que visten de negro –Te harán las pruebas para ver si puedes pasar al nivel 2- Nadie me dijo nada de una prueba.

-Lo siento… nadie me dijo nada de pruebas- estoy indignada, de haber sabido me hubiera preparado.

-Es algo rutinario señorita Allison- Me dijo uno de los movers que estaba estático mirándome fijamente, usan unos lentes oscuros que de alguna manera combina con su cabello relamido hacia atrás. El mover me indica el camino hacia una puerta. –En esta dirección está su entrada al tren, tiene cinco minutos para despedirse, el tren sale puntual-

Los tres movers caminan a la dirección que me enseñaron y entran por una puerta negra. Me giro para ver a mis papas.

-Les prometo que me esforzare al máximo para poderlos llevar conmigo- les digo a mis padres, ellos tienen lágrimas en sus ojos, ambos se agachan para abrazarme, no me dicen nada por unos segundos.

-Te amamos Allisson, esfuérzate mucho y vive bien- me dice mi papá mientras me acaricia la espalda.

-Eso es lo único que nos importa hija- termina mi mamá mientras se pone en pie, ayudando a mi papá.

Me prometí que no lloraría este día, no quería hacerles las cosas más complicadas a mis papas, pero no puedo evitar que una lágrima se deslice por mi mejilla. Dylan se agacha y con su pulgar limpia mi lágrima.

-No te preocupes Allison, estaremos bien-  Dylan me ve con esos grandes ojos cafés.



Karlman Arroba

Editado: 02.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar