Lo que me queda por escribir

Tamaño de fuente: - +

Teoría incompleta del amor

Dicen que el amor trasciende. Y esta tarde me he puesto a pensar en lo que fuimos.

No entiendo muy bien el significado de tan profunda frase, pero aveces siento que te llevaré conmigo como lo he hecho en estos últimos veintisiete meses, que el amor que algún día existió ya trascendió a otro punto en mi vida de manera interesante.

¿Como es posible que te nombre en pequeñas partes de mi carta de presentación a otros?

Ya no te vas, te quedas en los atardeceres que suelo admirar, ya te instalas en mi blog de fotografía de la ciudad, en la música que hago saber me gusta, en los paseos a caballo en fin de semana. Te disfruto en esa rebanada de pastel que tomamos a las seis de la mañana. En mi manera de ser, aquellos errores que se suelen aprender después.

Empiezo a creer que lo nuestro ya hace tiempo poco a poco se convirtió en una especie de agradecimiento. Sí, ese que es puro, inocente; Más allá de lo que las personas puedan mirar, más allá del contacto físico que llegamos a experimentar. 
Más allá de cualquier prejuicio, 
fuera de maldad.

El amor trascendió a tal punto que siento ya soy otra mejor a quien conociste. Y que mi manera de ser ahora la he moldeado así. Es por eso que me gusta creer que estamos hechos de otros, pues uno no vuelve a ser el mismo una vez que ama por primera vez a alguien diferente a él.

Pero no me malinterpretes, que no lo escribo de una manera amorosa como solía hacerlo.

Sé bien que él me espera en casa, la cena y su sopa me sientan más cómodos que esperar a que un día nuestros mundos choquen otra vez.

Y... Creo sinceramente que quienes han sido rotos y sonríen, llevan en sus huecos y sus palabras una inconsciente carta de presentación en donde por mínima que pueda ser, una parte de las personas que han pasado por su vida y de alguna manera han influido, entran en sus cartas, listas para dar a conocer a los demás.



Angie Rodriguez

Editado: 29.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar