Lo Que Nunca Esperas

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 34

Estoy terminando la tarea que me han dejado en todas las materias y suspiro con suma frustración.

-Detesto la tarea- aseguro y Aranxa sonríe simplemente leyendo algo en su teléfono.

-Pues deja de hacerla, vamos, es domingo, nuestro único día libre y no puedo creer enserio que estamos aquí encerradas en el cuarto- dice con molestia y suspiro.

-Ya la termine- digo cerrando mi carpeta y ella sonríe.

-¿Qué te parece si vamos a la piscina un rato?- pregunta y me encojo de hombros.

-Realmente tenía planeado dormir y…De acuerdo- digo con un suspiro al ver su mirada molesta.

Me pongo rápidamente mi traje de baño sin muchos ánimos, tomo la bolsa que Alberth me compro y meto un libro, mi teléfono, audífonos, mis lentes negros, una toalla y mi tarjeta para comer.

Uso el vestido que Levid me compro y unas zapatillas bajas a juego.

Salgo del baño buscando a Aranxa y la veo guardando cosas en su bolsillo.

-¿Estas lista?- pregunta sin mirarme y asiento con la cabeza.

Aranxa lleva puesto un traje de baño completo negro y se pone encima un vestido del mismo color y unos zapatos.

-Te vez muy linda- digo con una sonrisa que ella me devuelve.

-Ojala me viera como tú- dice dando un silbido y suelto una pequeña risa.

-Vamos- digo tomándola de la mano y sacándola del cuarto con rapidez mientras caminamos un buen tramo en silencio.

-Escuche rumores- dice finalmente Aranxa mientras caminamos hacia la escalera- Escuche que tienes flechado a Steven, que envidia- dice guiñándome un ojo y pongo los ojos en blanco.

-Steven es un idiota- digo firmemente y ella sonríe y se encoge de hombros.

-Eso no le quita lo sexy o su importante apellido, o el maldito orgasmo que te podría provocar en la cama, tiene buenas referencias- me explica.

No puedo evitar reír.

No tardamos mucho tiempo en llegar a la piscina mientras platicamos sobre las técnicas de combate que nos han enseñado por aparte y no deja de contarme lo aburrida que es la clase de entrenamiento y que desearía tener al maestro que me tocó a mí.

Si supiera.

Llegamos rápidamente a la piscina y puedo ver que es realmente grande, hay varias sillas acomodadas alrededor de ella y puedo ver que hay una gran cantidad de alumnos aunque no tantas como lo esperaba.

Me siento en una de las sillas que encontramos juntas y me quito el vestido para ponerme el bloqueador solar.

-¿Por qué no usas un poco de bronceador?- me pregunta Aranxa poniéndose el suyo.

-En realidad me da miedo contraer cáncer de piel o algo así, prefiero... cuidar mi piel, no suelo cuidar nada en mi cuerpo pero, mi piel es importante- digo simplemente y ella asiente con la cabeza.

Mi abuelo murió de cáncer de piel antes de que yo naciera.

-Pero vamos chica, que tienes la piel tan pálida que pareces muerta, vamos usa un poco- dice tendiéndomela pero niego con la cabeza.

-Eres muy amable pero no- digo firme y ella rueda los ojos.

-Como quieras- dice simplemente guardando de nuevo su bronceador y recostándose en la silla.

Cuando termino de aplicarme bloqueador solar, me pongo los lentes y me recuesto a disfrutar del delicioso sol cuando mi teléfono comienza a sonar.

-Evidentemente L. Lawliet te está llamando- murmura Aranxa mirando mi teléfono a un lado y yo la miro sin comprender- ¿Death note? ¿Anime? ¿No? Bien, solo responde- pone los ojos en blanco.

Trago saliva al darme cuenta que es verdad, que es Levid quien está llamando.

Respondo la llamada llevando el teléfono a mi oído mientras Aranxa murmura un “iré a nadar”.

-Hola Lev- saludo animadamente.

-Hola Giss- dice en forma de saludo- ¿Cómo estás? ¿Disfrutando tu día libre?- pregunta y suspiro.

-Ni que lo digas, las clases son tan absorbentes que creo que moriré de cansancio o un derrame cerebral un día de estos- murmuro con molestia y escucho su risa al otro lado de la línea.

-Tranquila, he hablado con mi padre, no tardare mucho en sacarte de ahí, ya lo ha autorizado- dice animadamente y sonrío emocionada dispuesta a decir algo, pero después recuerdo algo.

Trago saliva.

-Eso es fabuloso Lev, no sabes lo feliz que me pone- aseguro.

Lo escucho guardar silencio un momento.



Dianailyn

#25 en Detective
#12 en Novela negra
#437 en Novela romántica

En el texto hay: secuestro

Editado: 18.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar