Lluvia de Amor

Tamaño de fuente: - +

Parte 2

Al llegar a casa encontré a toda mi familia reunida en la sala, al parecer me estaban esperando, ¿acaso me reprocharían porque llegué tarde?, me acerqué a ellos y tomé asiento.

—Hice algo? —Pregunté algo preocupada —¿Qué pasa?.

—El banco.

—¿Banco? —entrecerré los ojos.

—Mira —dijo entregándome una hoja.

La vi y era un acta en donde solicitaban que dejemos la casa en tres días. Al terminar de leer la orden vi sus rostros; no tenían expresión alguna.

—¿Por qué nos quieren desalojar? —era raro, ¿por qué nos iban a desalojar? que yo sepa no teníamos deudas con ellos.

—Necesitábamos un préstamo, pero teníamos que dar algo a cambio, así que hipotecamos la casa —comenzó a explicar.

—¿Hipotecar? ¿Pagar? y ¿En tres días? —me detuve a pensar.

Teníamos que pensar con la cabeza fría, pero no dejaba de preocuparme sobre lo que pasará, solo tenemos tres días.

Entré a mi habitación pensando en lo que podíamos hacer, me dejé caer en la cama algo aturdida.

A la media noche salí de mi habitación sin hacer mínimo ruido para no despertar a nadie; me dirigí a la cocina por un vaso con agua; cuando regresé a mi habitación escuchaba pasos, salí a observar por la rejilla de mi puerta y era mi madre hablando por teléfono y caminando en círculos, por lo poco que había escuchado suponía que hablaba con su jefe, ella estaba solicitando al parecer otro préstamo —era algo a lo que siempre me negaba, pero al parecer era la única solución por el momento —cerré la puerta —traté de distraerme con el celular; lo primero que hice fue prender el reproductor de música —la música alivia de alguna u otra forma el alma es lo que siempre dicen así que lo puse en práctica —empecé a revisar mis mensajes y me di con una sorpresa... 
Un tío al cual no había visto después de años me escribió, él es muy importante para la familia; no dude en responderle inmediatamente, sabiendo de que no habría respuesta hasta la mañana siguiente ya que él vivía en los E.E.U.U y como se sabe los horarios son totalmente distintos, cerré los ojos por un momento y quedé profundamente dormida.

Desperté temprano -aish ojala fuera así siempre —Tomé un baño largo; apenas sonó el celular salí de la ducha para contestar; al ver quien era salté de felicidad, era Marcos, mi tío.

—¡¡Tío!! —pegué un grito.

—Casi quedo sordo, ¿cómo estás?.

—Hmm bien o algo parecido, estamos pasando por algo delicado, verás noso...

—Si lo sé, ayer hablé con tu mamá y me comentó por lo que estaban pasando —dijo interrumpiéndome.

—Wao que rápido llegan las noticias.¿Y a qué hora fue eso? por qué no me lo mencionó para nada.

—¿Eso es importante?

—No, descuida —había algo raro; acaso con el que hablaba mi madre ¿Era él?. No, no lo creo —Siento que tratas de decir algo más.

—¿Se nota? —preguntó sorprendido.

—¿Qué es lo que quieres decirme?, ¿Es algo malo?.

—Siempre con preguntas —era algo normal en mí hacerlas —Bueno, lo diré sin rodeos; quiero que vengas a vivir con nosotros —quedé en silencio por unos minutos —¿Hola?.

—Si si, aquí estoy.

—Hablé con tu mamá sobre esto y al principio no le gustó la idea, pero le expliqué en que podía ayudarte, así que tu mamá dejo que decidieras —¿en serio? no podía creer, ¿mi madre dejará esa decisión en mis manos?.

—¿Viajar?.

—¿No te gustaría venir a América?

—No mentiré, me encanta la idea.

—Podrías estudiar y trabajar mientras pasa esa situación, estaría feliz si vienes conmigo.

—No es un momento oportuno.

—Te daré un día para pensarlo —Oh gracias un día para tomar una decisión tan importante —mañana estaré ahí, ya todos lo saben.

—¿Mañana? —¿Ok? Todo lo saben, menos yo —Me me tomó por sorpresa, pero está bien, mañana entonces.

Viajar era algo muy tentador; tenía que tomar la decisión correcta, esa definiría en parte mi vida. Sentada en mi cama empecé a debatir.

 



KathyNR

#684 en Fanfic
#6254 en Novela romántica

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar