Los aullidos a la luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17

Tiempo
🌙🌙🌙 
Demian

El sentir de sus labios suaves contra los míos, tan cálidos y dispuestos. No quería terminar jamás ese beso, al fin había hecho lo que hacía mucho quería. Besar a Angelic se sintió estar en el mismo cielo, su inocencia me hizo querer besarla una y otra vez. Pero ella tenía que mencionar que somos hermanos, no lo somos porque todos están empeñados en decirnos eso. Sus ojos reflejaban confusión, pasión y miedo. Eso era lo que me aterraba que ella pudiera tener miedo de que la haya besado y eso estaba pasando ahora.

– Demian esto es incorrecto – su voz salió quebrada. Estaba a punto de llorar o en verdad estaba muy confundida Me levanté de su cama sin mirarla, no podía después de haber probado sus labios – Demian por favor debemos hablar – no respondí, pero salí de su habitación. No tenía ánimos para hablar con ella después de lo que paso. 
El grito de Angelic diciéndome que es mi hermana me retumba en la cabeza. Una y otra vez atormentándome con lo mismo. Finalmente la había besado se sintió mucho mejor de lo que había imaginado, pero tenía un gusto amargo. Me sentía algo culpable por haberla confundido. Necesitaba salir despejar mi mente, pero no podía dejarla sola ella no podía caminar. Camine de un lado a otro por unos quince minutos en mi habitación. Pensando que debía decirle a ella o como la vería después del beso.

– Demian – escuché que me llamaba, no quería hablar en este momento, pero ella no podía caminar quizá necesitaba ayuda. Camine de nuevo a su habitación y entre para verla sentada en su cama. Tenía los ojos algo rojos estaba llorando, espero que no sea porque se siente culpable por que yo no me siento así en absoluto.

– Angelic no llores por lo del beso – acune su rostro en mis manos – no somos hermanos no es incesto ni nada de eso, princesa – bese su frente con delicadeza y ella con manos temblorosas me abrazo. Se sentía tan pequeña y frágil en mis brazos. Era como si me rogara que la protegiera, como cuando éramos niños.

– Demian... yo estoy llorando... por qué... estoy muy confundida... – hablo entre sollozos. La abrase más ya no quería estar lejos de ella. Se podía ir todo eso de ser frío y poco cariñoso al abismo. Por primera vez en años estaba demostrando mis verdaderos sentimientos con Angelic. Quería protegerla, besarla, escucharla, acariciar su piel suave y siempre amarla. Hacerla sentir viva, que se sintiera realmente amada estando a mi lado.

– sé que para ti todo esto es extraño, pero tú me gustas Angelic – respiraba el perfume de sus suaves cabellos – desde que éramos unos niños – finalmente confesé lo que hacía años guardaba muy dentro de mí. Sólo mis padres lo sabían jamás me dijeron nada más que ella es mi hermana y simplemente dejaron el tema de lado.

– sólo dame tiempo Demian yo estoy muy confundida con todo esto, necesito asimilar que me besaste y lo que me hizo sentir ese beso – secaba sus lágrimas con el dorso de mano. Me miró a los ojos y me desarmo con tal sólo verla tan frágil. Pero al menos lo pensaría ella me pedía un tiempo para asimilar lo que el beso le causó.

– déjame ayudarte a pensar mejor – no resistí un minuto más y devoré sus dulces labios en un beso. Ella estaba sorprendida su cuerpo estaba tenso, pero poco a poco se fue relajando. Se fue llevando por el beso y terminó profundizando. Puso sus manos en mi nuca y me atrajo más hacia ella, su calor me inundó. Bajé mis manos a su cintura y con cuidado la atraje más hacia mí. Su cuerpo estaba perfectamente echo para mí. Rompimos el beso por falta del estúpido oxígeno, pegue mi frente a la suya con los ojos cerrados. Sus manos acariciaron mi rostro, ella aún estaba temblando abro mis ojos para verla.

– quiero estar sola Demian – aparto la mirada de mí se movió lento en la cama.

– está bien si me necesitas llámame – me levanté para salir de su habitación, dejándola sola.

Camine a mi habitación estaba cansado y tenía mucha hambre, pero no podía salir hasta que mama y papa llegaran. Me tire en mi cama mirando el techo, seguía pensando en los labios de Angelic. Como podía ser tan perfecta, ahora cada vez que la veo solo quiero besarla. Mis parpados se volvieron cada vez más pesados y me deje llevar por el cansancio.

🌙🌙🌙 

Un ruido en la habitación de Angelic me despertó. Maldición tal vez se calló de la cama y necesita ayuda. Salí de mi habitación corriendo irrumpiendo en la suya de golpe. Ella estaba en su cama durmiendo, pero un charco de sangre enorme brotaba de su cuello.

– es magnífico como los Valius comemos carne humana, pero para convertir a alguien más solo se necesita beber un poco de su sangre – saliendo del baño con la boca y parte de su playera cubiertas de sangre estaba el rubio hijo del líder de los Valius

– rompiste el trato voy a romperle las piernas – gruñí furioso



Danny Baladon

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar