Llamaradas de Recuerdos

Tamaño de fuente: - +

Algo más antes de despedirme

¡Hola! Si llegaste hasta aquí, es porque has terminado de leer la novela. Antes que nada ¡muchas gracias! Leer implica tiempo, poner los ojos sobre el texto, acompañar a los personajes a través de cada palabra, y que hayas llegado hasta el final es el mejor premio que podías darme. En agradecimiento, quería contarte un pequeño detrás de escena de esta historia.

Llamaradas de Recuerdos es, efectivamente, mi primera novela. Lo que no conté en los carteles que subí a los grupos de Litnet en Facebook y a mi Instagram es que la escribí a los doce años, fue la primera novela que terminé de todas las que había inventado en esa época, la terminé el mismo día que cumplí trece años, y era bastante diferente del texto que llegó hasta vos ahora. Básicamente, porque me faltaba madurar como escritora y como persona también: era una pequeña adolescente escribiendo para adultos, pero ignoraba completamente, me faltaba experiencia, para entender y saber cómo funcionan los adultos, cómo piensan, cómo sienten, cómo resuelven sus problemas…

Tuve el acompañamiento de escritores maravillosos que compartieron conmigo sus conocimientos y experiencias a partir de que terminé de escribir la novela hasta que logré publicarla. Llamaradas de Recuerdos tuvo tres correcciones importantes, en las que maduró sin perder los núcleos principales: nace una niña que se comporta de manera extraña, la madre investiga y descubre, y se reencuentra con su familia anterior. Yo misma debí investigar también, para que la historia fuera verosímil: con una pediatra, una ginecóloga, médicos en general, por el embarazo de riesgo de Julia, el eritema de Amanda y su conducta peculiar, mucha filosofía hindú y reencarnación; también leí libros como Usted ya estuvo aquí, que existe realmente y pasó por mis manos como parte de la investigación para esta novela.

Llamaradas de Recuerdos, tal como acabas de leerla, se presentó por primera vez en 2005 en las ciudades de Resistencia, Corrientes y Buenos Aires, y lo más lejos que ha llegado (de mi mano) fue Asunción (Paraguay). Cuando se agotó la tirada en papel apelé a los formatos digitales y continué presentándola y difundiéndola de esa manera.

En Litnet actualmente estoy subiendo mi segunda novela, Bufeos, y en cuanto la haya completado continuaré con mi tercera novela, El Juego de las Máscaras, que en realidad estuve demorando porque quiero avanzar lo máximo posible en la trama antes de empezar a publicarla. El Juego de las Máscaras es una novela escrita en cinco partes (una saga, dirían algunos, si bien no la creé con esa intención). Las cuatro primeras partes ya están terminadas y circulando en formatos digitales; de hecho, la cuarta parte se presenta en Resistencia y Corrientes a comienzos de agosto, y la meta es presentar la quinta parte en agosto del año que viene. Yo no escribo en la plataforma: escribo en mi casa, reviso, corrijo, corrijo, corrijo, me corrigen, y cuando considero que el texto está bien, recién entonces lo publico. Pero para el lector es bastante frustrante tener que esperar hasta que la siguiente parte esté lista; es lo que viene pasando con El Juego de las Máscaras, que se va presentando a medida que cada parte está terminada, por eso quiero organizarme bien a la hora de empezar a publicarla aquí, de modo que la espera (de existir) para la quinta parte sea lo menos frustrante posible.

Si continúo, corro el riesgo de que esta carta sea tan extensa como algunos de los capítulos. Sí te comento que podés saber mucho más de mí googleándome (y si sumás a mi nombre el título de alguno de mis libros, sale mucha más información). Desde ya que también te invito a seguirme en mis redes sociales, cuyos enlaces podés encontrar en mi página de Litnet: https://litnet.com/es/marina-nill-u2818508/about y agradecidísima (sin compromiso) si empezaras a seguirme, ya que con 20 seguidores podría tener mi propio blog y eso sería un envión importante para difundir mis libros en esta plataforma. Pero, repito, sin compromiso.

Me despido por ahora agradeciéndote una vez más que me hayas concedido tu tiempo y me hayas permitido entrar en tu mundo con mi historia. ¡Buena vida y ojalá nos reencontremos en alguna de mis otras novelas!



Marina Nill

Editado: 01.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar