Los aullidos a la luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16

SOY TU HERMANA
🌙🌙🌙
Angelic

Al día siguiente desperté por la voz de mi madre llamándome para desayunar. Me moví despacio mi tobillo me dolía mucho, tendría que pedir ayuda para poder salir de la cama.

– mama necesito ayuda aquí – grite sentándome en la cama. Escuche pasos en el pasillo y aparecieron mis padres.

Mi papa me tomo en sus brazos y me llevo al baño, dejándonos solas con mama. Ella me ayuda a bañarme teniendo mi pierna fuera del agua por la férula no me la podía sacar hasta dentro de dos semanas. Luego de ducharme me seque y ella me ayudo a ponerme los pantalones, pidió ayuda a mi papa para que me baje a desayunar.

– deberían dejarme dormir en el cuarto de invitados aquí abajo, por lo menos hasta que me cure del tobillo – comente mientras comía mi desayuno

– tienes razón, aunque aún no podrás moverte bien hasta dentro de dos semanas – papa beso mi frente y salió de la cocina.

Pensé en lo que paso ayer entre Demian y yo, no entendía por qué a veces era tan frio conmigo y otras veces era puro amor. Últimamente tenia sentimientos encontrados dentro de mí, por un lado, estaba ese sentimiento que me decía que Demian es mi hermano y un completo idiota que guarda un secreto del que no quiere decirme nada. Por el otro lado estaba ese sentimiento que parecían ser ¿celos?, por el simple hecho de pensar que Demian estaba saliendo con alguien más me hizo enloquecer y eso lo asemejo a que es mi hermano jamás lo vi con una novia en su vida. Muy en el fondo sabía que todo eso era pura basura yo en verdad quería de otra forma a Demian o era un sentimiento fraternal mal interpretado por como él es conmigo. Moví mi cabeza para sacar todos esos pensamientos, que me pasa Demian es mi hermano mayor, aunque el jamás me vio cómo su hermana siempre se lo dijo a mis padres. Recuerdo la primera vez que lo escuche discutir con mis padres acerca de que no soy su hermana. Ese día me habían golpeado un grupo de chicas, ellas eran más grandes que yo y lo hicieron solo porque era la hermana de Demian. Se lo conté a el por qué me encontró en el callejón llorando tenía varios moretones en todo el cuerpo. Me miro viendo los golpes más visibles, maldijo al cielo me tomo en sus brazos y me llevo a casa. En cuanto llego me dejo en mi habitación para que me curara mientras aguardaba a que llegaran nuestros padres. En cuanto lo hicieron el bajo corriendo las escaleras y empezó a hablar en un tono bajo. Pero yo los pude oír desde las escaleras me había quedado ahí al escuchar unas palabras de Demian.

– las chicas de New Moon golpearon a Angelic por mi culpa – hablo con tono enojado

– Demian ya tranquilízate si tu hermana estará bien hablare y no volverán a... – un golpe sordo y luego el ruido de vidrios romperse se callando a papa

– por última vez te digo que Angelic no es mi hermana y ambos saben muy bien porque mama, papa necesito saber que ella está segura aquí – su voz se elevó un poco

– hijo quieras o no Angelic debe estar aquí, debemos mantenerla lo más lejos posible de ... ya sabes por qué hijo, ella es especial estoy seguro que no querrás que nada malo le pase – la voz de mi mama sonaba tranquila y pausada

– pero por que se empeñan en decir que es mi hermana, todos le quieren hacer daño porque es la hermanita menor de Demian Black – soltó una risa sin chiste para luego añadir – ella no es mi hermana, pero les dejare bien claro a todos que no se metan con Angelic – soltó un suspiro.

Decido bajar para enfrentarlos para que me digan porque tanto odio con que sea la hermana de Demian. Todos se voltean a verme preocupados, pero pude notar mas eso en el rostro de Demian. El tan solo me miro y bajo la cabeza tal vez pensó que lo había oído.

– mama papa tuve un problema hoy en la escuela creo que Demian ya les conto – agaché mi cabeza y puse un pie encima del otro. Un gesto que hacia cuando tenía miedo.

– Angelic solo vamos a tu habitación debes descansar – Demian paso una mano sobre mis hombros y me llevo a las escaleras

Unos brazos abrasándome me sorprenden sacándome de mis pensamientos abruptamente. Alce la vista para encontrarme con Demian. Pero que estaba haciendo el jamás hace esto que rayos le está pasando.

– me siento un poco mal me quedare en casa contigo por hoy – hablo tenía un poco la voz congestionada

– ¿y por qué el abraso? por lo general eres más frio que la antártica – lo mire tomar los cereales

– porque es divertido verte saltar del susto – rio entre dientes

– bien rey de las bromas ahora tendrás que escoltarme hasta mi recamara no puedo caminar – estire mis brazos para que me cargue

– lo haré solo espera a que termine de desayunar – se sentó enfrente de mi con un tazón con cereales. Lo observe comer sus cereales tranquilamente. Estaba algo pálido pero sus mejillas estaban rosadas. Toque su frente para ver su temperatura y no tenía mucha. Tome mi celular para no molestarlo. Después de esperar unos quince minutos Demian me cargo en sus brazos y me llevo a mi habitación. Dejándome acostada en mi cama acomodo mis almohadas y colocando en una posición cómoda mi tobillo. Encendí el televisor para continuar viendo la sería que estaba viendo ayer, le pedía a Demian que por favor se quedara y el aceptó. Se acostó alado mío. Unos minutos después la puerta que estaba medio entre abierta se abrió dejando ver la cabecita blanca de Duque. El ladro cuando nos vio a ambos en la cama y corrió hacia nosotros. Demian lo subió y este se puso en medio de nosotros dos. Estaba muy cómodo, a decir verdad. Ya no era aquel cachorro pequeñito estaba creciendo rápido. No sé en qué momento, pero sentía mis ojos cada vez más pesados y me dormí. Me despierto sintiendo unos brazos rodeándome la cintura, un calor corporal muy cerca de mí. Lentamente abrí mis ojos para encontrarme con el rostro de Demian, él estaba mirándome sonriendo. Esto era tan extraño se sentía irreal, acaricie su rostro en verdad no estaba soñando. Me separe algo brusco de él y mi tobillo sintió el movimiento haciéndome soltar un jadeo de dolor.



Danny Baladon

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar