Lo que me queda por escribir

Tamaño de fuente: - +

2019

Empecé el año pensando en ti y en lo mágico que fue encontrarte, escuchando la música que te traía a mi mente, releyendo nuestras cartas, para entonces no sabía si me gustabas o simplemente era gratitud.

 

La curiosidad me mataba, eso de no saber que hacía y para qué lo hacía me sacaba de los casillas. Yo, siendo tan niña de planes, en tu mirada me sentía de poquito a poquito liberada.

 

Voy a terminar el año pensando en ti y en lo aprendido de este viaje, que aún no ha terminado. Ahora solo sé (como aquél filósofo) que no sé nada, en aquella época sí me gustabas y que rompiste la mayoría de las cadenas que arrastraba.
 

Es que las gracias se quedan cortas, estoy muy feliz de tenerte conmigo después de haberte abierto gran parte de mis miedos, mi buen amigo. Querido, sigo (como cada semana) esperando tus cartas con ansías. Hasta donde nos lleve la vida y la magia, iré. No lo notas, pero aquí eres arte.



Angie Rodriguez

Editado: 29.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar