Lo que yo haría por ti

Tamaño de fuente: - +

dos dias antes del accidente

Como todos los días Riley se despertó por la alarma que no dejaba de sonar. Se levantó y se fue a el baño a lavarse la cara, cuando terminó de vestirse se fue a desayunar, después de que se desmayara su madre no la dejaba saltarse ni un desayuno más. Algo normal en una madre sobreprotectora.

Riley comió como todos los dias, cereales. Emma bajó de su cuarto a la cocina donde estaban todos. Emma estaba muy nerviosa, Bob le había propuesto salir juntos y ver que tal se llevaban, ella sabía que Bob era un buen tipo y que estaba loco por ella, pero tenía miedo, ella no era tan fuerte como Riley, su hermana cortaba por lo sano, sin embargo a ella todo le afectaba mucho, hace tiempo salía con un chico que le hizo mucho daño y aun así Emma no podía olvidarse de él, Cristian ese niño dos años mayor que ella, el cual se creia muy maduro y no era así.

Emma le gustaba mucho Bob eso era indudable pero tenía miedo de que le volvieran a hacer daño, no podria con eso otra vez, claro que ella no pensaba que Bob le fuera a hacer daño. Por otro lado Bob se notaba a leguas que Emma le gustaba muchísimo, era mas que eso, y cada vez que estaban juntos se enamoraba mas de ella.

- Riley hoy no tienes educacion física ¿no?

- No Em, hoy la verdad es que es un buen día, tengo danza, lengua, literatura y matemáticas.

- ¿tienes dos horas libres?

- Así es.

En el instituto de Riley y Emma era increible como estaba organizado. Alli cada clase tiene un horario y si tu no has escogido una asignatura no tienes otra, simplemente esa hora la tienes libre y puedes hacer lo que te de la gana.

- ¿vas a quedar hoy con Tyler? - preguntó Emma.

Emma era la única persona que sabía que Riley quería darle una oportunidad a Tyler. Ella era así siempre dando oportunidades, claro que lo pasaba mal de vez en cuando por eso pero ella no podía ser de otra forma, a veces lo intentaba pero en cuando ella notaba o le decían que un chico se interesaba en ella, de inmediato algo en ella estallaba y hacía que se interesase en el chico, aunque fuese un completo imbecil, pero no podía hacer nada encontra de eso. A ella le gustaba que le diesen oportunidades, no era perfecta y a veces metía la pata hasta el fondo, asi que cuando eso pasaba ella quería que le diesen oportunidades y es lo que ella hace. No se deja engañar por una primera impresión o por lo que le dicen la gente.

- ¿quien es Tyler? - preguntó Clara, la madre de las chicas.

- Nada mamá un amigo, que se porta muy bien conmigo y le quiero agradecer todo lo que me ha apoyado. Lo que pasa es que a las chicas no les gusta mucho porque no es muy guapo que digamos.

- Tyler... ¿ese chico que trabajaba contigo en el bar? Era muy agradable ¿sigue trabajando alli.

- si, ese es. Es muy bueno, ha sufrido mucho, me contó de su vida cuando trabajamo juntos y aun con todo lo que ha pasado, sigue adelante con ganas de vivir.

- Tal y como te gustan a ti.

Clara, Emma y Riley eran muy buenas amigas, Clara era su madre pero siempre le demostraba tener una gran confianza con sus hijas. Siempre las dijaba hacer todo, sus amigas mentian a sus madres para ir a algun sitio o hacer algo y ellas no, siempre se lo contaban todo, siempre se apoyaban.

- Al final vamos a llegar tarde – dijo Riley.

- Yo ya he terminado, cuando tu quieras nos vamos.

Se fueron directas a el coche. Llegaban un poco tarde a la escuela, ya estarían todos en las clases esperando a los profesores y ellas aun tenían que coger las cosas de las taquillas. Riley pisó un poco mas fuerte el acelerador, mas de lo que estaba permitido en su pueblo. A esa hora no había policias patrullando a si que no se preocupó mucho por las multas quje podrían haberle puesto.

Tubieron suerte de no estrellarse varias veces pero aun asi llegaron sanas y salvas a la escuela, ultimamente Emma tenía mucha mal a suerte, el viernes pasado se cayó de las escaleras, el jueves hubo un pequeño incendio en el aula de quimica por mezclar dos componenes por equivocación.

Ella no decia nada a nadie pero era muy supersticiosa y creia que todo esto significaba algo, “a lo mejor es el karma, o tal vez tenga que tener mas cuidado” pensaba ella a menudo. Accidentes como los de antes le pasaban continuamente, Emma es muy patosa.

Justo llegaron a sus clases cuando los profesores aun no habían llegado. Tubieron que dar las autorizaciones para la excurción que se haría pasado mañana.

Los profesores estaban agotados eran las ultimas semanas del curso, tenía que hacer las medias de las notas, poner fecha para los examenes finales, esa excurción a la que en realidad nadie queria ir pero era su ultimo dia para estar todos juntos a si que ni se lo pensaron. Los profesores tenía que planear mucho y muy bien ese viaje, en el bosque al que iban habían animales salvajes, nunca nadie había sufrido alli ningún accidente por culpa de algún animal, nadie habia sido atacado pero es mejor prevenir que curar.

Al terminar las clases Riley pensaba ir al café donde trabajaba Tyler, es cierto que quería darle una oportudad porque ese chico se lo merecía, aunque Riley no senía por el nada parecido a lo que él sentía por ella, a Tyler le gustaba mucho pero la verdad es que Riley es esforzaba mucho aunque ella supiera que eso no serviria de nada.



Yolanda Cortés

#6471 en Fantasía
#1419 en Magia
#13255 en Novela romántica

En el texto hay: amor y magia, amorsobrenatural, amigos y familia

Editado: 14.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar