Lo peor de dos mundos

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 6

— Porfavor no me mates —  Suelto una risa seca, las súplicas me encantan, oler su miedo, escuchar sus acelerados latidos, el temblor de su cuerpo, las lágrimas, despierta más y más mi sed.

— Defiéndete, pelea por tu vida — Le muestro la mesa frente a ella, tiene varias armas para que intente defenderce, se levanta y toma un estaca, que predecible. Pero demos le la oportunidad, mientras más luchen por su vida, más saboreo su sangre.

Me acerco lentamente a ella, se acorrala en la esquina del cuarto, pongo una mano a cada lado de su cabeza, su miedo huele exquisito. Me mira con miedo y odio, me clava la estaca justo en el pecho, le dio a su punto. Miro la estaca en mi pecho y ahora la miro a ella, le sonrio.

—  Dejame contarte sobre la estaca al corazón, es tan solo un mito creado por los humanos, a caso que esta este bendecida por un padre y allá sido sumergida en agua bendita pero de igual forma no funciona para matar a un vampiro, por lo menos no aun original como yo, te puede debilitar pero tan solo son segundos, como pretendes atacar algo que ya está muerto. Te daré otra oportunidad de elegir otra arma, se niega llena de miedo —  Porque temes si hace sólo unas horas me suplicabas que te hiciera mía.

— Vete al diablo — con un solo movimiento ya la tengo acorralada, la tomó por el cabello, hago a un lado su cabeza para dejarme paso libre a su cuello, beso su cuello, a pesar del miedo que tiene se tensa con mis besos.

— Disculpe la interrupción señor pero..

—  ¡Largo! — Saben que odio que me interrumpan

—  Señor es importante

Me giro para ver a mi sirviente — A caso no entendis...

— Se trata de un Mestizo señor — Lanzó a la chica al otro lado del cuarto - Arabella Keneaby lo busca señor — Interesante

—  Ahora mismo voy — Dirijo una ultima mirada a mi presa — Es toda tuya.

 

 


(******)

 

 

Entro a mi despacho, la mujer está sentada dándome la espalda, se gira al escucharme entrar.

—  Arabella Keneaby, líder de los Lycan's y la primera mujer en ser elegida por Lucifer a que tengo el honor de tu visita, tiene que ser algo importante para atreverte a entrar a mi castillo repleto de vampiros.

—  Neamh Mairhb tan egocéntrico como siempre, si no fuera importante no me atrevería a pisar tu sucio castillo lleno de sanguijuelas. —  Me da una ligera sonrisa

— Vayamos al grano, que haces aquí Arabella.

— Te va a encantar la noticia, resulta que uno de mis contactos siento algo nuevo, algo que hace siglos no sentía.

— Déjate de rodeos así que habla claro.

— Sintió la presencia de un Mestizo. —  La miro fijamente, eso es imposible.

— Como estas tan segura de que es un Mestizo, están prohibidos por Lucifer.

—  Creeme mi contacto jamas a fallado, al parecer es un nacimiento natural.

Doy un golpe al escritorio — Imposible, no haya forma de que nazca por naturaleza, su única forma de existencia es por creación de Lucifer no existe otra manera . Aunque ahora que lo dices eh estado sintiendo un aura bastante fuerte.

— Al parecer si, parece ser que es hijo de ambas especies, también sentí esa aura pero es imposible rastrearla.

Me levanto de golpe, eso es un delito entre ambas razas y se paga con muerte. Tomo mi teléfono para llamar a uno de mis sirviente de más confianza.

—  Dígame señor

— Drake quiero que des aviso a los cazadores de que existe un Mestizo, investiguen de donde salido y en donde esta, quiero que me traigan a los padres del engendro, los quiero vivos ¡Ahora!

— Si señor — Sale del despacho

—  Por el momento solo intervendrán los cazadores.

— Es probable que el Mestizo sea criado por unas de las dos razas, si intervienen ambas en la búsqueda no quiero guerra.

— Vampiros o Lycan's se consideran traidores si alguno encubre al mestizo, así que también pagarán con la muerte.

— Hagamos un trato Neamh, demos paz a la rivalidad entre ambas razas en lo que encontramos al mestizo, si el traidor es de tu raza tu mismo te encargarán de ellos y yo haré los mismo con mi raza, no quiero que tu gente se meta con mis manadas.

— Es interesante tu propuesta, la acepto pero solo en lo que encontramos al moustro después de eso, todo regresa a la normalidad. —  Estrecha mi mano.

Ahora acabemos con ese maldito error.

 



Borges

#140 en Thriller
#60 en Misterio
#346 en Fantasía
#253 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, hombreslobo, brujas

Editado: 23.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar