Lo que me queda por escribir

Tamaño de fuente: - +

Asíntotas

Con tu partida, no solo te llevaste una parte fundamental que le daba un toque alegre a mis días, sino también todos aquellos personajes que inventamos alguna vez, y todas aquellas amistades de papel, quienes solían decirnos "¡Que bien se ven!"


Con tu partida, no solo tu persona se fue a entrar en otras vidas, sino también un poco de la mía.

Sé bien que el mundo sigue girando, va cambiando, evolucionando. Y en medio de todo este caos, yo solo espero que a quienes conocí una tarde en un café, se queden conmigo las diez, cuando me agarre a llorar por extrañarte y por seguir escribiéndole a él, porque de cierta forma me siento culpable.

Culpable por mirarle a las cejas, no a sus ojos, culpable por besarle con los míos abiertos y pensar a mitad del beso que él nunca va a ser como tú.

Él no va a ver películas a mi lado en una parada de autobús, él no va a besarme la frente de una manera tan tierna al despertar.
Y aunque sé que a su lado encuentro estabilidad, no encuentro la paz.

(Sigo sin saber cual de las dos es peor no tener.)

Aunque no me hace dudar y me prepara el té nunca va a tener tus ojos, tus labios, tu piel.

Reconozco que tiene las palabras, ese poder o manera de volver a estar bien; pero tú tienes la química, las disculpas entre lágrimas y risas que no olvidaré.

Te confieso que llegar a tocar el cielo contigo y tus relámpagos sorpresa de vez en cuando, se siente mil veces mejor que su cielo azul perfecto rodeado de pájaros.

Y ya sé lo irónico del texto;
sé que me preguntarás,
ellos me preguntarán,
todos lo harán 
Y hasta yo misma ya me he cuestionado una vez

"¿Entonces que haces allí? ¿Porque no corres tras tu lío azulado y dejas de volar entre la realeza?"

Después de unas cuantas copas en la mesa, de mirar tus redes y las de ella, ver el anillo en mi mano y la fotografía colgada en mi cuarto, me limité a responder a la nada: 
Cosas de la vida, que tenían que suceder así.

En un mundo geométrico, somos asintotas.

En un mundo que no tiene sentido, no somos personas que se deban el uno al otro.

En mi mundo, ahora solo eres escrito.



Angie Rodriguez

Editado: 29.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar