Los Adentros de La Montaña

Tamaño de fuente: - +

Los Adentros de La Montaña

Estaba ansioso mi tía apenas compraba una finca a las afueras de Cartago a unos 15 o 10 minutos. Yo vivo en Pereira así que de aquí a la casa de mi tía son 30 minutos, mi madre me informo sobre la finca; describió la casa con grandes tierras de un verde césped y brillantes árboles y alguno de ellos con un columpio, también me dijo que mi tía tenía pensado poner una piscina todo eso no hacía más que emocionarme estaba ansioso por ir allá y jugar con mis primos.

Mi madre me dijo que el próximo fin de semana iríamos toda la familia me puse feliz quería ver el pasto y correr jugar a las escondidas o la lleva.

Llego el sábado almorzamos y algunas prendas para el otro día y salimos en el auto con mi madre y mi hermana fuimos por una avenida de dos calzadas que llegaba hasta Cartago de ahí cogíamos una vía con poca señalización y muchas curvas, al cabo de 15 minutos volteamos a la izquierda empezando un camino rocoso que no duraba mas de 20 metros hasta la entrada era una simple reja negra un poco descuidada pero lo que vi fue que no había nada de pasto solo tierra seca a excepciones de algunos poco pedazos, era una tierra seca al entrar subimos una pequeña cuesta y ahí estaba dos casa en mal estado sin pintar me quede muy decepcionado pero igual quise explorar vi que había un árbol con un columpio que no se veis muy sólido así que mejor pase de eso vi una plancha muy mal hecha de cemento tal vez los anteriores dueños pensaban construir otra casa vi la primer casa era gris con una escalera para ir al segundo piso sin pasamanos la otra estaba igual solo que era de un solo piso.

Pase por la casa de un solo piso abierta una puerta era la sala con algunos muebles salude sonriente y seguí atrás de las casas había un poco más de pasto sobre la derecha habían muchos árboles me adentre a esa mini selva todo normal baje el piso estaba húmedo y vi tres rocas grandes que formaban una especie de cueva observe la entrada de aquella pequeña cueva había tierra palos así que pase de ella y volví no había nada interesante en aquella finca.

Entre a la sala donde estaban todas mis tías me pregunto:
-¿qué le parece la finca?
-esta bien
-y espere que la empiece arreglar bien buena.
Asentí.
Todos los adultos hablaban de temas sin importancia y muchos me decían tu prima no pudo venir o estaba enfermo tu primo, etc.

Así que era el único niño en ese lugar. eran las 4 fui a ver la entrada baje la cuesta y miraba a las personas que iban a sus casa de la quebrada que queda más allá de la finca todos felices unos en motos y otros en jeep.

Me senté en la tierra se empezaba a ver el atardecer así que subí eran más de las 5 y volvía a ver en la sala y estaban jugando bingo, mi madre me dijo que fuera a jugar pero le dije que no quería así que di vueltas en círculos caminando de un lugar a otro sin nada que hacer ya empezaba a caer la noche fui a la parte de atrás y mire la montaña no muy alta pero desde ahí daba la impresión de ser enorme.

Cada que veía que más se oscurecía miraba la montaña mientras que me nacía un horror un escalofrió. Así que me fui a la sala donde se me paso ese sentimiento de horror me senté al lado de mi madre, pensando porque sentí eso era acaso la oscuridad o era acaso algo más, pensando más en ello cerré los ojos 2 segundos y me vino a la mente una niña que bajaba a toda velocidad por la montaña vi que traía una muñeca o un peluche en su mano, no lo se. abrí los ojos lo más rápido que pude.

Pero cada que parpadeaba veía a esa niña y no, no tenía la cara deforme ni nada extraño solo una simple niña que si la vieras en la calle dirías que tierna pero había algo en su expresión que me atemorizaba, siempre que parpadeaba una minúscula fracción la veía y cada vez bajaba y estaba más cerca ella a veces volteaba hacia atrás viendo hacia la montaña aterrada y eso era lo que me causaba ese horror.

Sin darme cuenta me dormí y desperté ya en los cuartos de la otra casa en el primer piso, todo estaba oscuro no podía ver nada no sabía qué horas eran solo sabía que todos se encontraban durmiendo ya no veía a la niña en ningún parpadeo eso me tranquilizo. Pero de un momento a otro vi una luz blanca que se asomaba por debajo de la puerta, pero no sentí nada era algo que me tranquilizaba la luz iluminaba toda la habitación a pesar de eso ni mi hermana ni mi madre se despertaron. Pasaron 5 minutos hasta que abrí la puerta donde había un pequeño pasillo también iluminado ahí en la puerta que conducía al exterior camine hacia la puerta y ahí estaba. enfrente de la puerta naranja que tenía una ventana la abrí mire de reojo y ahí estaba la niña flotando y de ella surgía esa luz desde ahí esa tranquilidad quebró dando paso a un susto y justo en ese momento ella voltea viéndome y acercándose lentamente yo estaba paralizado sin poder moverme no sabía que haría esa cosa.



Luismy

#816 en Terror
#8635 en Otros
#3386 en Relatos cortos

En el texto hay: paranormal

Editado: 15.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar