Lo que pudo ser de nosotros

Tamaño de fuente: - +

2.Una mañana muy animada

Abrí los ojos con una desgana que solo un borracho empedernido sabe cómo controlar. Me dolía la cabeza como nadie tenía idea.

Me levante de la cama abriendo los ojos con pereza, mi boca solo esta seca y un dolor en mi cabeza me aprime mucho más.

Hatas ahora no me había dado cuenta de que estaba en mi habitación, ¿cómo llegue aquí?, ¿acaso todo fue un sueño? Mire mi teléfono, y vi la hora, eran las 12:00 am.

Demonios, se me había pasado la clase.

Note que tenía algunas llamadas de Oriana. No lo sé, tal vez no le fue muy bien en su noche de pasión. Probablemente más tarde se pasaría a mi departamento para hablar sobre eso.

Camine hacia el espejo, me vi y tenía unas ojeras del tamaño más grande que había visto en mi. Parecía como si hubiese sufrido una enfermedad. Qué asco, hasta tenía un poco de baba en la barbilla.

Me lave el rostro, los dientes, me peine un poco, y considere que necesitaba algo que comer. Aunque lo dudaba, pues mi cabeza daba vueltas, mejor un té.

Mientras caminaba a la cocina, note un par de zapatos de hombre en la esquina de la sala. Fruncí el ceño, no tenía ni idea de cómo llegaron ahí. Entonces escuche un quejido, como de alguien que esta durmiendo y nota una molestia.

—Sara... Sara, no...

Di un salto, esa voz se me hace muy conocida. Tomo la escoba que está justo detrás de mí, y comienzo a dar pasos lentos hacia mi pequeño sillón. Cuando noto un poco de movimiento, me paro y vuelvo a continuar después de un momento.

Y entonces lo veo.

El chico sexy del bar, ojos color ámbar. Un dulzura para la vista. Y yo que creía que era un sueño.

¿Cómo es que esta aquí, y en mi pequeño sillón?

Me acerco a él, para despertarlo y así me dé una explicación, cuando por mi gran torpeza, tropiezo con una mesita y caigo sobre el chico ojos ámbar.

— Demonios que... ¿dulzura?— dice muy cerca de mí. Sus labios tan cerca de los míos me hacen reaccionar y casi ver con viscos. Salto de su cuerpo como si quemara.

—Ah! lo siento, lo siento, no era mi intención, es que tú estabas ahí, y de pronto yo estaba ahí, y..., ¡¿Qué haces en mi casa?!

— ¿No lo recuerdas?, sí que debió ser un golpe muy fuerte.— y otra vez esa sonrisa macabra. Bueno, es linda.

— ¿De qué hablas?

—De que a cierta señorita se le pasaron las copas y comenzó a hablar por los codos, terminando en el suelo a la hora de irse del bar. Como buen caballero que soy, te traje a casa sana y salva. No te veo dándome las gracias.

— ¿Cómo sabias donde vivo?— digo, aun perdida.

—Tienes un recibo de luz en tu bolso, no lo sé, tal vez sea eso.

—Que gracioso— murmuro.

— ¿Entonces, que desayunaremos?

Lo miro con mi cara de "debes estar bromeando", cuando una cabellera rubia entra por la puerta de mi departamento con bolsas de supermercado.

—Madi, lo siento, estoy aquí para ti— aún no ha volteado, así que no ha visto a mi compañero de bar—, ya sé que es difícil, pero te traje más helado de limón y... guau.

—Puedo explicarlo.

Mi mejor amiga nos ve a mí y a Rick, con los ojos entornados. Su mirada la siento por todos lados, los segundos parecen eternos, y entonces, solo entonces, hace lo que siempre sabe hacer: estalla de felicidad y da saltos. Así es la bomba de mi mejor amiga.

— ¡Sí!, ya era hora baby, estaba esperando encontrarte llorando por los suelos, pero te encuentro aquí con un hombre en tu departamento. Oh dios, esto se tiene que celebrar.

Oriana se acerca a Rick y lo toma de los brazos. Rick está mirando a Oriana como si fuese una alienígena, claro, él no sabe cómo es ella así que lo comprendo.

—Mira que bíceps, que porte— Oriana voltea los ojos, y tal cual como mama orgullosa lo haría, se acerca y me da un abrazo— Oh Madi, estoy tan orgullosa de ti. Ya superaste al idiota de Jace. — dice, mientras damos saltitos con nuestro abrazo.

Yo parpadeo, aunque no sé por qué estoy tan sorprendida, esto era de esperarse. Me ruborizo un poco, pues Rick puede pensar que soy una fracasada lame pisos por mi exnovio gay.

—Rick, ¿podrías esperar aquí?, tengo que hablar algo en privado...



Jimmi06

Editado: 12.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar