Listón azul

Tamaño de fuente: - +

XV

Todo el tiempo he pensado que la vida consiste en esforzarse constantemente; y es verdad tienes familia, tienes amigos… pero la recompensa final se te da conforme al esfuerzo que imprimiste tu como persona, como individuo. La recompensa se da si logras desarrollar tu potencial sin importar si la gente te ayudo o te dejo de lado.   

Toda mi vida he intentado ser independiente y pese a que la gente pueda pensar que soy débil, siempre intento demostrarles que se pueden llevar una sorpresa por subestimarme.

La gente a mi alrededor siempre piensa que debe ayudarme… excepto Demian Bull.

El teléfono rojo suena.

-Buenas tardes señorita Glass- me dice esa voz aterciopelada del otro lado de la línea. -Llegaré mañana para revisar los papales sobre los nuevos contratos, le adelanto una felicitación-

-¿Disculpe?- le respondo, en las últimas semanas hemos trabajado en tantas cosas que no tengo idea de que pueda ser.

-El minero que usaba cloro y azufre, costo inferior pero los elementos que usa maltrataban la plata-

-Ah claro… mis primeros días-

-Muy productivos-  La voz de Demian me hace cosquilleos en el estómago -¿Esta lista para una semana de mucha acción?-

-Sí- grave error.

Demian entra por la puerta del hall.

-¿Lista señorita Glass?- me dice mientras contempla su puerta del infierno.

-Sí- muevo mi silla para alcanzarlo.

-No…- Demian levanta un dedo en señal de que me detenga –Hoy saldremos de aquí- con el mismo dedo hace una señal para que lo siga. Demian regresa por el pasillo y lo sigo, subimos al elevador y llegamos al techo, su helicóptero nos espera, los nervios se apoderan de mí.

-Dirá que solo busco una excusa para cargarla pero… ¿me permite?- Es tan caballeroso y sinceramente si necesito ayuda para subir a un helicóptero, no hay maniobra para eso. Me toma en sus brazos y puede sentir la tela de su traje en mis brazos cuando pasan por su espalda.

Demian me coloca en el asiento del copiloto y él se sube al piloto.

-Tranquila señorita Glass- me dice mientras me muestra sus relucientes dientes –Se como hacer esto-

Demian truena sus dedos y yo sonrió, el me mira con un poco de intriga, las hélices comienzan a girar.

Nos elevamos, los edificios del nivel 2 son enormes, son las montañas de metal y cristal más hermosas. Podemos ver todo el nivel, es más grande de lo que parece.

-¿Te gusta?- Me pregunta el piloto más sexy que he visto en mi vida… más bien el único piloto que he visto en mi vida.

-Sí-

-¿Ya notaste la ilusión?- me pregunta con una sonrisa

-¿Qué ilusión?- le pregunto sin entender.

-El nivel 2; parece estar en completo equilibrio pero si prestas atención- Demian me señala la ciudad –Notaras que la ciudad, es muy pequeña con toda la zona industrial- Demian señala con la palma muchas empresas –En el nivel 2 no dejan de ser empleados con mayor sueldo-

-¿Eso soy señor Bull?- Le pregunto a Demian.

-Eso somos todos señorita Allisson, piezas de un juego más grande… ¿Pero quién demonios lo juega?- Demian hace un gesto de dolor y cierra los ojos, el helicóptero se mueve violentamente ¿Qué ocurre? –“Eres un idiota Bull”- Se dice Demian así mismo con esa terrible voz siniestra.

-¿Demian que pasa? ¿Estás bien?- me agarro de lo que puedo, el pánico se quiere apoderar de mí, pero no estoy segura si es por los movimientos bruscos del helicóptero provocado por como Demian en vez de sujetar el volante del helicóptero se jala el cabello con violencia o solo por esa voz que Demian tiene al gritar de dolor.

-No, no, no, no- la voz siniestra me responde –¡Ahhhhh!- Demian regresa en sí. Demian saca una pluma de su saco… un plumón y comienza a dibujar un círculo en su palma, coloca 3 puntos con 3 líneas verticales, el dibujo comienza a brillar, le sale humo de la mano

-¡¿Qué te pasa Demian?!- El helicóptero da un giro de completo, todo lo suelto dentro del helicóptero sale volando. Demian se rompe los botones de su camisa y puedo ver los músculos de su pecho y abdomen, un tatuaje de un circulo con una estrella de seis picos comienzan a brillar, Demian coloca su mano el símbolo que trazo en su mano en su tatuaje. Los ojos de Demian se oscurecen por completo. Los tatuajes dejan de brillar. Demian comienza a respirar con regularidad, cierra los ojos unos segundos, los abre y vuelven a ser sus ojos verdes como esmeraldas. El helicóptero recupera la compostura por completo.



Karlman Arroba

Editado: 02.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar