Lo peor de dos mundos

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 7

Llevo una semana viviendo aquí, me siento a gusto, la convivencia con los chicos avanza poco a poco, me llevo muy bien con Bram y Zean, con los demás solo e cruzado dos palabras.

Ellos me van a ayudar para llegar a mi transformación, no me agrada la idea de convertirme en un perro gigante esa no es mi naturaleza, pero tienen que creer que soy como ellos o estoy en el intento de serlo.

Estamos en octubre y el bosque esta totalmente blanco por la nieve, eso es aun mejor para mi.

Según Gabriel iniciaremos con entrenamientos, para que el gen se vaya desarrollando. Hace días que no e tenido el dolor de cabeza o el dolor horrible de los huesos.

¡Toc! ¡Toc! —  Antes de abrir la puerta me pongo el collar.

Estoy parada frente al espejo, observo como cambia el color de mi piel. La puerta se abre.

—  ¿Estas lista? — Bram entra a mi cuarto y se para justo detrás de mi. El espejo esta justo enfrente y si se da cuenta — Es un bonito collar, pero no creo que lo necesites para entrenar deberías quitártelo — Pone su mano en el collar para intentar quitarlo, me apartó rápidamente.

— No.. me lo puedo quitar es..

—  Importante — Me interrumpe — Era de alguien especial

No

Si, era de mi mamá — Mira el collar y luego a mi

— Entiendo, bueno te esperamos abajo y deberías ponerte un sueter afuera esta nevando —  Sale del cuarto,

JA yo necesitar un sueter porfavor 

 

(*****)

—  ¡Mierda! ¿Que es esto? —  Mi cuerpo tiembla y mis dientes chocan, parezco un gusano no puedo dejar de moverme.

— Se llama frío cariño — Estoy afuera de la casa, con Carmilla y Gabriel, estamos esperando a los chicos

—  Nunca has sentido frío — Miro seriamente a Gabriel ¿Es en serio su pregunta? — Lo siento lo olvide

—  Al parecer el collar también te hace tener sensibilidad, como una humana es impresionante no crees. —  Claro dicelo a mi cuerpo temblando.

— Por dios mujer te va a dar una pulmonía —  Cameron se para a mi lado, se quita la chaqueta me la pone y se va sin más. Me encanta que sea tan conversador.

 

(*****)

 

 

Comenzamos corriendo, ustedes saben la velocidad de un vampiro, pues resulta que el estupido collar también me quito esa habilidad, jamas en mi vida me había cansado ni siquiera sabia que podía respirar, corrí como por un minuto y ya no podía más.

Fui la burla de mis compañeros, no pude alcanzar a ninguno tan triste es que ya ni siquiera los veía. Si pude a ver humillado pero ¡Noooooo! Tengo que fingir ser una humano común y corriente.

Justo ahora estoy tirada sobre la nieve, me siento humillada.

— Vamos arriba — Connor me ofrece su mano - ahora te enseñaremos el combate cuerpo a cuerpo. —  Me levanto, como es que puede estar como si nada.

—  Sabes me sorprende que tengas ese super cuerpo y no tengas condición —  Zean se burla de mi — Corres igual que una anciana — Connor también se rie

— Shhh ya callence

Entramos a la casa, vamos a lo que parece ser el sótano.

Esto no es un sótano común y corriente. Al bajar te encuentras con un pasillo largo, Ahí varias puertas, cada una tiene un letrero pegado, armas, sala de juegos, consultorio, gimnasio, sala de entrenamiento, entramos en esa.

Al entrar es un espacio bastante grande, tiene un ring al fondo, varios costales de boxeo, unos maniquís de esos que se usan para golpear. Esta interesante el lugar.

—  Aquí será donde aprendas del combate cuerpo a cuerpo —  Habla Connor

—  Con quien se supone que voy a entrenar —  Zean, Bram, Connor y Adler estas parados frente a mi, se miran entre ellos.

—  Conmigo cielo — Adler me guiña un ojo, genial con el niño bonito.

Realmente no me molesta pelear se hacerlo y estoy segura de que puedo derribar al Adler sin problema. Crecí entrenado el combate cuerpo a cuerpo, muchas veces lograr derribar a Jack, mi padre insistió en que debía aprender a defenderme. También se unas cualquier tipo de arma.

La puerta se abre y entran Cameron, Gabriel y Carmilla.

Zean me invita a caminar hasta el ring, me quito la chaqueta de Cameron y subo. Adler también sube y se quita la playera, tiene un escultural cuerpo, pero si cree que eso me va a distraer esta muy equivocado.

—  Lista — Asiento — Primera regla nunca le quites los ojos de encima que tu oponente

— Dale duro Ember — Volteo al escuchar el grito, es Zean.

Justo cuando volteo, Adler lanza el primer golpe, que logró esquivar con facilidad, no tengo velocidad pero al parecer mis reflejos ¡si! —  Gran distracción —  Le sonrió

Nos movemos en círculo —  Bueno no eres tan tonta como creía - ¿Como me dijo?

Suelta una patada, me hago aun lado —  Tienes que ser mas rápido — Ahora yo lo pateo en las costillas, pero antes de que pueda bajar la pierna, el la agarra y me hace caer de una manera agresiva al piso.

—  Asi o más rápido cariño — Se burla —  Segunda regla, jamas subestimes el poder de tu opon... — Pateo su pierna haciendo retroceder tan solo un poco.

—  No te enseñaron que durante una pelea no se habla. — Me levanto

— Uhhh —  Zean de nuevo, me rio.

Giro la vista y todos están pendientes del combate, Adler me toma por la espalda (cobarde) con una mano enrolla mi cuello, trato de safarme pero con la otra mano me sujeta firme, tiene la mano dentro de mi blusa. Con el codo golpeó sus costillas, no da resultado así que mi codo ahora se dirige a su cara, con dos logro hacer que me suelte, me empuja, al darme vuelta recibo un puñetazo en la cara, caigo como costal.

Toco mi nariz y esta sangrando, gruñó, se acabo. Me levanto con intención te quitarme el collar, mi mirada se cruza con la de Carmilla y niega algo preocupada, bien no me lo quito. Mi mirada va hacia Adler me mira sonriendo, su respiración esta acelerada, tiene sangre en el labio ¡Mierda! Veo como la herida cierra al instante. Pero la sangre sigue ahí, se controlar la sed pero llevo semanas sin beber.



Borges

#153 en Thriller
#71 en Misterio
#412 en Fantasía
#296 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, hombreslobo, brujas

Editado: 23.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar