Listón azul

Tamaño de fuente: - +

IV

Pasamos el vagón de las habitaciones y llegamos a otro vagón completamente blanco por dentro, no hay muebles salvo una plancha y una silla, las luces blancas hacen que la habitación luzca impecable.

-Señorita Allisson, yo soy Agatta y le haré su prueba de salud, en el nivel 2 intentamos tener un estándar bastante alto de salud física, también intentamos erradicar la mayor cantidad de virus y bacterias para la agradable convivencia de todos los integrantes del nivel 2, le haremos diferentes chequeos de sangre, así como escáneres de cuerpo completo para asegurarnos que no porte ninguna enfermedad o peste y en caso de que sí, la exterminaremos antes de que lleguemos al nivel 2. ¿Todo claro?-

-Sí- la mujer hablaba tan rápido y mecanizado que no supe que contestar, sabía de la existencia de los virus y bacterias sin embargo en el nivel 3 la medicina es tan poca que muchas enfermedades no son curables y no sabemos más, además aún sigo muy nerviosa por lo que ocurrió con Wes.

-Bien, ¿Puede sentarse en la plancha?- La plancha se encuentra muy alta para poder hacer mi maniobra desde la silla, no quiero que Agatta piense que soy débil así que me acerco a la plancha para analizar cómo lo haré.

La mover se da la vuelta y presiona un botón en la pared de donde sale una bata, un gorro, y diferentes utensilios que no tengo idea de cómo se llamen pero se ven terroríficos, Agatta voltea y hago como que no me doy cuenta que me ve –Discúlpeme señorita- Agatta presiona un botón en la pared y la plancha comienza a descender. La miro y ella tiene un rostro serio completamente inexpresivo.

-Gracias- hago mi maniobra y estoy sobre la plancha, uso mis manos para mantener la postura.

-Sujétese- Agatta presiona de nuevo el botón y la plancha sube a la altura original.

La mover agarra algo parecido a unos parches y se coloca frente a mí.

-Voy a colocar estos sensores en su pecho ¿le parece bien?- Agatta me observa con seriedad, le asiento y rápido mete sus manos debajo de mi blusa y coloca los parches en mi pecho. -Bien esto me dará todos los datos cardiacos y respiratorios-  

-Excelente- le digo un poco incomoda, nadie me había tocado debajo de la blusa, menos una mujer, sus manos estaban frías.

-Respire con normalidad, los datos me llagaran en unos minutos- Agatta se voltea, presiona otro botón en la pared, se da la vuelta y trae algo parecido a una pistola con una aguja en la punta. –Necesito extraer sangre para diversos estudios ¿me permite?- De nuevo solo asiento con la cabeza, ella se acerca.

Le coloco mi brazo de frente, ella lo observa y coloca la aguja en mi vena, jala del gatillo y puedo sentir un ardor, cierro los ojos, un tubo se comienza a llenar de sangre, tarda algunos segundos.

-Muy bien, doble el brazo y  manténgalo unos segundos -  Agatta presiona otro botón de la pared y ahora sale una pequeña repisa, hace algo con la pistola y la coloca en posición vertical sobre la repisa. –En unos minutos tendré su análisis completo de sangre-

-Bien- El silencio es incómodo, de alguna manera temo que Agatta me pueda hacer el mismo daño que Wes me hizo, temo relajarme y justo ahí me vuelvan a torturar. Me acuesto como me indico, el techo del vagón es completamente blanco, si ninguna marca de humedad como las de mi cuarto.

Agatta presiona otro botón y el techo abre una puerta de donde sale otra barra muy parecida a donde estoy acostada.

-Allisson cierre los ojos por favor-  Los cierro al instante. Siento un ligero cosquilleo en mi estómago. –Correcto, ya puede abrirlos, en unos minutos tendré los resultados de todos sus exámenes.- Agatta presiona el botón y la plancha baja a la altura de mi silla de ruedas, me paso a la silla y nos quedamos en silencio.

Agatta camina y presiona un botón que saca de la pared una barra, busca en su bolsa y saca una placa idéntica a la de Wes pero color rojo.

-Aproxímate por favor.- Me dice Agatta quien coloca su placa roja que también proyecta un cuadro, la mover también escribe mi nombre igual que la vez anterior. No me acerco, tengo miedo, no creo soportar de nuevo mis recuerdos olvidados. –Tranquilízate este no es un ordenador como el de Wes- me dice en tono serio y sin mirarme. Me acerco lentamente.

Agatta ve el recuadro, yo además de mi nombre no veo nada en él. Ella asiente y niega con la cabeza en varias ocasiones. Carraspea su garganta, pero de ahí en fuera el vagón esta en completo silencio, no sé qué hacer, comienzo a jugar con mis pulgares… eso hago cuando estoy aburrida, quizá sean segundos pero yo siento que es más..

-Bien- suelta tras quince minutos –Todo parece indicar que está bien, le inyectare…- Agatta camina a la pared de donde saco la pistola para sacarme sangre y saca otra pistola –este coctel para eliminar algunos hongos y bacterias que se pueden llegar a desarrollar pero no es nada serio.-  Agatta se acerca con la pistola, le extiendo mi brazo y ella coloca la pistola en mi vena, siento un ardor aún más fuerte que cuando me saco sangre, cierro los ojos –Sin embargo…- Agatta me mira con aún más seriedad de la que me ha visto en toda la prueba, si es que eso es posible –Permíteme- 



Karlman Arroba

Editado: 02.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar