Los aullidos a la luna

Tamaño de fuente: - +

Prólogo

Angelic
🌙🌙🌙

Corro sin control por el bosque mientas la nieve sigue cayendo, todo mi cuerpo se está helado, pero no importa. Debía huir de ese lobo era enorme solo a mí se me ocurre seguir a mi hermanastro hasta el bosque en la noche de Luna llena. Escuchaba los aullidos de más lobos alrededor de mi me asuste aún más y en mi mente deseaba ver a Demian con todas mis fuerzas. Cuando me caigo lastimándome la pierna, pero los aullidos aún siguen detrás de mí como puedo me levanto, pero es inútil ya que caigo de nuevo. Pero en ese instante ciento unas manos tomar mi cintura para ayudar a pararme y luego me carga en sus brazos. Elevo mi mirada para encontrar a Demian mirándome con reproche como si hubiera hecho algo malo, pero a la vez su mirada reflejaba preocupación.

– Angelic estás loca venir al bosque sola en la noche – me cuestiono con enojo en su voz

– tu viniste – me defendí

– eso no te da derecho a venir a ti mira cómo te has lastimado la pierna – salió del bosque ajustando más el agarre de sus manos en mi cuerpo

– no fue mucho solo me caí por que escuchaba a los lobos acercarse

– los lobos pudieron haberte atacado Angelic – como siempre me miro con seriedad

– pero no lo hicieron ¿o sí? – le guiñe un ojo sonriendo como niña buena que jamás rompió un plato.

– estás loca – caminamos hasta que divise su auto estacionado a un costado de la ruta

– oye eso es ofensivo

– ¿prometes no volver al bosque sola en la noche? – me bajo abriendo la puerta del copiloto y con su ayuda logre entrar al auto

– lo prometo – cruce mis dedos en la espalda

Ni loca iba a prometerle eso y menos estando tan cerca de saber la verdad. Si no fuera por ese lobo que casi me mata lo habría sabido, pero como todo en este pueblo es un misterio la vida de Demian también lo es.

El camino a casa fue en sumo silencio, lo cual agradecía no sabía cómo decirle a Demian lo que había pasado en ese bosque. Pero era lo que menos me preocupaba ahora, mis padres me castigarían un mes por salir sola y encima lastimar mi pierna a semanas de iniciar la temporada de fútbol. Aunque ahora sé dónde iba Demian todas las noches de luna llena y eso lo anotaría en mi bitácora de investigación súper secreta. Había pasado meses investigando a Demian y sus repentinas salidas nocturnas, pensaba que estaba saliendo con una chica, pero eso lo descarte hoy. A quién se le ocurría tener una cita en un bosque en medio de la noche, si a nadie en absoluto. Pero igual seguía sin saber nada del secreto de Demian, pero lo averiguaría o dejaría de llamarme Angelic Black. Llegamos a casa, quede viendo la nada hasta que Demian hablo.

– si tu no dices que me viste en el bosque yo no diré como te lastimaste la pierna – vi la mano extendida de mi hermanastro hacia mí

– trato – estreche mi mano con la suya – ¿me ayudas a bajar? – señale mi pierna sangrante

– claro, yo soy indispensable para ti – su tono de arrogancia me molesto

– si aja, lo que tú digas – le grité mientras el daba la vuelta por delante del auto hasta llegar a mi lado

– vamos Angelic – baje y el me cargo en sus brazos y como pudo cerró la puerta del auto

Camino conmigo hasta la entrada, donde toque timbre para que nos habrán. Esperamos unos minutos y abrieron mis papas mirándonos preocupados.

– hola – salude alegre una sonrisa siempre ayuda a que nadie se alarme.

– ¿Angelic que te paso? – mi papá fue el primero en reaccionar cargándome en sus brazos.

Algo que no dije antes es que mi padrastro John se casó con mi mamá cuando yo estaba en su vientre. Aunque parezca mentira él fue más padre conmigo que el que me engendro, y Demian jamás me considero su hermana siempre se lo dijo a su padre, pero no me lo dijo a mí.

– pregúntale a Demian papá estoy algo cansada y me duele la pierna – hable para no tener que inventar historias

– está bien hija – giro sobre sus talones subiendo conmigo las escaleras

– ¿quieres que te ponga a calentar la cena cielo? – escuché que habló mamá desde abajo

– si mamá muero de hambre – le respondí. Con todo esto de jugar a los detectives y correr de lobos asesinos me dio mucha hambre

Después de cenar mi papá me llevo al hospital para que me curaran la pierna ya que me dolía mucho y adivinen que...me pusieron una férula al parecer me torcí el tobillo.

No podría jugar en esta temporada de fútbol y la siguiente se varía si mi pie está bien como para poder jugar. Pero lo más gracioso fue la historia que invento Demian de cómo me lastime.

Según lo que invento fue que yo estaba corriendo preparándome para la temporada y tropecé con una grieta en el suelo quedando mi pie dentro de ahí cayendo y doblando mi tobillo. No podía pararme y casualidad Demian pasaba con su auto por allí me vio en el suelo y me llevo a casa. No entiendo como mamá y papá le creyeron, pero en fin yo no seré castigada. Cuando llegamos a casa papá me llevo a la habitación donde me puso sobre mi cama y beso mi frente como cada noche, viendo como la Luna brillaba atreves de mi ventana me dormí.



Danny Baladon

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar