Lo que el destino unió

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15

MATT

—Lo siento nana, pero con personas como esa no las puedo soporto —mi nana me miró sin entender nada, pero con también me miraba con desaprobación.

Logan miraba con asco a Beth, no es de extrañar ya que él sabe toda la verdad sobre esa.

—Beth, largo de mi habitación. Sabes muy bien que no me gusta que entres —le dije de la manera más calmada que podía.

Beth, tenía una cara de "tristeza" que ni ella se la podía creer, mientras que sus ojos se estaban cristalizando; si no la conociera tan bien diría que está llorando, pero sé que sus lágrimas son de cocodrilo.

—Fuera de mi habitación, Beth —le dije con tono autoritario y gélido.

—Como usted ordene joven Matthew —dijo cabizbaja y con la voz "rota".

Beth salió de la habitación sin emitir palabra alguna, mi nana fue tras ella. Se notaba que estaba enojada, pero no dijo nada al respecto.

—¿Por qué no la has despedido?

—Ya sabes, mis padres la aprecian y si la llego a despedir me harán un interrogatorio del cual quiero evitar.

Logano solo asiente con la cabeza.

—Rubio pudes traer el desayuno por favor, ya sabes que no quiero que esa me traiga nada. Quizás nos envenene

Logan se empezó a reír, pero al ver que no me reía su semblante cambio.

—¿Qué? Lo digo enserio, no confío en ella.

—Sabes, hace mucho que no me decias rubio ya me estaba preocupando —dijo Logan soltando una carcajada, la cual me contagio.

Después de eso Logan fue por nuestro desayuno.

LOGAN

Salí de la habitación de Matt y baje las escaleras, cuando estaba por entrar a la cocina escuche que Beth estaba hablando con Rebeca —la nana de Matt.

—... Pero no se que le pasa conmigo al joven Matthew —dijo entre fuertes sollozos.

—Beth, no llores —Rebeca le decía, mientras le acariciaba la espalda.

No quería seguir escuchando, nada más que proviniera de ella. Entre a la cocina Beth se limpiaba sus "lágrimas" y se levantó de los asientos de la isla.

—¿Se le ofrece algo? —preguntó Beth.

—Sí, me puedes dar el desayuno.

Ella asintió y empezó a servirnos el desayuno, una vez lo tenía en una charola me lo entregó y volví a subir las escaleras con cuidado.

Al entrar en la habitación parecía que Matt estaba en su mundo; su mirada estaba perdida, como si nada de lo que pasara a su alrededor tuviera importancia.

Deje el desayuno en la mesita de noche y me acerque a Matt, pase mi mano repetidas veces por su rostro pero él no reaccionaba. Al final le di una ostia y en ese momento él volvió en sí mismo.

MATT

Cuando Logan fue a buscar nuestro desayuno, yo me sumergí en mis pensamientos. Los minutos pasaban y yo cada vez me iba sumiendo más en mis pensamientos, hasta que empecé a recordar pequeños detalles de aquella noche.

<Música>

<Una fiesta a la orilla del mar>

<Una linda chica rubia bailando>

<Mis amigos >

<Todos bebiendo y consumiendo alguna sustancia>

<Sus lindos ojos>

Deje de pensar en eso cuando sentí que alguien me había dado una ostia, al ver a Logan mi rostro se descompuso.

—¿Hermano, que te pasa? —me preguntó cuando volví en mí.

—Ya sabes, el pasó me está atormentando y con ello los recuerdos.

—Pero... ¿Qué te ha hecho tener un desencadenamiento de tu pasado? —me cuestiono con algo de temor en su voz.

Eso mismo me estoy cuestionando internamente, pero creo que es por el miedo que tengo a encontrarla y que sea la persona que estoy pensando —no quiero acabar 3 metros bajo tierra —, solo busco su perdón.

—Quizás sea el miedo que tengo y que creo ver visto a alguien parecido a ella —le confesé—.    ¿Es posible que aun este en California?

—No lo sé, quizás aún esté aquí y nunca te hayas dado cuenta,

—Gracias por el apoyo emocional —le dije sarcástico y rodando los ojos.

Dejamos el tema de lado y nos pusimos a desayunar, estaba todo delicioso. Mi nana había preparado café con waffles y una ensalada de fruta, todo estaba delicioso y no dijimos nada más hasta que acabamos de desayunar.

—Logan, que harias si eso le hubiera pasado a alguna de tus hermanas —sé que mes estoy metiendo en la boca de lobo, pero tengo la necesidad de saberlo.

—No sé, quizás buscaría a la persona que le hizo daño y la dejaría sin descendencia —contestó con enojo en su voz.

Pasamos todo el rato hablando de temas triviales hasta la 9:30, que fue el momento en que Logan decidió irse a su casa.

Pase toda la mañana solo, ya que Logan me había abandonado, estuve mirando alguna que otra serie y película en Netflix.

Creo que eran la 16:55 cuando Logan entro por mi habitación. Parecía furioso y que en cualquier momento iba a explotar.



Valeria Elizabeth

#2338 en Novela romántica
#1129 en Otros
#146 en Acción

En el texto hay: romance, carrerasilegales, bebe

Editado: 08.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar