Lo peor de dos mundos

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 17

¡Pelea!

 

La sensación del agua caliente sobre mi cuerpo me sigue pareciendo una sensación tan increíble, me limpio la sangre, necesitaba un momento de tranquilidad, nada mejor que un buen baño para hacerte sentir mejor. Salgo de la ducha, me colocó la toalla al rededor de mi cuerpo, cepillo mi cabello, algo que me gusta es que en tan solo unos minutos se seca. Me miró al espejo, tenía tiempo que no veía mi reflejo como realmente era, por un momento casi me creo el ser una humana normal.

Un olor familiar inunda mi olfato ¿Y ahora que quiere? Salgo y no lo veo a primera vista pero se que esta en mi habitación — Bien me vas a decir que haces aquí — Me cruzó de brazos, debajo de la toalla no llevo nada puesto pero eso me tiene sin cuidado, sólo quiero saber que quiere. Me recargo en la pared con los brazos cruzados, cierro los ojos cansada — Vas a hablar  — Su olor se hace más intentos, escucho cada uno de sus movimientos, se detiene justo frente a mi, al abrir sus ojos me encuentro con unos ojos amarillos — Te fuiste sin decir nada — Tiene una risita de lado.

— Crei que ese seria nuestro secreto pero tenias que hablar — Levanto una ceja.

— No debiste llamarme mentirosa.

— Pero lo eres.

Respondo lo más fría que puedo — Lo somos — Quita su estúpida y perfecta sonrisa, con esos ojos amarillos me mira de arriba-abajo — No saldrás corriendo otra vez — Se acerca más a mi, tengo que levantar la vista, es más alto que yo.

Una pregunta ronda en mi cabeza ¿Porqué no les dijo la verdad? Que razón tenía para mentirles, ni siquiera me conoce. Necesito preguntarle.

— Quiero verte como realmente eres, sin máscaras — Da un paso más, su pecho choca con el mio, cambio mis ojos de color, no se inmuta al ver el cambio. Sus labios chocan con los míos, me estoy haciendo adicta a sus besos, cada vez se hace más intenso, roza su mano desde mis caderas hasta la atadura de mi toalla, su mano se detiene justo en el nudo. Intenta quitarlo pero lo detengo.

Reacciona Ember, esto no puede pasar, recuerda que te vas a ir de la casa y probablemente jamás lo vuelvas a ver. Detengo el beso, me alejo de el.

— Ya deberías irte — No responde, camina hasta donde estoy, camino mi aspecto por completo, le dejo ver mis colmillos — No sientes repulsión a esto — Señaló todo mi cuerpo con las manos.

— No, eres jodidamente... perfecta.

 

 

 

(***********)

 

 

 

Ya amaneció,  está nevando más de lo normal, lo cual me encanta, termino de empacar mi última maleta, el cuarto lo dejo tal y como lo encontré cuando llegue, bajo las maletas, escucho el ruido de la cocina y camino hasta ella. Solo se escucha el ruido de los cubiertos, cuando entro Milla se levanta y me abraza, es tan cálido, Gabriel esta parado justo detrás de Milla. El también me abraza.

— Quiero darte las gracias por lo que hiciste por Milla — Me aprieta aun mas — Si le hubiera pasado algo yo..

Lo tranquilizó — Jamás dejaría que le hicieran daño.

— Lo que hiciste — Lo interrumpo

- Lo haría por cualquiera de ustedes - Digo eso mirando hacia la mesa, sólo Bram me mira y da una débil sonrisa, la idea era hablar con ellos pero veo que no les interesa tener que hablar conmigo, así que lo mejor es irme ya mismo. Cameron me mira por sólo un segundo, es tan fría y sin ningún tipo de sentimiento, no veo ningún brillo en ellos.

Después de como lo despreciaste y le dijiste que jamás podrías estar con alguien como el ¿Cómo esperas que reaccione?

Tenía que alejarlo de mi, no quiero lastimarlo, no quiero que este en peligro, siento un presión sobre mi pecho, ¡No debo permitirme sentir nada! Estoy destinada a causar daño, eso ya lo vieron, salgo de la cocina - Milla, Gabriel, quiero darle las gracias por todo lo que hicieron por mi - Milla tiene los ojos llorosos - Son como unos padres para mi, lamento haber causado tantos problemas.

— No tienes porque irte, está también es tu casa — ¿Alguna vez la fue?

— No puedo estar en un lugar en donde ya no soy bienvenida, pero no se preocupen por mi voy a estar muy bien — Tenía una esperanza de que alguno de ellos me pidiera que no me fuera, está vez ni Bram salio de la cocina, están en completo silencio. Doy un último beso a Gabriel y Milla para salir pero un ruido proveniente de afuera me pone alerta, el olor a sangre se hace notar, los chicos que me odian también salieron de la cocina, camino hasta la puerta y la abro, en ese momento un cuerpo cae sobre mi, me quito y cae al suelo. Se queja de dolor,  me pongo a su altura y me doy cuenta de quien es.

— ¡Jack! — Mi hermano tiene la cara llena de sangre, tiene heridas por todas partes, algo es seguro usaron titanio para atacarlo — ¿Quién te hizo esto? - No tiene fuerzas para responder, Milla corre hacia el, le dice a los chicos que nos miran indiferentes y sin entender nada, que necesita atención inmediata pero ninguno se mueve — ¡Porfavor! — Les suplico pero no se mueven, ¡bien! Lo levanto sin ningún problema, Gabriel me pide que lo lleve a la enfermería, llego y lo recuesto.

— Ember lo mejor es que salgas de aqui, nosotros nos encargamos — No es un petición,  Gabriel me corrió, aunque no lo demuestre se que tiene miedo de que pierda el control por la sangre. 

Mi hermano ¡Mi hermano esta grave! ¿Quién se atrevió a hacerle daño a mi hermano?

Salgo de la casa, yo no puedo hacer nada por el, sólo me queda esperar, me dejo caer al suelo, estoy cansada (no fisicamente) si no metantalmente, ya no puedo más,  son demasiadas cosas juntas.

— ¿Sigues aquí? 

— No idiota ya me fui, lo que vez es un espejismo — Me levanto

— ¿Porque no te vas de una vez? — Camino hasta Adler, quedo delante de él, no estoy de humor para esto.

— Y si no quiero

— Tendré que echarte yo mismo — Suelto una risa sarcástica



Borges

#156 en Thriller
#72 en Misterio
#407 en Fantasía
#294 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, hombreslobo, brujas

Editado: 23.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar