Listón azul

Tamaño de fuente: - +

XXIII

Mi departamento está en completa penumbra salvo por cada que la luz de los rayos entra por mi ventana.  Me coloco frente a la ventana para contemplar el espectáculo de luces… jamás imagine que aquí esta clase de tormentas se dieran…

Un hombre se encuentra parado fuera de mi edificio, me hago hacia delante lo más que me permite mi silla, no puedo ver el rostro del hombre, no puede ser Line ya tiene más de veinte minutos que se fue. El hombre se encuentra rígido como piedra.  Un rayo cae justo a su lado,-¡ES DEMIAN!- el destello ilumina todo de blanco como una luz que nos quisiera devorar, mis ojos no perciben nada, la luz se va y mis ojos tardan nuevamente en adaptarse a la oscuridad, veo borroso y siento que mis ojos ardieran, los tallo y rápido busco la silueta de Demian… ¡ahí esta! Se movió unos 5 metros al frente y el rayo no lo toco… aunque aun así el impacto debió haberlo alcanzado, puedo ver la marca negra con líneas que dejo el rayo en la banqueta.

Demian hace unos movimientos extraños con las manos y el cielo se pinta de blanco, un fuerte trueno se escucha como un rugido.

No Demian… muevo mi silla, debo bajar, debo estar con él, rápido dirijo mi silla al elevador, el elevador me saluda con su voz cada vez más molesta, el elevador baja, abre su puerta y estoy en el lobby, empujo las ruedas de mi silla tan rápido que las puertas de la entrada del edificio aún no se abren, en lo que se abren puedo ver como Demian cae de rodillas, la lluvia lo tiene empapado, las puertas se abren… ¡Otro rayo!

¡El impacto fue directo en Demian!

-¡AAAAAAAAHHHHHHHH!- Demian grita de dolor, no puede ser, no veo nada, todo es blanco, puedo sentir un calor en mi piel erizándomela.

La luz se va.

Todo está oscuro…  abro mis ojos, nuevamente veo borroso, poco a poco siento como mi vista regresa a la normalidad, pero la silueta de Demian no está… no puedo ser… la marca negra en el piso es la única evidencia de que ocurrió algo.

-¡Demian!- grito desesperada. -¡Demian!- las lágrimas comienzan a resbalar por mis mejillas ¿Qué es esto? ¿Qué paso?  -¡Demian!- grito nuevamente, este no puede ser el final.

-Allisson- un susurro se escucha sobre mi… es él.

Demian viene bajando del cielo, su traje está completamente raído y chamuscado, viene lento como si pudiera levitar, muevo mi silla hacia atrás, Demian cae más lento, como si opusiera resistencia a la caída, coloco mi silla debajo de él y extiendo mis brazos como si pudiera atraparlo, Demian parece darse cuenta pues su velocidad aumenta… cae en mis brazos, no pesa nada, está delante de mí… indefenso… pero sé que no es un ser indefenso… es un demonio.

Demian abre los ojos y se levanta.

-¡Noooooooooooooooooooooooo!- grita viendo hacia el cielo, unas nueves se iluminan.

El cielo truena pero podría jurar que dice un nombre “!BUUUULL!” pero no puede ser, de la boca de Demian sale un humo negro que asciende a la nubes y el cielo se ilumina en relámpagos nuevamente.

Los tatuajes de Demian comienzan a brillas con demasiada intensidad.

-¿A- a – lli- s- s- sson?- Demian pregunta por mí tartamudeando.

-Estoy aquí- le respondo.

-Déjame- me dice con dolor.

Los tatuajes de Demian brillan entre su raída y quemada ropa.

El humo negro que salió de la boca de Demian regresa, se introduce por su boca, los ojos de Demian se ponen negros completamente, sus tatuajes se iluminan más.

-¡Demian imbécil!- Dice Demian con su voz siniestra, ahora su cuerpo es pesado, puedo sentir como mi silla se baja por el peso extra, 

-Niña…- me dice Demian siniestramente –Apártate- Demian se levanta y se coloca frente a mí.

Se escucha un poderoso trueno, me tapo los oídos por la intensidad del sonido, levanto la mirada y ahí frente a nosotros, está Lionel Ciel, con su traje quemado y raído igual que el de Demian, sus ojos completamente negros y siniestros.

Ciel se abalanza sobre Demian, Ciel le da un puñetazo a Demian en el pómulo, él se hace para atrás pero logra sostener el brazo de Lionel, le responde con un cabezazo, a Lionel le sangra la nariz, ambos se separan y se abalanzan comienzan a darse golpes en las costillas y rostro, ninguno se protege de los golpes, como si el dolor no importara sino el daño que se infringe en el contrario.

-¡Los siglos te ha hecho débil!- grita Lionel mientras da una patada en el pecho de Demian haciéndolo retroceder. –¡Ya me tiene harto ese rostro!-  Lionel corre para darle un puñetazo a Demian en el rostro.



Karlman Arroba

Editado: 02.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar