Lo que yo haría por ti

Tamaño de fuente: - +

Enemiga

- Dylan ¿donde me llevas?

- tengo una cosa muy importante que decirte.

Riley estaba nerviosa, no era la primera vez que salia con un chico, ni mucho menos la primera vez que salia con Dylan, aunque si es la primera vez que salia con él después de que descubriera sus sentimientos hacia él.

Hacia unas semana que se había dado cuenta de que lo que ella realmente sentía hacia ese chico que siempre la ayudaba, y siempre estaba ahí para todo, no era amistad.

El chico siempre le hacia sentir muy bien, siempre la protegía, le hacia reir, se portaba genial con ella desde el primer momento en que se conocieron de verdad. 

Dylan se paró, estaba en un bosque, lejos de todos. 

- ¿y bien?

- Riley, esto no se si debo decírtelo o no, es algo muy importante y me recalcome por dentro que no lo sepas.

- me estas asustando.

- no es nada malo, bueno... No se... Puede que si. Haber se trata de la Enemiga, ella es alguien que esta en tu vida actual. ¿A ver recuerdas lo que te explicó Any de que el tiempo aquí no es el mismo que allí? Bueno pues las personas que mueren aquí, a veces... Es como si se reencarnase en otra allí abajo y esa persona de allí es la misma que la Enemiga.

-¿quien es? - Riley estaba, a demás de sentirse defraudada por lo que ella quería que le dijera, estaba dolida porque esto es algo importante que no se había atrevido a decirle nadie, y estaba muy segura de que Any tenia algo que ver.

Any siempre se portaba con ella como su madre Clara, siempre intentando protegerla de todo y de todos, desde que estalló la guerra contra la Enemiga no la dejaba salir de la casa sin compañía y como Dylan es al único que conocia, cuando el no podía acompañarla, había días que se quedaba todo el día sin ver el sol.

- Emma, tu hermana.

¡No puede ser! ¿Emma? ¿Una súper hechicera? 

- a ver te recuerdo que no son la misma persona, solo comparten físico y nadaRiley Ella no sabe nada, no puede saber nada. Al igual que la Enemiga tampoco sabe nada, solo lo supo Any cuando te salvó, porque vio a tu hermana. Dice que al principio se asustó que cuando la vio saliendo por la ventana, quiso lanzarle un hechizo pero que cuando la llamaste Emma se dio cuenta de lo que pasaba.

- ¿por que Any no me ha dicho nada?

- porque cree que como hechas de menos a tu hermana vas a ir a buscarla.

- si claro que la hecho de menos, pero se quien es mi hermana y quien no, y una chica que se parece a ella no va a cambiar nada.

- por eso te lo he dicho, te conozco, eres increíble Riley. 

Dylan se empezaba a acercar a Riley, ella veía la imagen a cámara lenta, cuando estaba solo a unos pocos centímetros de su cara alguien los llamó, Dylan se empezó a alejar distraído por aquella voz que lo había interrumpido. Ella se dio cuenta y se dijo a si misma que nadie iba a interrumpirla, que ella no iba a ser ese cliché, loa agarro de la camisa, lo trajo hacia ella y junto sus labios en un beso apasionado, un beso que decía mucho mas de que lo que se esperaban. Riley sintió como toda su piel se iba poniendo de punta. El sentía que era lo mejor sin duda. Podían desconectar y dejar a un lado todo lo que estaba pasando. De pronto la mano de Riley viajo a la nuca de Dylan y las de el a la cintura de Riley. El beso se hacia mas largo y apasionado por cada segundo que pasaba. Nmya no había nadie mas con ellos, eran solo ellos dos.

Los gritos cesaron, ya se habían cansado de buscarlos, ellos aun continuaba en una danza de caricias y besos. Por una vez en su vida, Riley se sintió plena, llena de felicidad, se había olvidado de todos los horrores por los que estaba pasando y por los que aún les quedaba por vivir. Se olvido de la gente, se olvido del cáncer que una vez hábito en ella, se olvido de su familia, de ella, de que estaba en coma, de que estaba viviendo en un mundo paralelo. De pronto le vino a la cabeza que nada de lo que pasaba aquie era real, que todo era un sueño que ella en realidad estaba en la habitación del hospital. Se le volvió a poner la carne de punta, pero esta vez no era de placer, sino de miedo. 

Dylan noto el cambio en los besos de la chica y le pregunto si había hecho algo mal, esta le dijo que no, que solo se le había venido algo a la cabeza que todo estaba bien, y para demostrarle que así era, le dio un beso casto en los labios. Dylan pareció conformarse con eso, los dos decidieron ir a ver por que les estaban buscando, los dos cogidos de la mano fueron hacia el pueblo. Allí estaba todos reunidos. Vieron que Any estaba muy nerviosa, algo había pasado, algo malo.

-¿que ha pasado?- dijo Dylan cuando se acercó a ella.

-por fin ¿donde estabais? 

- en el bosque. - dijo Riley un poco enfadada.

- se lo has dicho ¿verdad?

- si - dijo Dylan.

- bueno... Sabes el motivo por el cual te lo oculté, no pienso pedirte perdón - dijo Any.

- no lo quiero, se por que lo has echó pero aun así no tenias derecho a ocultarme algo así. - le reprochó Riley.

- La Enemiga se ha movido, ha venido hasta aquí, nadie se ha dado cuenta, ha raptado a un niño.

- ¿por que? 

- a saber...

- no  tiene sentido, ¿que gana con eso? - dijo Riley.

- empezar la guerra, ella sabe muy bien que con los niños no se juegan.



Yolanda Cortés

#6482 en Fantasía
#1422 en Magia
#13280 en Novela romántica

En el texto hay: amor y magia, amorsobrenatural, amigos y familia

Editado: 14.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar