Los aullidos a la luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

Mi mate
🌙🌙🌙
Demian

Bajamos del ático con la cajita de música. Angelic la puso en su recámara. Jamás le había mostrado mi caja de música a nadie, Angelic fue la excepción. Esa tarde me pidió ver una película con ella en su habitación. Acepte al ver su expresión algo triste, le pregunte por que estaba así ella tan solo suspiro y dijo que no quería hablar. Tan solo asentí, me acomodé en la cama con ella a mi lado. No sé en qué momento nos dormimos, pero cuando desperté ya estaba la noche oscura llamándome. Mire a una dormida Angelic que estaba aferrada a mí, con sumo cuidado la aparte de mi para salir. Observe la caja sobre su repisa, me traía tantos buenos recuerdos. Jamás se lo hubiera dado a nadie, por lo menos cada vez que ella oía la música de la caja dejaba de estar triste. Eso me aliviaba, el saber que mi Angelic estaba llorando me rompía el alma. Ella es mi pequeña curiosa, por muchas veces que parece que no la soportó es porque no quiero sentir lo que ella me provoca. No es un sentimiento fraternal es algo más que eso. No quiero sentirlo ella es mi hermana menor. Salgo de la habitación en silencio, tenía mucha hambre necesitaba cazar algo. Hace muchos días que no salía por que Angelic seguía cada pisada que hacía en la casa.

Salí de la casa corriendo y me interné en el bosque sintiendo el frío de la noche en mi cuerpo. Un golpe de adrenalina me recorrió por completo, me trasformé en lobo corrí por todo el bosque cazando. Luego de unas dos horas volví a casa, encontrándome a una Angelic en mi habitación sentada junto a Duque. Quede perplejo al verla en mi cama y junto a mi perro.

- ¿Qué haces aquí? - la mire frío, eso me dolió más que nada volver a ser así con ella. Pude ver la confusión en sus ojos, aparte la vista.

- yo... te fuiste antes que despertara me asuste te busque por toda la casa y tú no estabas por eso vine aquí - hablo rápidamente acariciando a Duque

- tuve que salir una... amiga me necesitaba - mentí para que dejara de hacerme preguntas

- ¿amiga? - ella me miro confundida y algo intrigada

- Megan la hermana de Alec - volví a mentir, pero al menos era media verdad. Megan si es mi amiga solo que no nos vimos hoy.

- oh ya veo - se levantó de la cama dirigiéndose a la puerta - la cena esta lista mama la dejo en el horno - salió de la habitación sin decir más nada

Lo arruine todo, pero al menos esta postura me mantendría alejado de ella.

Días después...

- Demian concéntrate - hablo mi papá chasqueando los dedos enfrente de mi

- sí, lo siento - seguí caminando alado de mi papá junto a la manada. Íbamos junto al otro Clan, el papá de Diego camina alado de nuestro. Hoy tendríamos la reunión con los Vampiros y los Valius. Esperaba que esta charla no terminará en masacre. Los vampiros no viven en nuestro territorio sino en el del clan de Diego tenían un tratado con ellos. Sólo tomarían sangre animal por lo cual dejarían a los humanos en paz. Este mismo grupo de vampiros está dando acogida a los Valius. Sentí el pestilente olor a vampiros y valuis en el aire. Gruñí al igual que muchos de mi clan.

- hey!!!! Tranquilos no venimos por pelea ya lo saben - mi papá hablo haciéndonos callar

Caminamos hasta lo que parecía ser un pequeño pueblo construido en un lugar sumamente alegado para los humanos. Mire las casas que no eran para nada rudimentarias. Parecían mansiones, era como si estuviéramos entrando en una residencia privada. Enseguida salieron de sus casas las familias de vampiros y valuis. Mire al frente y en la casa donde vive el líder vampiro salió el chico rubio del Instituto. Como lo sospeche él estaba relacionado con los líderes.

- a que se debe la presencia de licántropos, no rompimos ninguna regla del tratado - hablo con vos fuerte y estruendosa el Líder vampiro. No parecía tener más de veinte años, cuando en realidad tenía como doscientos años.

- hemos venido por que varios Valius han sido infiltrados en el pueblo y queremos imponer algunas reglas ya que son sus acogidos - hablo Leo Foster el papá de Diego

- ¿y qué reglas son esas? - pregunto el líder vampiro

- no pueden comer humanos, no pueden usar sus poderes en público o nos expondrán a todos - hablo mi padre autoritario

- trato echo entonces - el que parecía ser líder de los Valius estrecho la mano con mi padre y con Haider.

El trato estaba echo ahora no podríamos atacarnos entre nosotros los Wolf y los valius. Algo aburrido, pero al menos sé que Angelic estará bien y no será la cena del hijo del líder valiu. De igual manera mantendría vigilada a mi hermana por si las dudas. No quería que mi padre me matara si algo malo le pasa a Angelic. Por lo cual me pase el resto de la semana junto a ella, vigilando que el rubio no se le acerque. Cosa que resulto un tanto difícil ya que el compartía la mayoría delas clases con ella. La incomodidad que tenía Angelic era palpable puesto que no la trataba precisamente bien, sino que más bien era muy frió con ella. Tenía que darle algo de espacio a ella para que no me termine odiando. En el arranque de la nueva semana la deje en paz al final igual el valiu sabía que si le hacía algo estaba muerto. Además, Angelic era lista no querrá estar cerca de el para que no lo lastime o golpe. Por lo cual estaba bastante tranquilo con la idea de darle espacio y volver a la normalidad en el instituto y en casa. Volver atener la vida que llevábamos antes de que ella se entrometiera en mis salidas nocturnas,la luna roja estaba próxima y debía conseguir a mi mate o por lo menos ver si la luna ya la tiene lista para mí. En un par de noches será el festival de la luna roja, es un festival que se celebra en el pueblo todos asistimos. En él la luna nos junta con nuestra mate no necesitamos hacer nada tan solo dejarnos llevar por la luna y ella nos mostrara a la persona. Si no es en ese festival será el siguiente o en el que la luna quiera. Como el caso de Megan y Conor ellos se unieron y no precisamente en el festival de la luna roja. Cuando la luna te señala tu mate no ahí fuerza que impida que terminen juntos, es el destino el que siempre te unirá a esa persona.



Danny Baladon

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar